Cómo dejar de ser un solitario (y señales de advertencia con ejemplos)

Cómo dejar de ser un solitario (y señales de advertencia con ejemplos)
Matthew Goodman

¿Le suenan las palabras "recluso" o "solitario" cuando la gente le describe?

Me encanta pasar tiempo sola jugando a videojuegos o cuidando de mis plantas, así que comprendo la sensación de no "vivir lo suficiente" (y quizá incluso de perderme la vida por quedarme demasiado tiempo en casa).

Con los años, he aprendido estrategias para evitar convertirme en un ermitaño.

Los seres humanos somos criaturas sociales y se espera de nosotros que interactuemos con los demás, ya sea en el trabajo o en un entorno social. Pero, por desgracia, a veces la sociedad puede hacernos sentir como una clavija cuadrada en un agujero redondo: por mucho que lo intentes, no consigues encajar.

Puedes acabar pensando que no tienes nada interesante que decir a los demás, y esto puede dificultar mucho hacer amigos.

En este artículo, vamos a analizar las posibles razones por las que puedes sentirte tímido ante los demás y explorar formas de hacer que socializar sea una experiencia más cómoda para ti.

Cómo dejar de ser un solitario

Aunque el tiempo de tranquilidad tiene sus ventajas, no tener la opción de ver a los amigos puede resultar solitario.

Puede que te preguntes cómo salir más cuando te gusta quedarte en casa, pero lo cierto es que, debido a cuestiones como los cambios de trabajo, la paternidad e incluso la apatía, tenemos que esforzarnos más por ser sociables cuando entramos en la treintena.

Afortunadamente, aunque seas introvertido por naturaleza, puedes tomar medidas para ser más sociable.

Consulte nuestra guía completa sobre cómo ser más social.

A continuación se ofrecen algunas pautas para ser más sociable:

Ver también: Contacto visual seguro - ¿Cuánto es demasiado? ¿Cómo mantenerlo?

1. Establecer objetivos sociales

No basta con querer ser más social, hay que impulsar el cambio estableciendo objetivos y parámetros sociales claros en los que se pueda trabajar.

Por ejemplo, tal vez tu objetivo sea salir más y hablar con la gente; los pasos que des para conseguirlo deben basarse en el tipo de conexión que quieras establecer.

Piensa qué tipo de persona quieres conocer: ¿es un objetivo de amistad o de negocios? Una vez que lo tengas claro, basa las actividades que realices en torno a él.

2. Concéntrate en lo que te gusta de lo que tienes que hacer

Piensa en los elementos de la vida social que más te gustan: por ejemplo, probar cosas nuevas, ver una película nueva, comer algo que nunca has probado, disfrazarte o escuchar las divertidas anécdotas de tus amigos.

Centrarse en los aspectos positivos de la vida social le ayudará a aliviar cualquier temor que pueda tener a salir.

3. Empezar poco a poco

No te lances de cabeza: si quieres introducir cambios duraderos en tus habilidades sociales, tendrás que empezar por entender qué es lo que funciona para ti.

Amplía poco a poco tu zona de confort, por ejemplo, si estás acostumbrado a pasar tiempo con uno o dos amigos íntimos, quizá puedas ir un paso más allá y sugerirles que la próxima vez traigan a alguien que no conozcas.

4. Fíjese plazos y recompénsese

Establecer una fecha límite es una buena forma de evitar que te recluyas demasiado. Estás fijando un punto final a tus hábitos de ermitaño y preparándote mentalmente para salir de casa.

Si consigues cumplir tu plazo, prémiate con algo de lo que sueles disfrutar cuando sales. Tal vez sea algo tan sencillo como pedir un postre o comprarte un determinado artículo que llevas tiempo deseando; sobornarte con una recompensa que sea valiosa para ti es una forma excelente de aumentar tu motivación para socializar.

5. Personas sociables espejo

Si desea obtener una respuesta positiva y motivación de sus nuevas amistades, es posible que tenga que probar nuevas formas de comunicarse con otras personas.

Déjate influenciar por las mariposas sociales que conoces y refleja su lenguaje corporal y sus gestos:

  • Proyecta tu voz con confianza para que la gente no tenga que esforzarse por entenderte.
  • Sonría y establezca contacto visual: esto puede requerir un poco de práctica, pero todo el mundo responde bien a una sonrisa cálida.
  • En una conversación con una persona nueva, hazle preguntas y escúchala activamente.
  • Haga preguntas abiertas que alimenten la conversación.
  • Pide consejo a los demás: les hará sentirse valorados e importantes.

En tus esfuerzos por salir más cuando estás recluido, puede que notes que te sientes un poco más agotado de lo habitual. Es importante que te controles con regularidad y, si es necesario, "recargues las pilas" después de un acto social.

Si te ocupas de tus necesidades personales, tendrás la energía y la motivación necesarias para estar presente cuando seas sociable, porque lo haces desde un lugar que es fiel a ti mismo.

6. Piensa positivamente en ti mismo

Verte a ti mismo bajo una luz positiva puede llevarte a convertirte en una profecía autocumplida; si crees que gustas a los demás, actuarás de forma que eso se haga realidad.

De hecho, un estudio de los años 80 demostró que cuando las personas creen que caen bien, tienden a compartir más sobre sí mismas, a estar menos en desacuerdo y a tener una actitud más positiva en general[].

Quizá le interese practicar afirmaciones positivas antes de un acto social para ponerse en el estado de ánimo adecuado para conocer gente nueva.

7. Sé proactivo

No espere a que las amistades lleguen a usted: es importante salir a la calle para conocer gente nueva.

Unirse a clubes locales, como grupos de atletismo o ciclismo, puede ser un paso positivo para forjar amistades. Esto puede ser especialmente gratificante porque se consigue participar en algo que se disfruta, además de conocer gente nueva.

Consulte nuestra guía sobre cómo encontrar afines.

8. Haga preguntas

Si quieres hacer amigos, haz preguntas a la gente sobre sí misma y escucha activamente sus respuestas.

Demuestre con su lenguaje corporal y sus expresiones faciales que está escuchando lo que le dicen: esto le ayudará a romper las barreras iniciales de una nueva amistad.

Consulta nuestra guía sobre cómo mantener una conversación interesante.

9. Invita a posibles amigos a hacer algo contigo

Si empiezas a congeniar con alguien en el trabajo o en una clase, pregúntale si le gustaría hacer algo fuera del entorno en el que le conoces. Puede que al principio temas el rechazo, pero no dar este paso puede significar que la amistad nunca tenga la oportunidad de florecer.

10. Aprovecha tus nuevos contactos

Una vez que hayas hecho uno o dos nuevos amigos, tendrás una buena base sobre la que trabajar. Tener amigos hace que sea más fácil hacer otros nuevos: es más probable que te inviten a eventos sociales o que te acompañen a los sitios a los que quieres ir.

11. Gestione sus expectativas

Puede ser tentador esperar mucho de un nuevo amigo íntimo, pero es mucho más realista y saludable tener un amplio abanico de amigos de distintos ambientes.

Además, no te tomes como algo personal si la gente no siempre es receptiva a tus esfuerzos; lo más probable es que no estén intentando rechazarte conscientemente, así que no dejes que eso te disuada de volver a intentarlo.

También puede resultarte útil este artículo sobre cómo hacer amigos íntimos.

Señales de reclusión

Quedarse en casa es estupendo para volver a conectar con uno mismo; es posible agotarse socialmente, así que puede ser una forma de recargar las pilas. Pero, si estás evitando los mensajes de texto, empiezas a sentirte un poco decaído o Netflix te pregunta si estás todavía viendo reposiciones de una serie de los noventa, quizá sea el momento de plantearse si se está convirtiendo en un recluso.

Las investigaciones han demostrado que la vida social es importante para la salud mental[]. A continuación se enumeran algunos signos de que tal vez necesites salir más:

1.La idea de salir le produce ansiedad

La ansiedad social puede hacer que quedarse en casa sea la opción más atractiva, pero las personas somos animales sociales, por lo que largos periodos de aislamiento pueden empeorar tus pensamientos nerviosos.

Ver también: 99 frases de amistad sobre la lealtad (verdadera y falsa)

2. Tus amigos ya no te llaman ni te envían mensajes de texto

Si constantemente dices que no a todas las invitaciones, es inevitable que la gente acabe dejando de pedírtelo. No se espera que dejes todo lo que estás haciendo para responder a alguien, pero es importante mantener la amistad haciendo un esfuerzo.

Consulta nuestra guía sobre qué hacer si no tienes amigos.

3. Te has vuelto más torpe en público

Si hace tiempo que no sales al mundo exterior, es posible que hayas perdido la capacidad de relacionarte y que te sientas más incómodo y sin saber qué decir a los demás.

Consulta nuestra guía sobre cómo dejar de ser torpe.

4. La ropa "de verdad" es cosa del pasado

Si tus atuendos cotidianos no han ido más allá del pijama y la ropa de deporte, quizá sea hora de plantearte salir de casa. No hay nada malo en llevar ropa cómoda, pero es una gran inyección de confianza ponerse algo bonito e ir a un sitio donde habrá otras personas.

5. Te has sentido mal

Puede que sea difícil describir exactamente cómo te sientes más allá de "bleh", pero esta palabra relativamente poco descriptiva es universalmente reconocida como sentimientos de soledad, aburrimiento y falta de creatividad o chispa. En realidad, mantener una conversación con otra persona requiere que hagas fluir tus jugos creativos. Así que, aunque puedas entretenerte desde tu propia casa, sigue siendo importante quebuscar conexiones reales y humanas.

6. No tienes historias sobre tus propias experiencias

Si lo único de lo que puedes hablar es de algo que viste en la tele o leíste en un libro, entonces corres el riesgo de vivir a través de los demás. Es importante crear tus propias experiencias vitales, así que puede que haya llegado el momento de cambiar tus hábitos.

7. Tus problemas empiezan a parecerte el centro del universo

Cuanto más tiempo pasas solo, más difícil te resulta ver las cosas desde el punto de vista de los demás. Ser sociable nos permite oír y ver las cosas desde otros puntos de vista y nos ayuda a desarrollar una perspectiva externa de nuestras propias experiencias.

8. Estás perdiendo aspectos de tu personalidad

Tus habilidades sociales pueden resentirse si no las has utilizado durante mucho tiempo, y tu sentido del humor y quién eres cuando estás con otras personas es una parte importante de ello. Puedes perder confianza y tu relación natural con los amigos cuando no te relacionas socialmente con ellos de forma regular.

9. Empiezas a sentirte deprimido

Los seres humanos estamos hechos para ser sociales, por lo que la falta de interacción social provoca síntomas depresivos en muchas personas. Si esto es algo que estás empezando a experimentar, entonces puede que sea el momento de programar algunos eventos sociales.

Consulta nuestra guía sobre cómo hacer amigos cuando se tiene depresión.

Lugares a los que ir para salir de casa

Si la ansiedad social es algo con lo que luchas, puede ser difícil resistirse a la atracción del sofá y las zapatillas. Sin embargo, es vital para el estado de tus relaciones y tu salud mental recordarte a ti mismo que realmente te gustan tus amigos, e incluso puede que te diviertas si sales con ellos.

Los siguientes son lugares a los que podrías ir para reconectar potencialmente con tu yo social:

Ejercicio

Las clases de ejercicio, independientemente de tu nivel de forma física, pueden ser una excelente manera de conocer gente nueva. Puede ser spinning, artes marciales, circuitos o yoga: una experiencia y un objetivo compartidos para estar en forma y sano puede crear un vínculo con los demás mientras os apoyáis mutuamente para conseguir vuestro objetivo.

Clases nocturnas

Puede que las clases centradas en el fitness no sean para todo el mundo, sobre todo si tienen limitaciones físicas, pero vivas donde vivas suele haber una amplia oferta de clases.

Clases de arte, clubes de lectura, clases de cocina y grupos de cata de vinos son sólo algunos ejemplos de actividades nocturnas que pueden sacarle de casa.

Consulta las páginas web de tu universidad o colegio comunitario para ver si ofrecen algo que te interese. Páginas web como Groupon y LivingSocial también son excelentes formas de encontrar clases y ofertas en tu zona.

Voluntariado

Probar algo nuevo, como el voluntariado en una causa en la que crees, no sólo te motivará a salir de casa, sino que también es una forma estupenda de conocer a gente con el mismo sistema de creencias que tú. Es más, el voluntariado te dará ese "feel-good-factor" que mucha gente ansía después de un periodo prolongado de tiempo solo.

Dating-apps

Las aplicaciones de citas son una herramienta útil si te sientes solo en busca de interacción social o pareja.

No es sólo una forma de animarse a salir de casa, sino también una oportunidad de conocer gente interesante, hacer nuevos amigos, divertirse y, potencialmente, incluso encontrar a alguien con quien podría ser compatible y estar interesado.

Se vuelve más solitario con la edad

Puede que cuando eras más joven te pareciera fácil hacer amigos. Probablemente entonces eras más sociable, enérgico y tenías más ganas de conocer gente nueva. Pero, por desgracia, de adulto cuesta más tiempo y esfuerzo hacer nuevos amigos.

Según un estudio reciente de la Universidad de Kansas, para que dos personas se sientan amigas, necesitan pasar un mínimo de noventa horas juntas[].

Sin embargo, aunque puede resultar más difícil hacer amigos con la edad, conocer gente nueva puede ser una experiencia profundamente gratificante.

Ser sociable de joven tiene sentido desde un punto de vista evolutivo: te ayuda a forjar amistades y, potencialmente, a encontrar pareja. Por eso, aunque seas introvertido por naturaleza, en la adolescencia y la veintena era normal pasar todas las noches de viernes y sábado con grupos de gente.

Pero a medida que te haces mayor, puede que notes que prefieres una noche en casa sin planes sociales.

De hecho, incluso los extrovertidos informan de este fenómeno de maduración intrínseca Sólo significa que te has vuelto más estable emocionalmente a medida que envejeces y que ya no necesitas tantas emociones para sentirte satisfecho como antes.

Las investigaciones han demostrado incluso que nuestras personalidades no son tan fijas como creíamos[] A medida que envejecemos, nuestras prioridades cambian y maduramos, a menudo debido a una mayor responsabilidad en el trabajo o en casa.

Sin embargo, envejecer no significa que haya que recluirse por completo: sigue siendo sano e importante salir por las noches a trabajar o con los amigos.

Referencias

  1. Holt-Lunstad, J., Smith, T. B., Layton, J. B. (2010). Relaciones sociales y riesgo de mortalidad: una revisión metaanalítica. PLoS Medicine, 27; 7(7)
  2. Srivastava, S., John, O., Gosling, S., Potter, J. (2003) Development of Personality in Early and Middle Adulthood: Set Like Plaster or Persistent Change? Revista de Personalidad y Psicología Social. 84. Pp1041-53.
  3. Hall, J. (2018) ¿Cuántas horas se necesitan para hacer un amigo? Revista de Relaciones Sociales y Personales, 36 (4) .
  4. Curtis, R. C., Miller, K. (1986) Believing another likes or dislikes you: Behaviors making the beliefs come true. Revista de Personalidad y Psicología Social, 52 (2) , Pp284-290.



Matthew Goodman
Matthew Goodman
Jeremy Cruz es un entusiasta de la comunicación y un experto en idiomas dedicado a ayudar a las personas a desarrollar sus habilidades de conversación y aumentar su confianza para comunicarse de manera efectiva con cualquier persona. Con formación en lingüística y una pasión por las diferentes culturas, Jeremy combina su conocimiento y experiencia para proporcionar consejos prácticos, estrategias y recursos a través de su blog ampliamente reconocido. Con un tono amigable y familiar, los artículos de Jeremy tienen como objetivo capacitar a los lectores para que superen las ansiedades sociales, establezcan conexiones y dejen impresiones duraderas a través de conversaciones impactantes. Ya sea navegando en entornos profesionales, reuniones sociales o interacciones cotidianas, Jeremy cree que todos tienen el potencial para desbloquear su destreza comunicativa. A través de su atractivo estilo de escritura y consejos prácticos, Jeremy guía a sus lectores para que se conviertan en comunicadores seguros y articulados, fomentando relaciones significativas tanto en su vida personal como profesional.