"No tengo vida social" - Razones y qué hacer al respecto

"No tengo vida social" - Razones y qué hacer al respecto
Matthew Goodman

"No tengo vida social. No encuentro nada malo en mí, pero aun así, paso la mayor parte del tiempo solo. Es más fácil ser sociable si ya tienes amigos. Pero, ¿cómo puedes tener vida social si no tienes a nadie que te invite a hacer cosas?".

Sentirse aislado puede ser perjudicial para la salud mental y física[]. Por suerte, existen varias formas probadas de crear una vida social. Ha habido épocas en mi vida en las que casi no he tenido interacción social, y he estado utilizando muchos de los métodos descritos aquí para, con el tiempo, construirme una vida social satisfactoria.

Lleva tiempo y esfuerzo, pero las ventajas son enormes.

Primera parte:

Segunda parte:

Parte 3:

Cuarta parte:

Parte 1 - Razones para no tener vida social

"Nunca aprendí habilidades sociales"

Es posible que te preocupe haberte perdido algo por no haber socializado o salido con alguien lo suficiente durante el instituto y la universidad. Puede parecerte que hubo una época concreta en la que todo el mundo aprendió a hacerlo y tú te lo perdiste.

Puede que te sorprenda saber que mucha gente se siente así. Puede ser útil abordar el aprendizaje de las amistades del mismo modo que otras habilidades, empezando poco a poco y practicando con regularidad.

En lugar de evitar la interacción social, puedes verla como una oportunidad para practicar, igual que practicarías cualquier otra habilidad en la vida. Recuérdate a ti mismo que cada hora que pases interactuando con la gente, te harás un poco mejor en ello.

"Soy demasiado tímido para hacer amigos"

Si padeces timidez, es posible que estés dando señales sociales de que no deseas la interacción social, aunque no sea cierto. Estas señales pueden estar en la forma de responder a las preguntas, en tu lenguaje corporal o en tu tono de voz. Algunos ejemplos son:

Ver también: Cómo superar los celos en una amistad
  • Responder a las preguntas con una sola palabra.
  • Cubrirse el cuerpo con los brazos durante las conversaciones.
  • Hablar tan bajo que a los demás les cueste oírte.
  • Apartar el cuerpo de la persona con la que hablas o evitar su mirada.

Los siguientes consejos te darán algunas ideas para comunicar que estás abierto a la amistad. Ésta es nuestra guía sobre cómo ser más accesible.

La depresión o la ansiedad pueden dificultar las situaciones sociales

Si padeces depresión o un trastorno de ansiedad, los acontecimientos sociales pueden ser un ejemplo perfecto de "tarea imposible"[]. Incluso las situaciones sociales que esperas con impaciencia pueden parecerte una carga emocional demasiado pesada. Un terapeuta o un médico pueden ayudarte a resolver las causas subyacentes.

Mientras tanto, los eventos más pequeños, o aquellos en los que no necesita comprometerse por adelantado, pueden parecerle más manejables. Mantenga una lista de eventos sociales a los que pueda asistir sin tener que organizarlos previamente. Esto puede permitirle practicar sus habilidades sociales en sus días buenos sin crear una carga cuando las cosas se ponen difíciles.

Meetup.com puede ser un buen sitio para encontrar este tipo de eventos.

Aquí tienes la guía de Helpguide para superar la ansiedad social.

Las situaciones sociales pueden tener reglas no escritas

"Siento que si saliera e intentara hacer alguna de estas cosas me sentiría como un niño"

Si no ha tenido un grupo social numeroso durante su infancia, los matices de las interacciones sociales pueden resultar complicados. Las normas sociales suelen asumirse en lugar de explicarse, y equivocarse en una de ellas puede mermar su confianza.

Intenta recordar que las reglas sociales suelen ser arbitrarias y opcionales. Pensar en reglas implícitas puede ser útil, pero también puede provocar una sobrecarga cognitiva. Si experimentas esto, compórtate de una manera en la que te sientas cómodo. Si te concentras en la amabilidad y la consideración, la mayoría de los errores sociales se perdonan fácilmente.

Demuestre que es amable haciendo preguntas sinceras y utilizando un lenguaje corporal abierto. Si, por ejemplo, molesta a alguien por error, sea sincero y explíquele que a veces dice cosas equivocadas, pero que no lo hace con mala intención.

Puede ser difícil dedicar tiempo a la vida social

Puede que de niño o en la universidad te resultara mucho más fácil mantener una vida social que de adulto. Esto se debe en parte a que en la adolescencia solíamos tener menos responsabilidades y más tiempo libre. Puede que ahora priorices el trabajo o las tareas domésticas sobre las experiencias agradables.

Las responsabilidades tienden a expandirse para llenar todo el tiempo disponible. Si te sientes culpable por dedicar tiempo a actividades puramente sociales, prueba a darte una "receta" social. Se trata de la cantidad mínima de tiempo que necesitas dedicar a socializar al mes para mantenerte feliz y sano.

Intente dividirlo en pequeños segmentos y acostúmbrese a dedicar tiempo la mayoría de los días a la interacción social. Esto puede ayudar a que la socialización resulte más natural.

"Creo que soy demasiado pegajosa"

Sentir la falta de un grupo social puede llevarte a intentar intimar demasiado rápido con gente nueva. Esto puede hacer que la amistad se sienta presionada o forzada y que la otra persona tenga que imponer sus propios límites, lo que, a su vez, puede sentirse como un rechazo.

Dale espacio a la gente. Si le has propuesto quedar con alguien las últimas veces, dale algo de espacio durante dos o tres semanas.

"No quiero ser una carga"

Si nunca tomas la iniciativa e invitas a otras personas a relacionarse contigo, puedes parecer distante y poco atento.

Esto puede reflejar una inseguridad subyacente sobre lo que los demás sacarán de estar contigo, algo que puede ser difícil de abordar en solitario, por lo que quizá quieras plantearte trabajar con un terapeuta que te ayude a ver el valor que aportas a los demás.

Si sueles evitar tomar la iniciativa de mantener el contacto, practica a hacerlo aunque te resulte incómodo. Puede ser algo tan sencillo como "Fue un placer hablar contigo la última vez que nos vimos. ¿Quieres que nos pongamos al día tomando un café este fin de semana?".

Siempre existe el riesgo de no obtener respuesta. Sin embargo, crear un círculo social siempre implicará asumir riesgos y experimentar cierto rechazo. Puedes optar por ver el rechazo como algo positivo: la prueba de que lo has intentado.

Parte 2 - Crear un círculo social si no tienes amigos

En el capítulo anterior, vimos las razones por las que no tienes vida social. En este capítulo, repasaremos cómo hacer amigos aunque hoy no los tengas.

Consulte también nuestro artículo principal sobre cómo ser más sociable.

Limite el uso de las redes sociales

Si conocer gente en la vida real es como comer una comida sana, las redes sociales son como un tentempié. Te saciarán lo suficiente como para que no te apetezca comida de verdad, pero seguirás sintiendo que te falta algo.

Por eso es frecuente que la gente intente sustituir la interacción social en la vida real por las redes sociales.

Ver también: ¿De qué habla la gente?

La vida social que vemos en Internet no se parece a la de la mayoría de nosotros. Aunque sabemos que la cara que la gente pone en las redes sociales rara vez se parece a la de la "vida real", puede resultar emocionalmente aislante y agotador ver que los demás parecen divertirse.

Pregúntate si el tiempo que pasas en las redes sociales te está ayudando realmente a sentirte más conectado o si te hace sentir peor. Si no te está ayudando, intenta limitar el tiempo que pasas mirando las publicaciones de otras personas a 10 minutos al día. Hacerlo puede reducir los sentimientos de soledad y depresión[].

Cree el tipo de vida social que más le convenga

Intenta evitar comparar tu vida social con la que crees que tienen los demás, o con lo que "debería" ser una vida social.

Si no estás seguro de cómo te gustaría que fuera tu vida social, haz una lista de las cosas que te harían feliz, empezando cada cosa por "me gusta" o "me gustaría". Sé concreto. Evita frases como "debería salir más" en favor de "me gustaría tener un amigo con el que ir en kayak" o "me gusta hablar de libros con los amigos".

Pregúntate de qué manera puedes hacer realidad las cosas que has escrito.

Encuentre el aspecto social de sus intereses actuales

Aunque tus pasatiempos principales no sean cosas que puedas compartir haciendo, la mayoría de las actividades tienen grupos que comparten un interés por ellas. Los artistas, por ejemplo, pueden pintar solos, pero pueden compartir su trabajo y hablar de arte socialmente.

Recuerde que la mayoría de la gente quiere tener un grupo social que sea similar a ellos en cuanto a valores, creencias y preferencias[]. Si encuentra personas que comparten sus intereses, es probable que también sean similares a usted en otros aspectos.

Ayude a los demás a satisfacer sus necesidades sociales y apreciarán estar cerca de usted.

Las personas con éxito social tienden a preocuparse menos por gustar a la gente y más por asegurarse de que a la gente le gusta estar a su alrededor.

Tener una vida social es algo que se comparte con los demás. Esto significa que ellos buscan las mismas cosas que tú. En términos prácticos, la mayoría de nosotros buscamos cosas similares:

  • Saber que los demás nos prestan atención y que les importamos.
  • Ser escuchado y comprendido.
  • Ser respetado.
  • Sentir que la gente está a nuestro lado si necesitamos apoyo.
  • Compartir acontecimientos agradables.

Si intentas dar esas cosas a los demás, y demostrarlo, es probable que obtengas una respuesta positiva.

Este test de la UC Berkeley puede ayudarte a practicar la empatía. Tener una empatía bien desarrollada puede ayudarnos a comprender mejor las necesidades de los demás.

Pregúntate qué tipo de amigos buscas

Cuando le preocupa no tener vida social, puede dar mucha importancia a cada encuentro social e intentar intimar con cualquiera que dé muestras de aceptarle.

Para crear un grupo social sano y solidario, es importante que tengas en cuenta cuáles son tus necesidades y pienses si las personas con las que pasas el tiempo satisfacen esas necesidades.

Intenta hacer una lista o escribir una descripción de lo que sería para ti un grupo de amigos íntimos. Es raro que alguien se ajuste perfectamente a esta descripción, pero saber lo que valoras puede facilitar que te alejes de los grupos que no encajan bien contigo y que sepas lo que estás buscando.

Encontrarás más consejos en nuestro artículo sobre cómo hacer vida social.

Parte 3: Convertir a los conocidos en amigos

Para crear una buena vida social hay que pasar de tener gente conocida a tener amigos íntimos. De lo contrario, es posible parecer socialmente activo sin tener la sensación de tener una vida social "propiamente dicha"[].

Pasar de conocidos a amigos requiere que dediques tiempo a la relación, que ambos den y ganen confianza y que construyan un conjunto de expectativas. Hay muchas formas de generar confianza, pero ofrecer ayuda puede mostrar que consideras a alguien un amigo y demostrar que se puede confiar en ti.

Pasar suficiente tiempo juntos

Hacer amigos lleva más tiempo de lo que la mayoría de la gente cree. Desarrollar una amistad íntima con alguien puede llevar entre 150 y 200 horas de interacción[].

Por eso, la mayoría de la gente hace amigos en lugares donde conoce a gente de forma habitual durante mucho tiempo. Ejemplos de este tipo de lugares son las clases, el trabajo, la escuela, los clubes o el voluntariado. Acude a eventos recurrentes y aprovecha todas las oportunidades para socializar con la gente.

Por suerte, puedes acelerar considerablemente el proceso de hacer amigos compartiendo y haciendo preguntas personales.

Atrévete a confiar en la gente, aunque te hayan traicionado en el pasado

Para que dos personas se hagan amigas, tienen que confiar la una en la otra. Si tienes problemas de confianza debido a traumas pasados, esto puede ser difícil. Si crees que las acciones de alguien son una prueba de que no le gustas o de que te traiciona, pregúntate si podría haber otra explicación para su comportamiento antes de cortar con esa persona.

Por ejemplo, si alguien llega tarde o cancela una cita, pregúntate si existen otras posibilidades además de la traición. Quizá puedas recordar situaciones en las que tú hayas hecho lo mismo. Tal vez realmente se quedaron atascados en el tráfico o de hecho se olvidaron de que habíais quedado.

Estar alerta a otras posibilidades te da la oportunidad de confiar en la otra persona.

Presta atención

Anteriormente hemos señalado que ser escuchado y comprendido es una de las cosas clave que la gente busca en un amigo. Demuestra que prestas atención a las personas de las que te gustaría ser amigo.

Si tiene dificultades para recordar aspectos importantes, tome notas breves para recordárselos. Puede incluir datos, como su cumpleaños, o cosas que sean importantes para ellos, como miembros de su familia o aficiones. Si tienen un acontecimiento importante próximamente, póngase un recordatorio para preguntarles al respecto. Pero lo más importante es que preste toda su atención a las personas cuando hablen con usted. En lugar de pensar en lo que usteddebe decir a continuación, infórmese y haga un esfuerzo sincero por conocerlos.

Háblenos de usted

Aunque es importante conocer a la gente, también hay que dejar que los demás te conozcan a ti. No es cierto que la gente sólo quiera hablar de sí misma, también quiere conocer a su interlocutor. Entre las preguntas sinceras y el intento de conocer a alguien, comparte fragmentos de ti mismo, de tu vida y de cómo ves el mundo.

Si te sientes incómodo abriéndote sobre ti mismo, empieza con cosas más pequeñas, como compartir qué música te gusta o qué te gusta hacer en tu tiempo libre.

Parte 4 - Reconstruir un círculo social tras perder a los antiguos amigos

Tal vez tuvo amigos en el pasado, pero le está costando crear un nuevo círculo social. Las conexiones emocionales que tiene, positivas o negativas, hacia su antiguo grupo pueden crearle dificultades a la hora de entablar nuevas amistades.

Crear un nuevo grupo social tras mudarse a una nueva zona

Si se ha mudado a una nueva ciudad, es posible que pierda la facilidad para conectar con sus antiguos amigos. Ya no tiene las interacciones espontáneas y cara a cara y puede sentirse excluido de eventos que solía disfrutar. El apego al antiguo grupo de amigos puede hacer que le resulte difícil encontrar nuevos amigos y sus antiguas amistades pueden sentirse mucho menos gratificantes.

Si sustituyes la búsqueda de nuevas amistades por hablar con tus antiguos amigos, puedes intentar limitar el tiempo que pasas en contacto con ellos. Esto puede liberar tiempo y espacio emocional en tu vida para nuevos amigos, al tiempo que mantienes los vínculos estrechos que aún valoras.

Estos son nuestros consejos para hacer amigos en una ciudad nueva.

Crear un nuevo grupo social tras la ruptura de una relación

Algunas personas pueden seguir siendo amigas íntimas de su ex pareja. Para otras, puede ser más difícil. La ruptura de relaciones tóxicas o abusivas, en particular, puede requerir que crees un nuevo grupo social de personas que te apoyen a ti y a tus decisiones.

Cuando la pérdida de un grupo social se produce al mismo tiempo que la pérdida de una relación, es posible que te sientas especialmente vulnerable. Dedica algún tiempo a pensar en lugares y situaciones en los que te sientas seguro y confiado. Está bien tomarse tiempo para hacer nuevos amigos y aprender a confiar en ellos. No hay nada malo en pasar algún tiempo dentro de tu zona de confort mientras te curas. Una vez que estéslisto, prueba algunos de mis consejos anteriores sobre cómo empezar a crear un nuevo grupo social.

Hacer nuevos amigos tras un duelo

Formar un nuevo grupo social tras un duelo puede suscitar una serie de emociones difíciles, como culpa, miedo y pérdida[]. Formar un nuevo grupo social de personas que nunca conocieron a su ser querido puede ser especialmente doloroso.

Muchas organizaciones benéficas de duelo ofrecen encuentros y actos sociales para que puedas reconstruir tu círculo social. Saber que otros miembros de este grupo tienen experiencias similares a las tuyas puede facilitar la apertura y la creación de amistades.




Matthew Goodman
Matthew Goodman
Jeremy Cruz es un entusiasta de la comunicación y un experto en idiomas dedicado a ayudar a las personas a desarrollar sus habilidades de conversación y aumentar su confianza para comunicarse de manera efectiva con cualquier persona. Con formación en lingüística y una pasión por las diferentes culturas, Jeremy combina su conocimiento y experiencia para proporcionar consejos prácticos, estrategias y recursos a través de su blog ampliamente reconocido. Con un tono amigable y familiar, los artículos de Jeremy tienen como objetivo capacitar a los lectores para que superen las ansiedades sociales, establezcan conexiones y dejen impresiones duraderas a través de conversaciones impactantes. Ya sea navegando en entornos profesionales, reuniones sociales o interacciones cotidianas, Jeremy cree que todos tienen el potencial para desbloquear su destreza comunicativa. A través de su atractivo estilo de escritura y consejos prácticos, Jeremy guía a sus lectores para que se conviertan en comunicadores seguros y articulados, fomentando relaciones significativas tanto en su vida personal como profesional.