Por qué dices estupideces y cómo dejar de hacerlo

Por qué dices estupideces y cómo dejar de hacerlo
Matthew Goodman

"Ojalá el suelo me tragara cuando digo cosas así...".

Todo el mundo dice algo incorrecto de vez en cuando. Si se trata de un desliz ocasional, la gente suele pasar página. Si estás leyendo este artículo, es probable que te encuentres con un problema mayor que ese.

Entonces, ¿cuál podría ser la razón para decir estupideces?

Las razones más comunes para decir estupideces son la falta de habilidades sociales, no pensar antes de hablar, contar chistes demasiado duros, intentar llenar silencios incómodos o padecer TDAH. A veces, la ansiedad social puede hacernos creer que decimos estupideces incluso cuando no es así.

Decir cosas incómodas o estúpidas en una conversación presenta dos problemas: además de la incomodidad social (y a veces los sentimientos heridos) que se derivan de lo que has dicho, decir cosas incorrectas con regularidad puede hacer que te sientas socialmente incómodo y ansioso y dificultar que disfrutes de los acontecimientos sociales.

A veces provoca un momento incómodo o una pausa en la conversación, otras veces puede hacer que la gente se enfade o se ofenda cuando en realidad no era nuestra intención.

Si te encuentras diciendo cosas de las que luego te arrepientes, lo más importante que debes recordar es que hay estrategias que puedes aprender Aquí tienes mis mejores consejos para evitar pasar vergüenza y recuperarte cuando lo hagas.

Sentir que dices estupideces cuando no es así

Muchos de nosotros sobrevaloramos la frecuencia con la que decimos cosas estúpidas o incómodas. También sobrevaloramos hasta qué punto eso va a influir en lo que los demás piensen de nosotros.[] Si no estás seguro de esto, intenta llevar la cuenta de todas las tonterías que dicen los demás en una conversación. Mi opinión es que te costará recordarlas al cabo de unos minutos.

Pida una opinión externa

Un amigo de confianza puede serte útil para comprobar si los demás te ven diciendo muchas tonterías.

Puede ser mejor preguntar sobre una percepción general, en lugar de una conversación específica. Preguntar "Dije tantas estupideces anoche, ¿verdad?" es poco probable que obtenga una respuesta realmente objetiva. En su lugar, intente "Me preocupa que parezca que digo muchas tonterías y que soy desconsiderado, pero no estoy seguro. Valoraría mucho su opinión sobre si esto es algo en lo que debería trabajar" Si crees que tu amigo está más preocupado por hacerte sentir mejor que por darte una respuesta sincera, puedes explicarle lo siguiente "I know usted Me preocupa cómo me ven las personas que no me conocen tan bien". .

Hablar sin pensar

Llevo años aprendiendo a pensar antes de hablar. Tanto es así que entre mis amigos existía el chiste de que a menudo me sorprendía tanto como los demás por las palabras que acababa de pronunciar. Por poner un ejemplo, un día estaba sentado en mi despacho cuando entró mi jefe y anunció

Ver también: Cómo dejar de esforzarse demasiado (para caer bien, ser guay o gracioso)

"Natalie, quiero todos esos documentos escritos y listos para salir el martes"

En contexto, se trataba de una enorme cantidad de trabajo y de una petición bastante poco razonable, pero mi boca decidió responder sin obtener antes el visto bueno de mi cerebro.

"Me gustaría la paz mundial y un pony"

Sorprendentemente no me despidieron, pero desde luego no fue una gran cosa que decir. Ocurrió porque no estaba concentrado y no me paré a pensar. Había estado absorto en mi trabajo antes de que entrara mi jefe y la mayor parte de mi cerebro seguía en el documento en el que había estado trabajando.

Preste atención a la conversación

Sólo dejé de hacer este tipo de comentarios cuando empecé a prestar realmente atención a las conversaciones. Si se repitiera la misma situación, probablemente diría algo como "Espera un segundo". Entonces dejaba de hacer lo que estaba haciendo, me giraba para mirar a mi jefe y le decía "Lo siento, estaba en medio de algo. ¿Qué necesitas?".

Prestar atención a una conversación significa que estás escuchando a la otra persona y pensando en lo que dice. Así es menos probable que digas algo irreflexivo.

Insultar a la gente

"A veces digo cosas estúpidas, sin sentido y a veces malintencionadas a otras personas de las que siempre me arrepiento al segundo siguiente de haberlas dicho. Intento controlarlo, pero no quiero censurar todo lo que digo porque ésa no sería yo".

Las bromas amistosas entre amigos son perfectamente normales en muchas situaciones sociales, pero pueden convertirse en un problema si te das cuenta de que insultas a la gente o dices cosas feas de las que luego te arrepientes.

A menudo, esto es el resultado de permitir que tus comentarios se conviertan en hábitos, en lugar de pensar en lo que realmente quieres decir.

Aprender a autocensurarse

Aprender a no decir cosas de las que te arrepientes (autocensurarte) puede ayudarte a decir sólo cosas que realmente aporten algo a la conversación. Puede que pienses que censurarte es de alguna manera "falso" o que te impide ser tu auténtico yo, pero no es cierto. Las cosas que dices sin pensar a menudo no reflejan realmente tus verdaderos sentimientos. Por eso después te arrepientes de haberlas dicho.

Autocensurarse no consiste en no ser uno mismo, sino en asegurarse de que las cosas que dices son realmente como las sientes. Antes de hablar, prueba a preguntarte si lo que vas a decir es cierto, necesario y amable. Tomarte un momento para comprobar si tu comentario tiene estas tres cosas puede ayudarte a filtrar los comentarios malintencionados automáticos.

Contar chistes que caen en saco roto

Uno de los momentos más incómodos de una conversación es cuando intentas hacer un chiste y te sale mal. A veces, nada más decirlo sabes que no era lo correcto, pero otras te quedas sin saber exactamente qué ha fallado.

Hacer un chiste que no cuela o, peor aún, uno que insulta a la gente, suele deberse a uno de estos problemas

  • Su broma no era adecuada para su público
  • Su público no le conoce o no confía en usted lo suficiente como para saber que estaba bromeando.
  • La gente no estaba de humor para bromas
  • Llevaste tu broma demasiado lejos

Piensa por qué estás contando el chiste

La mayoría de estos problemas se alivian pensando por qué quieres contar un chiste concreto antes de empezar.

Normalmente, queremos contar un chiste porque pensamos que a la otra persona le va a hacer gracia. Pregúntate si estás seguro de que tu chiste le va a hacer gracia a tu interlocutor. Recuerda que se trata de algo específico. El chiste subido de tono que puso histéricos a tus amigos puede que no tenga el mismo efecto en el pastor de tu iglesia o en tu jefe.

Decir estupideces para evitar el silencio

El silencio, especialmente en una conversación, puede resultar profundamente incómodo e incluso asustar. El silencio da tiempo a que todas tus preocupaciones e inseguridades se hagan oír.

Para la mayoría de nosotros, nuestra reacción natural ante el silencio es decir algo. A medida que el silencio se alarga, nos sentimos más y más incómodos y es posible que quieras decir casi cualquier cosa para ayudar a reducir la tensión.

Desgraciadamente, ahí es donde viene el problema, ya que a menudo tenemos tanto pánico que no pensamos bien lo que decimos.

Aprender a sentirse cómodo con el silencio

La mejor manera de sentirse cómodo con los silencios es la experiencia. Durante mi formación como consejera, teníamos que dedicar tiempo cada semana a acostumbrarnos a sentarnos en silencio con otra persona, y puedo decirte que es difícil sentarse mirando a una sala llena de gente durante 30 minutos en silencio.

No es necesario llegar tan lejos, pero te resultará más fácil evitar decir estupideces si consigues sentirte lo suficientemente cómodo con el silencio como para no entrar en pánico. Hay un proceso de tres pasos que puede ayudarte con eso.

Paso 1: Mantenga una pregunta en reserva

Durante una conversación, intenta tener en mente una pregunta que puedas hacer si la conversación decae. Puede ser sobre cualquier tema que hayáis tratado antes en la conversación, por ejemplo, "Estaba pensando en lo que dijiste sobre entrenar para un maratón. ¿Cómo encuentras tiempo para hacerlo?".

Paso 2: Cuenta hasta cinco cuando la conversación se haya calmado.

Si la conversación empieza a decaer, cuente hasta cinco mentalmente antes de hablar. Esto puede ayudarle a acostumbrarse al silencio y también le da tiempo a recordar su pregunta. Además, permite a la otra persona reiniciar la conversación si tiene preguntas.

Paso 3: Rompe el silencio con tu pregunta

Si retrocedes unos cuantos temas, asegúrate de contextualizar tu pregunta. Prueba a decir "Lo que dijiste sobre viajar me hizo pensar. ¿Qué piensas sobre..." .

Acostumbrarse a los pequeños silencios puede darle confianza para hacer una pausa antes de hablar, lo que puede facilitarle evitar decir algo equivocado.

Para más consejos, consulte nuestro artículo sobre cómo sentirse cómodo con el silencio.

Tener TDAH

Una de las dificultades características de las personas con TDAH es que suelen soltar todo lo que piensan, independientemente de con quién estén. También puede llevarles a interrumpir a otras personas[].

A menudo estos impulsos verbales le llevan a sentir una sensación casi física necesita Otras veces, puede que le preocupe olvidar lo que quería decir[].

Pide a los demás que te ayuden a reconocer tus impulsos verbales

El primer paso para reducir la frecuencia con la que sueltas cosas equivocadas es darte cuenta de cuándo lo haces. Puedes hacerlo tú mismo, y un diario puede ser útil para llevar la cuenta, pero contar con un amigo de confianza que te señale las veces que fallas puede ser realmente útil.

También puede ser útil anotar cualquier cosa que te preocupe que puedas olvidar.

Superar decir algo incómodo

Todos hemos experimentado ese momento en el que nos damos cuenta de que acabamos de decir algo totalmente equivocado. La diferencia para las personas socialmente hábiles es que lo aceptan y siguen adelante.

La preocupación excesiva por decir algo incorrecto o recordar una y otra vez los errores verbales son signos de ansiedad social[].

Aprenda a perdonarse a sí mismo

Una de las cosas más difíciles de hacer cuando se padece ansiedad social es aprender a perdonarse a uno mismo por haber dicho algo incorrecto. En lugar de eso, nos autocastigamos, nos decimos que somos desconsiderados y nos castigamos por ello.

Recuérdate a ti mismo que la gente nos presta mucha menos atención de la que suponemos[] La mayoría de la gente probablemente haya olvidado la estupidez que dijiste 5 minutos después de decirla, ¡si no antes!

Si has hecho daño a alguien, discúlpate de inmediato. A menudo, nos quedamos callados cuando sabemos que deberíamos disculparnos. Nos sentimos incómodos y evitamos la conversación. Esto puede hacer que te sientas peor contigo mismo. Ser valiente y decir "Ese comentario fue desconsiderado e hiriente. No te lo merecías y en realidad no era mi intención. Lo siento" puede hacer que te sientas mejor contigo mismo y te ayuda a poner fin al problema.

Avergonzarse en conversaciones de grupo

Unirme a un grupo nuevo solía ser uno de los momentos en los que era más probable que dijera algo estúpido o vergonzoso. Soltaba un comentario que en otro grupo de amigos habría hecho reír o asentir conmigo y en este nuevo grupo me miraban como si tuviera dos cabezas. Esto puede ser un verdadero obstáculo para unirme a nuevos grupos.

No fue hasta que di un paso atrás y me pregunté por qué cometía siempre el mismo tipo de error con un grupo nuevo cuando me di cuenta de lo que estaba haciendo: no me tomaba el tiempo necesario para leer la sala antes de hablar.

Aprender a leer la sala

Leer la sala" consiste en dedicar un poco de tiempo a escuchar la conversación sin participar en ella. Cuando te unas a un grupo nuevo, dedica al menos unos minutos a escuchar la conversación. Intenta prestar atención tanto al contenido como al estilo.

Ver también: ¿Es agotador socializar? ¿Por qué y qué hacer al respecto?

Piense en los temas que se debaten: ¿se habla de política y ciencia? ¿se habla de los programas de televisión favoritos? ¿hay temas que parecen evitarse? Si conoce los temas de conversación típicos del grupo, sabrá qué temas pueden interesar a los demás cuando usted quiera participar.

Fíjate también en el tono: ¿es todo muy desenfadado? ¿Se habla de temas serios o inquietantes? A menudo es más importante el tono del grupo que el tema.

Saber qué decir cuando alguien lo está pasando mal

Uno de los momentos más difíciles para saber qué decir es cuando alguien está pasando por algo difícil. Cuando las cosas se ponen realmente difíciles, la mayoría de nosotros nos quedamos sin saber qué decir o decimos algo de lo que luego nos arrepentimos.

Probablemente, lo más importante en circunstancias difíciles es no ofrecer perogrulladas. Decirle a alguien que "al final todo saldrá bien" o que "no hay mal que por bien no venga" en realidad sirve más para que sientas que le has ayudado que para ofrecerle compasión o ayuda.

Mostrar empatía, sin intentar solucionar los problemas

En lugar de tópicos, ofrezca empatía y comprensión. En lugar de "Estoy seguro de que funcionará" , intente decir "Eso suena increíblemente difícil. Lo siento mucho." o "Sé que no puedo arreglarlo, pero siempre estoy aquí para escuchar" .

Por lo general, es mejor no contarle a la otra persona tu experiencia similar a menos que te pregunte. Intenta no decir "Comprendo" a menos que realmente seguro que lo hagas. En su lugar, intenta "Sólo puedo imaginar cómo se siente" .

Referencias

  1. Savitsky, K., Epley, N., & Gilovich, T. (2001). ¿Nos juzgan los demás tan duramente como creemos? Sobreestimación del impacto de nuestros fracasos, deficiencias y contratiempos. Revista de Personalidad y Psicología Social , 81 (1), 44-56.
  2. Magnus, W., Nazir, S., Anilkumar, A. C., & Shaban, K. (2020). Trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) . PubMed; StatPearls Publishing.
  3. Quinlan, D. M., & Brown, T. E. (2003). Evaluación de las alteraciones de la memoria verbal a corto plazo en adolescentes y adultos con TDAH. Revista de Trastornos de Atención , 6 (4), 143-152.
  4. Flett, G. L., & Hewitt, P. L. (2014, 1 de enero). Capítulo 7 - Perfeccionismo y autopresentación perfeccionista en la ansiedad social: implicaciones para la evaluación y el tratamiento (S. G. Hofmann & P. M. DiBartolo, Eds.). ScienceDirect; Academic Press.
  5. Brown, M. A., & Stopa, L. (2007). El efecto foco y la ilusión de transparencia en la ansiedad social. Revista de Trastornos de Ansiedad , 21 (6), 804-819.



Matthew Goodman
Matthew Goodman
Jeremy Cruz es un entusiasta de la comunicación y un experto en idiomas dedicado a ayudar a las personas a desarrollar sus habilidades de conversación y aumentar su confianza para comunicarse de manera efectiva con cualquier persona. Con formación en lingüística y una pasión por las diferentes culturas, Jeremy combina su conocimiento y experiencia para proporcionar consejos prácticos, estrategias y recursos a través de su blog ampliamente reconocido. Con un tono amigable y familiar, los artículos de Jeremy tienen como objetivo capacitar a los lectores para que superen las ansiedades sociales, establezcan conexiones y dejen impresiones duraderas a través de conversaciones impactantes. Ya sea navegando en entornos profesionales, reuniones sociales o interacciones cotidianas, Jeremy cree que todos tienen el potencial para desbloquear su destreza comunicativa. A través de su atractivo estilo de escritura y consejos prácticos, Jeremy guía a sus lectores para que se conviertan en comunicadores seguros y articulados, fomentando relaciones significativas tanto en su vida personal como profesional.