Cómo hacerse amigo de alguien (rápidamente)

Cómo hacerse amigo de alguien (rápidamente)
Matthew Goodman

Las amistades son estupendas para nuestra salud mental, pero no siempre es fácil entablar amistad con alguien. En esta guía, veremos algunas estrategias que te ayudarán a iniciar y construir una amistad. También conocerás un método que ha demostrado científicamente crear un vínculo entre dos desconocidos en menos de una hora y cómo utilizarlo en la vida real para hacerte amigo de alguien.

Cómo hacerse amigo de alguien rápidamente

1. Demuestre que es amable

Aunque tengas buenas dotes de conversación, es poco probable que te hagas amigo de alguien si pareces inaccesible.

Ser accesible significa:

  • Establecer un contacto visual seguro
  • Utilizar un lenguaje corporal abierto, por ejemplo, manteniendo los brazos y las piernas sin cruzar.
  • Sonreír al saludar o despedirse de alguien
  • Atreverse a ser cariñoso con los demás; intentar asumir que les caerás bien

Si te sientes nervioso, puede que te resulte difícil relajarte y ser amable. Pero recuerda que el nerviosismo es una sensación, no tiene por qué determinar tus actos. Igual que puedes sentirte aburrido pero seguir trabajando o estudiando, puedes sentirte ansioso y seguir socializando de todos modos.

2. Comience sus interacciones con una pequeña charla

Cuando utilizas la charla trivial, estás enviando un mensaje tranquilizador: "Conozco las normas sociales básicas, estoy abierto a la interacción y soy simpático" La charla trivial puede parecer una pérdida de tiempo, pero sólo tienes que hacerlo durante unos minutos. Piensa que es el primer paso para hacerte amigo de alguien.

Una vez que hayas establecido un nivel básico de confianza, puedes pasar a una conversación más profunda. Probablemente te resulte más fácil hablar con alguien si ya sabes que tenéis algo en común. Si quieres hacer más amigos, empieza por unirte a grupos o meetups basados en tus intereses.

3. Revela cosas sobre ti

En un estudio, cuanto más revelaban los participantes sobre sí mismos a su pareja, más atractivos los percibían socialmente[].

Cuando alguien te haga una pregunta, da suficientes detalles para que la conversación continúe. Por ejemplo, si alguien te pregunta: "¿Qué hiciste el fin de semana?", una respuesta muy corta como "No mucho, la verdad" no le da a la otra persona nada con lo que trabajar. Una respuesta más detallada en la que describas un par de actividades que hiciste sería mejor.

Si te preocupa que los demás te juzguen, puede ser difícil compartir tus pensamientos y sentimientos. Si trabajas para mejorar tu confianza y autoestima, la autodivulgación puede resultarte más cómoda.

No es necesario revelar información muy personal a alguien que acabas de conocer. Es mejor empezar con opiniones o información ligeramente personales. Puedes aventurarte en temas más profundos después de crear confianza. Por ejemplo, "Me pongo un poco nervioso en eventos grandes como éste" o "Me gusta el cine, pero me encantan los libros porque me resulta más fácil perderme en historias escritas" dan a los demás una idea de tupersonalidad sin compartir demasiado.

4. Animar a los demás a hablar de sí mismos

Cuando hables con alguien, procura mantener una conversación equilibrada. No tiene por qué ser exactamente 50:50, pero ambos debéis tener la oportunidad de compartir.

Para animar a alguien a abrirse:

  • Haz preguntas abiertas que les inviten a dar respuestas más allá del "Sí" o el "No". Por ejemplo, "¿Qué tal el viaje?" es mejor que "¿Te lo has pasado bien en el viaje?".
  • Haz preguntas de seguimiento que les inviten a compartir más detalles, por ejemplo: "¿Y luego qué pasó?" o "¿Cómo resultó al final?".
  • Utilice expresiones breves como "Mm-hm" y "¿Oh?" para animarles a seguir hablando y demostrarles que les está escuchando.
  • Adopte una actitud de curiosidad. Permítase interesarse de verdad por la otra persona. Así le resultará más fácil encontrar cosas que decir. Por ejemplo, si menciona su curso universitario, puede preguntarse si lo está disfrutando o qué carrera espera tener después de graduarse. Centrarse en la otra persona también tiene la ventaja de desviar la atención de uno mismo, lo que puede ayudar ate sientes menos tímido.
  • Presta toda tu atención a la conversación, no mires el móvil ni fijes la vista en otra cosa.

5. Encontrar cosas en común

La gente tiende a encontrar simpáticas a otras personas cuando comparten algunas similitudes, como aficiones y creencias[].

Intenta introducir una serie de temas cuando quieras conectar con alguien. Normalmente puedes hacer algunas conjeturas sobre lo que a alguien le gustaría hablar a los pocos minutos de conocerle. Si alguno de estos posibles temas coincide con tus intereses, intenta introducirlo en la conversación y ver si podéis encontrar algún punto en común.

Por ejemplo, supongamos que te gustan los animales, tienes un perro y eres voluntario en la protectora de animales de tu localidad.

Estás charlando con un conocido y te dice que, aunque ahora trabaja en marketing, cuando estudiaba trabajaba a tiempo parcial en una tienda de animales. Puedes suponer que probablemente le gustan los animales, así que orientar la conversación hacia este tema puede dar sus frutos. Si no parece interesado, puedes pasar a otro tema.

Cuando hagas amigos en Internet, únete a comunidades que estén basadas en tus intereses. Facilita que alguien inicie una conversación contigo compartiendo algunas cosas sobre ti en tu perfil.

6. Sé agradable

Las personas agradables tienen más probabilidades de experimentar "química amistosa", es decir, una sensación de "conectar" con un posible nuevo amigo, que las personas menos agradables[].

Gente agradable:

  • Son lentos a la hora de criticar o condenar a otras personas
  • No hagas de abogado del diablo a menos que la otra persona esté claramente interesada en debatir.
  • Hacer preguntas de buena fe cuando quieran saber más sobre la perspectiva o las experiencias de otra persona.
  • Suelen ser optimistas y amables
  • No son pedantes

Recuerda que ser agradable no es lo mismo que ser un pusilánime. Si necesitas mejorar a la hora de defender tus límites o defenderte, consulta nuestra guía sobre qué hacer si te tratan como a un felpudo.

7. Utiliza bromas y chistes para estrechar lazos con alguien

Las investigaciones demuestran que compartir un momento de humor puede aumentar la cercanía entre dos personas que acaban de conocerse[].

Ver también: 277 preguntas profundas para conocer de verdad a alguien

No hace falta ser un cómico dotado para utilizar el humor en una conversación. Basta con que demuestres que sabes apreciar el lado más alegre de la vida o el lado divertido de una situación. No recurras a chistes o frases hechas; a menudo resultan torpes o como si te esforzaras demasiado.

8. Igualar el nivel de energía de la otra persona

Las personas que se sienten conectadas entre sí suelen comportarse y moverse de forma similar, lo que se denomina "sincronía conductual"[] Pero reflejar los movimientos de otra persona puede resultar difícil y llegar a ser incómodo, por lo que intentar imitar a alguien cuando estás hablando con él no es una buena idea.

Por ejemplo, si están animados, sonríen y hablan con rapidez sobre temas positivos, intenta comportarte de forma similar. En este artículo encontrarás más ejemplos y consejos sobre cómo estar relajado o enérgico en situaciones sociales.

9. Pide consejo a la otra persona

Al pedir consejo sobre una situación personal, usted puede revelar algo sobre sí mismo, lo que invita a los demás a revelar algo a cambio. Pedir consejo también les da la oportunidad de compartir sus experiencias y opiniones personales de una forma que les resulte natural.

Asegúrate de que realmente te interesan sus consejos. No finjas entusiasmo ni te inventes una historia porque sí, o puedes parecer falso.

Por ejemplo, supongamos que no estás contento en tu trabajo y estás pensando en reciclarte en una nueva profesión. Si hablas con alguien que te ha comentado que se recicló como enfermero a los 30 años, después de una década trabajando en informática, podrías pedirle consejo para elegir una nueva carrera.

Podrían hablar de lo que les gustó de la escuela de enfermería, cómo eligieron la universidad y qué es lo que más les gusta de su nueva vocación. A partir de ahí, podrían empezar a hablar de objetivos personales, valores y lo que más quieren de la vida.

10. Pide pequeños favores

Puede que creas que haciéndole favores a otra persona vas a caerle bien, pero puede funcionar al revés: las investigaciones demuestran que ayudar a alguien en lo más mínimo puede hacer que nos caiga mejor.[][]

Por ejemplo, al hablar con alguien, podrías:

  • Pídeles que te presten un bolígrafo
  • Pídeles que busquen algo en su teléfono
  • Pídeles un pañuelo

11. Compartir una comida

Las investigaciones demuestran que cuando las personas comen juntas, tienen interacciones sociales más positivas y se perciben mutuamente como más agradables[].

Si estás hablando con alguien y se acerca la hora de la pausa para el café o la comida, pídele que coma contigo. Por ejemplo, puedes decirle: "Me vendría bien un café después de esa reunión, quizá también un bocadillo, ¿te apetece venir conmigo?" o "Oh, mira, se acerca la hora de comer, ¿te apetece mantener esta conversación durante el almuerzo?".

12. Pasar tiempo juntos

Se necesitan unas 200 horas de tiempo compartido de calidad para convertirse en buenos amigos[] Cuanto más a menudo salgas con alguien, más rápido os haréis amigos. Pero no intentes precipitar el proceso presionando a alguien para que salga contigo todo el tiempo. En general, salir una vez a la semana es suficiente cuando estás conociendo a alguien.

Las experiencias compartidas también son clave para forjar amistades a distancia. Por ejemplo, puedes pasar el rato en línea jugando a un juego, viendo una película o haciendo una visita virtual a una atracción.

Cuando conozcas a alguien con quien congenies, toma la iniciativa e intercambia datos de contacto. Haz un seguimiento en un par de días e invítale a quedar. Elige una actividad relacionada con un interés común.

Manténgase en contacto entre las reuniones. Hablar por SMS, redes sociales o teléfono puede ayudar a construir y mantener su amistad. Este artículo sobre cómo hacerse amigo de alguien por SMS puede ser útil.

En Amigos rápidos Protocolo

Científicos de la Universidad Stony Brook de Nueva York han diseñado un método por el que dos desconocidos pueden establecer una estrecha conexión en menos de 60 minutos.

Lo que los investigadores denominan Amigos rápidos El procedimiento[] no sólo le ayudará a entablar relaciones profundas rápidamente, sino que también le ayudará a saber qué decir a continuación en una conversación. Profesionales como policías, interrogadores y psicólogos han aprendido a generar confianza y entablar amistad con desconocidos rápidamente basándose en estos descubrimientos.

En Amigos rápidos funciona mejor cuando hablas con alguien de tú a tú y cara a cara. Esto significa que el procedimiento es perfecto para utilizarlo cuando te reúnes con amigos tomando un café, mientras viajas o en una fiesta. Incluso puedes utilizar este método con personas que conoces desde hace tiempo para reforzar la amistad existente. Lo mejor es que puedes utilizarlo con cualquier persona, incluidos compañeros de trabajo,un viejo amigo, o incluso un pariente al que te gustaría acercarte.

En Amigos rápidos Experimentos

En Stony Brook, los investigadores han probado la Amigos rápidos procedimiento una y otra vez y han comprobado que es una forma eficaz de sentirse a gusto con alguien. Se ha demostrado repetidamente que este procedimiento para convertir a alguien en tu amigo funciona y que tiene efectos duraderos. Diferentes variaciones del experimento original han demostrado que la Amigos rápidos Las preguntas tienen éxito incluso en la creación de amistades interculturales[] y en el aumento de la intimidad en la pareja[].

El original Amigos rápidos El experimento se realizó en 3 partes:

Parte 1: Establecer la relación

Los desconocidos se reparten aleatoriamente en parejas. A cada participante se le entregan 3 grupos de 12 preguntas. Los participantes de cada pareja se turnan para responder y formular las preguntas. Se les anima a ser lo más sinceros posible sin sentirse incómodos.

Las preguntas son cada vez más íntimas, con preguntas más "superficiales" al principio de la baraja y preguntas más "íntimas" al final.

Ver también: Cómo enfrentarse a una persona intimidante: 7 poderosas mentalidades

Una vez contestadas las 36 preguntas, se les envía por separado y se les pide que no se pongan en contacto entre sí mientras dure el experimento.

Parte 2: Crear intimidad

Durante la siguiente reunión, se pide a la pareja que repita el proceso descrito anteriormente, pero con un conjunto diferente de 36 preguntas.

De nuevo, se les pide que no se pongan en contacto hasta que el experimento haya terminado.

Parte 3: ¿Amigos o sólo amigos?

La mayoría de las veces, los participantes quieren seguir en contacto con sus parejas y volver a verlas una vez terminado el experimento.

Si entraste en este experimento para hacer un amigo, tenías casi garantizado que saldrías con uno. Los participantes no sólo se mostraron cordiales o amistosos entre sí; querían mantener el contacto y continuar su amistad porque lo que vivieron simula la misma experiencia por la que, de otro modo, los amigos tardan meses o años en pasar.

Algunas de las preguntas que utilizaron los investigadores:

La primera serie de 12 preguntas que utilizaron los investigadores era superficial y básicamente arañaba la superficie. Las preguntas están diseñadas para que los participantes entren en calor:

  • ¿Te gustaría ser famoso? ¿En qué sentido?
  • ¿Qué sería para usted un día "perfecto"?
  • ¿Cuándo fue la última vez que se cantó a sí mismo o a otra persona?

El segundo grupo de 12 preguntas se utilizó para que los participantes se hicieran amigos íntimos de una forma menos superficial:

  • ¿Cuál es el mayor logro de su vida?
  • ¿Cuál es su recuerdo más terrible?
  • Si supieras que dentro de un año vas a morir de repente, ¿cambiarías algo de tu forma de vida actual? ¿Por qué?

En el último grupo de 12 preguntas es donde se construye la verdadera amistad. Se trata de preguntas que ni siquiera los mejores amigos se hacen siempre. Haciendo y respondiendo a estas preguntas, los participantes llegan a conocerse rápidamente:

  • ¿Qué cosas son demasiado personales para hablarlas con los demás?
  • Si le garantizaran respuestas sinceras a 3 preguntas cualesquiera, ¿a quién interrogaría y qué preguntaría?
  • ¿Crees en algún tipo de Dios? Si no es así, ¿crees que rezarías de todos modos si te encontraras en una situación en la que tu vida corriera peligro?

Por supuesto, los investigadores no empezaron el interrogatorio con preguntas filosóficas sobre sus creencias porque eso asustaría a los participantes. La clave para utilizar el Amigos rápidos es hacer preguntas intencionadas desde el principio, revelar información sobre uno mismo para establecer la confianza y luego profundizar para llegar a lo bueno.

Utilización de la Amigos rápidos protocolo en la vida real

Los psicólogos llevan a cabo experimentos en condiciones muy controladas que suelen ser similares a las de la vida real. Sentarse con una persona nueva y una baraja llena de fichas puede no ser la idea que todo el mundo tiene de un buen primer encuentro.

A continuación se explica cómo aplicar los principios de la Amigos rápidos procedimiento a su vida real:

1. Empezar con preguntas superficiales

Durante un periodo que puede ser tan breve como 45 minutos, se repasan una serie de preguntas que van haciéndose cada vez más personales. En el laboratorio, los participantes leen preguntas de un conjunto de tarjetas. En el mundo real, hay que idear preguntas pertinentes sobre la marcha a lo largo de la conversación en curso.

Recuerde que el Amigos rápidos El procedimiento funciona por su naturaleza progresiva. Es importante que empieces con preguntas bastante superficiales y vayas avanzando hacia preguntas más profundas con el tiempo. Después de unos 10-25 minutos de conversación trivial, puedes empezar a preguntar sobre asuntos más personales si la persona con la que hablas parece receptiva.

2. Pregunte algo que sea ligeramente personal

Asegúrate de relacionar la pregunta con el tema del que estás hablando para que no resulte forzada.

Por ejemplo, supongamos que tu amigo está hablando de una llamada telefónica desagradable que tuvo que hacer recientemente. Puedes preguntarle: "Cuando haces una llamada telefónica, ¿alguna vez la ensayas de antemano?".

Después de que tu amigo haya contestado, recuerda corresponderle y revelarle también algo personal. Podrías decir algo parecido a: "Yo también ensayo varias veces cuando estoy a punto de llamar a alguien que no conozco tan bien".

Si sus preguntas se vuelven demasiado personales con demasiada rapidez, podrían percibirse como desagradables, indagadoras y atemorizadoras, así que tómese su tiempo y confíe en el proceso. Con el tiempo se irán acercando y empezarán a estrechar lazos.

3. Empezar a preguntar sobre asuntos más profundos

Después de unos 30 minutos de charla, puedes empezar a profundizar. De nuevo, asegúrate de que las preguntas son relevantes para lo que estás discutiendo.

Si estás hablando de la familia, un ejemplo de pregunta más profunda podría ser: "¿Cómo te sientes respecto a la relación con tu madre?" Dale tiempo a tu amigo para que responda si se siente cómodo haciéndolo y contesta a la misma pregunta que tú le has hecho. Dale también tiempo para que te haga preguntas de seguimiento.

4. Haga preguntas aún más personales

Si la conversación va bien, puedes ir aún más a lo personal. Podrías hablar de una vulnerabilidad si previamente han mencionado sus inseguridades y preguntar algo como: "¿Cuándo fue la última vez que lloraste delante de otra persona?".

Si os habéis ido conociendo poco a poco a través de preguntas más sencillas, pero no por ello menos personales, entonces no pasa nada por hacer preguntas profundas sin que te parezcan poco naturales. Tu amigo te hará saber en todo momento si quiere continuar la conversación o no.

Acuérdate de revelar tantas cosas personales sobre ti como las que te revele tu amigo. Puedes incluso cambiar el orden de las preguntas (como en el experimento original) y empezar revelando algo personal sobre ti y luego hacer a la persona una pregunta personal relacionada. Si revelas primero cosas personales, tu amigo se sentirá más cómodo abriéndose a ti.

En Amigos rápidos El procedimiento funciona porque imita la forma en que se desarrollan realmente las relaciones. Aunque la descripción anterior es útil, no tienes que utilizar el método completo en cada conversación que mantengas con una persona nueva para conocerla mejor. Sólo tienes que mantener la conversación interesante.

Unas palabras del científico responsable del experimento

Para entender mejor cómo funciona el método, le hicimos dos preguntas a una de las creadoras de este procedimiento, la Dra. Elizabeth Page-Gould, del Departamento de Psicología de la Universidad de Toronto.

Dra. Elizabeth Page-Gould

Esto es lo que tenía que decir:

¿Cuál es su consejo o precaución para las personas que quieren utilizar los principios del Procedimiento Rápido para Hacer Amigos en su vida personal para hacer amigos?

Al entrar en un nuevo grupo social (es decir, conocer gente por primera vez), siempre es útil tener algunas preguntas como las siguientes Amigos rápidos preguntas para iniciar la conversación.

Por lo general, a la gente le gusta hablar de sí misma y apreciará que quieras saber más sobre ella. Sin embargo, hay que recordar que no todo el mundo es igual y que hay una gran diferencia entre interactuar con un desconocido y hacerlo con un amigo.

En mi investigación, algunas personas se estresan durante la primera Amigos rápidos sesión, aunque casi todo el mundo se siente cómodo la segunda vez que hace la Amigos rápidos con otra persona.

Por lo tanto, siempre hay que tantear a un nuevo compañero de interacción: aléjate si parece que no quiere compartir, y asegúrate de corresponderle compartiendo con él niveles equivalentes de información. En su mayor parte, a la gente le gusta que le pregunten sobre sí misma, ¡especialmente con preguntas un tanto singulares y extravagantes!

En resumen, ¿qué cree que hay en el procedimiento que lo hace tan eficaz?

En Amigos rápidos es eficaz porque imita la forma en que se desarrollan naturalmente las amistades. Cuando conoces a alguien por primera vez, vas más allá de ser meros extraños y empiezas a conocer al otro. Puede que la otra persona te cuente algo más sobre sí misma, entonces tú respondes del mismo modo contándole algo más sobre ti, y el proceso continúa así. El Amigos rápidos no hace sino formalizar y acelerar este proceso.

Sus próximos pasos

Entonces, ¿quiere utilizar el Amigos rápidos Esto es lo que tienes que hacer para que te funcione:

  1. Comente a continuación cuéntenos su opinión sobre el Amigos rápidos procedimiento y si ha utilizado alguna técnica similar antes
  2. Encuentra a una persona de la que te gustaría ser amigo o conocer mejor
  3. Iniciar una conversación con la persona y entablar una pequeña charla
  4. Empieza a hacer preguntas a tu amigo relacionadas con la conversación
  5. Escuchar lo que dice su pareja y revelar información sobre sí mismo
  6. Seguir haciendo preguntas en una intimidad cada vez mayor para llegar a conocer lo más profundo de cada uno
  7. Celébralo porque has hecho un amigo para siempre.

Preguntas frecuentes

¿Cómo te haces mejor amigo de alguien?

Normalmente se necesitan unas 200 horas de contacto social para hacerse amigo de alguien[]. Tiene que ser tiempo de calidad en el que se tenga la oportunidad de conocerse mutuamente. Para construir la confianza y la intimidad necesarias para convertirse en amigos íntimos, también se necesita vulnerabilidad, respeto y lealtad mutuos.

¿Cuánto tiempo se tarda en hacerse amigo de alguien?

Se necesitan aproximadamente 50 horas de contacto social para convertir a un conocido en un amigo[]. Sin embargo, las investigaciones sugieren que si ambos están dispuestos a hacer y responder preguntas personales que fomenten la autodivulgación, se puede desarrollar una conexión mucho más rápidamente.

¿Cómo se desarrolla una amistad?

Muestra un interés genuino por la vida y las experiencias de tus amigos. Hazles preguntas que les animen a abrirse y prepárate para abrirte tú también. Prepárate para hacer un esfuerzo por mantener el contacto y pídeles que salgan juntos con regularidad. Muéstrales que estás dispuesto a escucharles y ayudarles cuando lo necesiten.

¿Cómo te relacionas con tus nuevos amigos?

Revelarse mutuamente y compartir experiencias son formas eficaces de estrechar lazos con un nuevo amigo. Busque cosas que tengan en común y sugiera actividades basadas en sus intereses comunes. Hacer un viaje, compartir una comida o emprender una pequeña aventura juntos también puede ayudar a sentirse más cerca.




Matthew Goodman
Matthew Goodman
Jeremy Cruz es un entusiasta de la comunicación y un experto en idiomas dedicado a ayudar a las personas a desarrollar sus habilidades de conversación y aumentar su confianza para comunicarse de manera efectiva con cualquier persona. Con formación en lingüística y una pasión por las diferentes culturas, Jeremy combina su conocimiento y experiencia para proporcionar consejos prácticos, estrategias y recursos a través de su blog ampliamente reconocido. Con un tono amigable y familiar, los artículos de Jeremy tienen como objetivo capacitar a los lectores para que superen las ansiedades sociales, establezcan conexiones y dejen impresiones duraderas a través de conversaciones impactantes. Ya sea navegando en entornos profesionales, reuniones sociales o interacciones cotidianas, Jeremy cree que todos tienen el potencial para desbloquear su destreza comunicativa. A través de su atractivo estilo de escritura y consejos prácticos, Jeremy guía a sus lectores para que se conviertan en comunicadores seguros y articulados, fomentando relaciones significativas tanto en su vida personal como profesional.