Cómo dejar de compartir en exceso

Cómo dejar de compartir en exceso
Matthew Goodman

"¿Cómo puedo dejar de compartir más de la cuenta con otras personas? Siento que lucho contra el oversharing compulsivo ¿Cómo puedo dejar de compartir más de la cuenta en las redes sociales o cuando me siento nervioso?"

Ver también: ¿No tienes amigos en el trabajo? ¿Por qué y qué hacer?

En este artículo se analizan las causas de compartir en exceso y lo que puede hacer si tiene problemas con este problema. Aprenderá algunas formas prácticas de dejar de compartir en exceso y sustituir este comportamiento por habilidades sociales más adecuadas.

¿Por qué es malo compartir demasiado?

Compartir información en exceso puede hacer que otras personas se sientan incómodas y ansiosas.

Una vez que le cuentas algo a alguien, no puedes retractarte. No pueden "desoír" lo que les dices, aunque después te arrepientas. Revelar información privada puede sesgar la primera impresión que tengan de ti. También puede hacer que cuestionen tus límites y tu autoestima.

Por último, compartir demasiado no favorece unas relaciones sanas, sino que tiende a hacer que los demás se sientan incómodos. Pueden sentirse presionados para "igualar" lo que se comparte, lo que puede causar malestar y resentimiento.

Compartir demasiado también puede dañar tu reputación, sobre todo si compartes demasiado en las redes sociales. Todos sabemos que una vez que publicas algo en Internet, queda ahí para siempre. Una sola foto o publicación de Facebook puede perseguirte muchos años después.

¿Cuáles son las causas del "oversharing"?

La gente comparte más de la cuenta por muchas razones, pero veamos algunas de las más comunes.

Tener ansiedad

La ansiedad es un motivo habitual para compartir más de la cuenta. Si te sientes ansioso cuando estás con otras personas, es posible que empieces a divagar sobre ti mismo. Es probable que se trate de una reacción al deseo de conectar con otra persona.

Sin embargo, puede que entonces reconozcas que has compartido demasiado y trates de corregir tu error echándote atrás o disculpándote incesantemente, lo que puede hacerte sentir aún más ansioso, lo que puede convertirse en un ciclo frustrante.

Consulte nuestra guía sobre cómo dejar de sentirse nervioso ante la gente.

Tener límites deficientes

Los límites se refieren a los límites dentro de una relación. A veces, estos límites son explícitos. Por ejemplo, alguien puede decirte abiertamente con qué se siente o no cómodo.

Si estás en una relación sin muchos límites, es natural que compartas más de la cuenta. La otra persona puede sentirse incómoda, pero si no dice nada, puede que no te des cuenta de que lo estás haciendo.

Problemas con las señales sociales

Leer la sala" significa ser capaz de calibrar lo que piensan y sienten los demás. Por supuesto, nadie puede hacerlo con total exactitud, pero es importante aprender lo esencial de la comunicación no verbal. La comunicación no verbal se refiere a cosas como el contacto visual, la postura y el tono de voz.

Si no está seguro de por dónde empezar, tenemos una guía que repasa los mejores libros sobre lenguaje corporal.

Tener antecedentes familiares de compartir demasiado

Si tu familia habla abiertamente de todo, es más probable que tú también compartas más de la cuenta, porque es lo que sabes, lo que te parece normal y apropiado. Y si tu familia lo fomenta y lo permite, es posible que no reconozcas que ese comportamiento puede ser problemático.

Experimentar un fuerte deseo de intimidad

Compartir más de la cuenta suele venir del deseo de sentirse cerca de otra persona. Puede que compartas información sobre ti mismo porque esperas que anime a la otra persona a hacer lo mismo, o quizá esperas que tu historia haga que se sientan más cerca de ti.

Pero la verdadera intimidad no funciona con prisas. Se necesita tiempo y paciencia para construir la cercanía y la confianza con otra persona.

He aquí cómo hacer buenas migas con alguien sin compartir más de la cuenta.

Luchando con el TDAH

El control deficiente de los impulsos y la autorregulación limitada son síntomas clave del TDAH. Si padeces este trastorno, es posible que no reconozcas cuándo estás hablando demasiado. También puedes tener problemas para interpretar mal las señales sociales o tener baja autoestima, lo que puede llevarte a compartir más de la cuenta.

Es importante aprender a controlar el TDAH. Consulta esta completa guía de Help Guide. Si no estás seguro de padecer TDAH, concierta una cita con tu médico. Él puede evaluar tus síntomas para determinar si cumples los criterios para el diagnóstico.

Estar bajo la influencia

¿Alguna vez te has sentado con un amigo borracho y sollozante o te has despertado con un mensaje de texto incoherente? Si es así, sabes lo fácil que es que alguien cuente la historia de su vida sin que se dé cuenta.

No es ningún secreto que las drogas y el alcohol pueden nublar tu juicio. Estas sustancias pueden disminuir tus inhibiciones y el control de tus impulsos. También pueden reducir los sentimientos de ansiedad social, lo que puede aumentar la tendencia a compartir más de la cuenta[].

Uso frecuente de las redes sociales

Las redes sociales fomentan el compartir demasiado, sobre todo si sigues a otras personas que tienden a mostrar cada detalle de su vida.

En psicología, este fenómeno se conoce a veces como sesgo de confirmación. En otras palabras, uno "confirma" que lo que hace está bien al encontrar pruebas que demuestran que otras personas hacen lo mismo[].

¿Cómo saber si tienes una personalidad exagerada?

Hay una diferencia entre abrirse a los demás y compartir información en exceso. Puede que te cueste compartir información en exceso si tienes alguno de estos comportamientos.

Quieres acercarte a otra persona rápidamente

En las relaciones sanas, lleva tiempo crear seguridad y confianza. Con el tiempo, cuando ambas personas se sienten cómodas la una con la otra, revelan cada vez más información de forma natural.

La cercanía exige validación y empatía, y requiere conocer a la otra persona Las personas que comparten demasiado pueden intentar acelerar este proceso y revelar información demasiado delicada sobre sí mismas para intentar crear intimidad rápidamente.

Si no está seguro de si esto se aplica a su caso, hágase estas preguntas:

  • ¿Estás convencido de que odias las conversaciones triviales?
  • ¿Suele compartir historias personales la primera vez que conoce a alguien?
  • ¿Le ha dicho alguien alguna vez que se sentía incómodo por lo que usted compartía?
  • ¿A veces la gente evita el contacto visual o se aparta de la conversación cuando usted habla?

Responder "sí" no significa necesariamente que compartas más de la cuenta. También podría significar que tienes ansiedad social o pocas habilidades sociales. Pero estas respuestas son un buen punto de partida para aumentar tu autoconocimiento.

Todavía te sientes muy emocionado por tu pasado

Si te atormentan acontecimientos de tu pasado, podrías intentar liberar parte de tu tensión hablando de ello. Normalmente, esto es subconsciente. Aunque no hay nada malo en procesar tus sentimientos, generalmente no es apropiado hacerlo con alguien a quien no conoces muy bien.

Quieres la simpatía de otra persona

A veces, la gente comparte más de la cuenta porque quiere que los demás se compadezcan de ella. La mayoría de las veces, este deseo no es malicioso, sino que se trata más bien de querer sentirse comprendido o conectado con otra persona.

¿Cómo saber si quieres la simpatía de otra persona?

  • ¿Alguna vez le cuentas a alguien algo vergonzoso porque quieres sentirte reconfortado?
  • ¿Publicas tus peleas de pareja en las redes sociales?
  • ¿Habla con frecuencia de acontecimientos negativos con desconocidos o compañeros de trabajo?

A menudo te arrepientes justo después de hablar con la gente

Esto puede ser un síntoma de ansiedad social o inseguridad, pero también puede ser un signo de compartir demasiado. Si compartes demasiado, puedes experimentar dudas o arrepentimientos justo después de revelar algo a alguien. Esto puede ser un signo revelador de que reconoces que la información puede haber sido inapropiada.

Acudes a las redes sociales siempre que te ocurre algo bueno o malo

No hay nada malo en disfrutar de las redes sociales. Estas plataformas pueden ofrecerte excelentes oportunidades para documentar tu vida y conectar con tus seres queridos. Pero si recurres a las redes sociales para publicar cada foto, pensamiento o sentimiento, podría ser una señal de que compartes demasiado.

He aquí algunos ejemplos de compartir demasiado en las redes sociales:

  • En casi todas partes se hace "check-in" en un lugar.
  • Publica vídeos o fotos que puedan avergonzar a otras personas.
  • Compartes detalles demasiado íntimos sobre tus relaciones.
  • Utilizas las redes sociales para desahogarte públicamente.
  • Documenta casi todos los acontecimientos de su vida o de la de su hijo.

Otras personas te dicen que compartes demasiado

La mejor forma de saber si compartes demasiado es que los demás te lo digan. Normalmente, es señal de que se sienten incómodos con tu comportamiento.

Se siente compulsivo

Si tienes la sensación de que tienes que soltar todo lo que se te ocurre, es posible que padezcas un exceso compulsivo de información. Esto puede ocurrir cuando sientes la necesidad de desahogarte y la única forma de liberar esa necesidad es hablando. Si compartes demasiado de forma compulsiva, es posible que te sientas avergonzado o culpable por tu comportamiento.

Cómo dejar de compartir en exceso

Si identificas que compartes demasiado, hay formas de cambiar tu comportamiento. Recuerda que la conciencia es el primer paso hacia el cambio. Incluso ser capaz de reconocer el problema te permite reflexionar más sobre cómo quieres mejorarlo.

Piensa por qué compartes demasiado

Acabamos de repasar las razones más comunes por las que la gente comparte más de la cuenta.

Conocer por qué Por ejemplo, si sabes que compartes demasiado porque quieres llamar la atención, puedes empezar a pensar en lo que desencadena esta necesidad de atención. Si crees que compartes demasiado porque tienes ansiedad, puedes reflexionar sobre las situaciones que te hacen sentir más ansioso.

Evitar temas "culturalmente tabú

"¿Cómo sé de qué es apropiado hablar?".

Como sociedad, tendemos a estar de acuerdo en que no es apropiado hablar de ciertos temas a menos que se tenga una relación muy estrecha con alguien. Por supuesto, esto no es una regla rígida, pero es algo a tener en cuenta si está tratando de dejar de compartir más de la cuenta. Estos temas tabú incluyen:

  • Religión (a menos que alguien simplemente le pregunte si se identifica con una religión específica)
  • Afecciones médicas o mentales
  • Política
  • Sexo
  • Datos personales sobre los compañeros de trabajo (en el lugar de trabajo)
  • Dinero (cuánto ganas o cuánto cuesta algo)

Estos temas son tabú porque suelen estar cargados de emociones y son controvertidos. No tienes por qué evitarlos por completo, pero quizá deberías reconsiderar hablar de ellos con alguien a quien acabas de conocer.

Practicar una escucha más activa

Escuchar activamente significa prestar toda tu atención a otra persona durante una conversación. En lugar de escuchar para hablar, escuchas para comprender y conectar con otra persona.

Aunque creas que sabes escuchar, siempre es una habilidad que merece la pena mejorar. Los oyentes activos son menos propensos a hablar más de la cuenta porque saben prestar atención a las señales sociales. Pueden intuir cuándo alguien puede sentirse incómodo.

La escucha activa incluye muchas funciones como:

  • Evitar distracciones cuando otra persona habla.
  • Hacer preguntas aclaratorias cuando no se entiende algo.
  • Intentar imaginar cómo puede estar pensando la otra persona.
  • Retención del juicio.

Para saber cómo trabajar estas habilidades, consulta esta guía de Edutopia.

Tener un lugar designado para compartir

Compartir en exceso puede ser una descarga de emociones intensas. Si sientes que no tienes dónde liberar estas emociones, puede que las descargues con cualquiera que parezca escucharte.

En lugar de eso, piensa en crear un espacio en el que puedas compartir abiertamente lo que se te pase por la cabeza. Algunas ideas para ello son:

  • Reunirse regularmente con un terapeuta.
  • Escribir cada noche un diario sobre tu día o tus sentimientos.
  • Contar con un amigo íntimo o un compañero que esté dispuesto a escuchar.
  • Desahógate con tu mascota cada noche al llegar a casa.

Pregúntate en qué medida lo que compartes contribuye a la conversación

La próxima vez que quieras revelar algo personal sobre ti, haz una pausa.

En su lugar, pregúntese, ¿cómo nos conecta esta información en este momento? Si no puede responder a esta pregunta, podría significar que su historia no es apropiada.

Escriba sus pensamientos

La próxima vez que sientas el impulso de compartir más de la cuenta, escríbelo en una nota en tu teléfono. Desahógate, pero no se lo envíes a la otra persona. A veces, el mero hecho de escribir tus pensamientos puede ayudar a aliviar parte de la ansiedad.

Evite las redes sociales cuando se sienta demasiado emocional

Si quieres compartir noticias en Internet, intenta hacerlo cuando no te sientas extremadamente apasionado por el tema.

Si te sientes feliz, triste o enfadado, pregúntate, ¿cómo de intensa es esta sensación en una escala del 0 al 10 en este momento? Si identificas tu sentimiento como superior a un 5-6, espera. Tus emociones pueden estar nublando tu juicio, lo que puede conducir a un comportamiento impulsivo.

Practicar más la atención plena

La atención plena se refiere a estar más presente en el momento actual. Es un acto deliberado. La mayoría de nosotros pasamos la mayor parte del tiempo pensando en el pasado u obsesionados con el futuro. Pero cuando estás presente, es más probable que te sientas tranquilo y atento. Es más probable que aceptes lo que te depare ese momento[].

Puedes empezar a añadir mindfulness a tu rutina de pequeñas formas. Lifehack tiene una sencilla guía para empezar.

Pide cuentas a alguien

Esta estrategia puede funcionar si tienes un amigo íntimo, una pareja o un familiar que conozca tu problema. Pídeles que te recuerden amablemente cuándo estás compartiendo más de la cuenta. Para facilitar las cosas, puedes desarrollar una palabra clave que puedan utilizar para llamarte la atención.

Este método sólo funciona si estás dispuesto a escuche Si te dicen que estás compartiendo más de la cuenta, no ignores lo que dicen ni les contestes. Si no estás seguro de por qué piensan así, pregúntales.

Cómo decirle a alguien que deje de compartir demasiado

Puede resultar incómodo ser el receptor del exceso de información de otra persona. Si este es tu caso, aquí tienes algunas sugerencias.

Haga valer sus propios límites

Si te cuentan una historia demasiado personal, no significa que tú también tengas que hablar de tu pasado.

Si no quieres hablar de un tema determinado, puedes responder diciendo:

  • "Eso no es algo que me sienta cómodo discutiendo ahora mismo".
  • "No quiero hablar de esto hoy".
  • "Eso es demasiado personal para compartirlo".

La mayoría de las veces, la gente capta la indirecta. Si no lo hacen, no pasa nada por recordarles que no te apetece hablar de ese tema. Si empiezan a replicar o se ponen a la defensiva, es perfectamente razonable que te marches.

No sigas dándoles tu tiempo

Si alguien no para de compartir información y te hace sentir incómodo, deja de dedicarle tu tiempo y atención.

No hagas preguntas abiertas o aclaratorias. Esto suele alargar la conversación. En su lugar, dales una sencilla, Lo siento, suena duro, pero en realidad estoy a punto de entrar en una reunión, o Suena maravilloso, tendrás que contármelo más tarde.

Evite mostrar demasiadas emociones

Muchas veces, la gente exagera para obtener algún tipo de reacción (aunque no sean conscientes de este motivo). Si respondes con una expresión neutra o un reconocimiento genérico, puede que reconozcan que su comportamiento es inapropiado.

Dar respuestas sosas y aburridas

Por ejemplo, si alguien empieza a hablar de sus problemas sentimentales y te pregunta por tu relación, puedes responderle con una frase como, no siempre nos llevamos bien, pero las cosas van bien.

No cotillees sobre la otra persona

Incluso si alguien se excede en una conversación, no empeores el problema cotilleando sobre su comportamiento. Esto es especialmente importante en el trabajo. Los cotilleos son crueles y, en realidad, no arreglan nada.

Date un poco de espacio

Si alguien sigue compartiendo más de la cuenta (y no responde bien a que hables de ello), no pasa nada por poner distancia. Merecen tener relaciones sanas y significativas. No caigas en la trampa de pensar que eres la única persona que les escuchará. Hay muchas otras personas, terapeutas y recursos a los que pueden recurrir para obtener apoyo.

Ver también: ¿Cuál es el mejor servicio de terapia en línea en 2022 y por qué?



Matthew Goodman
Matthew Goodman
Jeremy Cruz es un entusiasta de la comunicación y un experto en idiomas dedicado a ayudar a las personas a desarrollar sus habilidades de conversación y aumentar su confianza para comunicarse de manera efectiva con cualquier persona. Con formación en lingüística y una pasión por las diferentes culturas, Jeremy combina su conocimiento y experiencia para proporcionar consejos prácticos, estrategias y recursos a través de su blog ampliamente reconocido. Con un tono amigable y familiar, los artículos de Jeremy tienen como objetivo capacitar a los lectores para que superen las ansiedades sociales, establezcan conexiones y dejen impresiones duraderas a través de conversaciones impactantes. Ya sea navegando en entornos profesionales, reuniones sociales o interacciones cotidianas, Jeremy cree que todos tienen el potencial para desbloquear su destreza comunicativa. A través de su atractivo estilo de escritura y consejos prácticos, Jeremy guía a sus lectores para que se conviertan en comunicadores seguros y articulados, fomentando relaciones significativas tanto en su vida personal como profesional.