Cómo no molestar

Cómo no molestar
Matthew Goodman

Si crees que molestas mucho a la gente, esta guía es para ti. Quizá no sepas qué es lo que haces que molesta tanto a la gente, o quizá sí lo sepas pero no estés seguro de cómo cambiar.

No siempre es culpa tuya

Todos nos tomamos a veces las cosas como algo personal, así que si alguien parece molesto, podemos sacar conclusiones erróneas y asumir que es culpa nuestra.

Si te preocupa haber molestado a alguien, piensa en explicaciones alternativas.

Por ejemplo, digamos que tienes el pensamiento: "Molesté a mi pareja cuando estábamos haciendo la cena". Puedes rebatirlo con: "Tuvo un día largo y se sentía irritable".

¿Por qué soy molesto?

"Pero sé que a veces es culpa mía. ¿Por qué molesto a la gente?".

Normalmente se considera que una persona es molesta si ha infringido una o varias normas sociales.

Se trata de un conjunto de comportamientos acordados que son normativos en nuestra sociedad, como estrechar la mano cuando se conoce a alguien.

Aquí tienes algunos comportamientos que violan las normas sociales y que la mayoría de la gente considera molestos. Puedes utilizar esto como lista de control, marcando las cosas que crees que haces para molestar a la gente:

Ver también: Cómo poner límites (con ejemplos de 8 tipos comunes)
  • Interrumpir a la gente cuando está hablando
  • Ser mandón o controlador
  • Hablar demasiado
  • Presumir de tus logros
  • Ser constantemente negativo y/o quejarse
  • Comportamiento pasivo-agresivo
  • Necesidad de tener siempre la razón
  • Llegar tarde
  • No prestar atención cuando alguien te habla
  • Ser aburrido
  • Hablar demasiado alto
  • Ser agresivo
  • Intimidar a los demás
  • No recordar las cosas que la gente le ha dicho
  • Hacer comentarios insultantes
  • Ser poco fiable
  • Cotillear o compartir información sensible sin permiso

Cómo dejar de molestar

Puedes desaprender los comportamientos molestos. He aquí algunas técnicas que puedes utilizar:

Pregúntate a ti mismo quién te encuentra molesto

¿Molesta a amigos, familiares, personas que le resultan atractivas o simplemente a personas que no ha conocido antes? Si sólo le ocurre con personas que no conoce o con alguien que le gusta, su comportamiento podría deberse a la ansiedad social. El estrés de conocer a gente puede hacer que se ponga nervioso y se comporte de una forma que normalmente no lo haría. Lea más sobre cómo superar la ansiedad social en nuestra guía sobre cómo dejar de estar nervioso antepersonas.

Practicar la captación de señales sociales

Otra razón por la que se le puede percibir como una persona molesta es que no capta las señales sociales de quienes le rodean. Las señales sociales incluyen el lenguaje corporal, el tono de voz y las expresiones faciales. Son las formas que tienen los demás de hacernos saber cómo se sienten.

Las razones por las que las personas pueden no ser sensibles a las señales sociales incluyen:

  • Ansiedad social
  • Depresión
  • Síndrome de Asperger
  • Trastornos de la personalidad
  • Falta de modelos sociales positivos durante la infancia

Aquí tienes una lista de claves sociales. Para mejorar tu capacidad de leerlas, es importante que practiques las interacciones sociales lo más a menudo posible. Captar las claves sociales es como cualquier otra habilidad: cuanto más practiques, mejor lo harás.

Pide opinión a tus seres queridos

Aunque no molestes a tus amigos o familiares, es posible que se hayan dado cuenta de que algunos de tus comportamientos irritan a otras personas. Diles que quieres mejorar tus habilidades sociales y que te preocupa parecer molesto. Pídeles que te digan sinceramente en qué te estás equivocando. Es mejor preguntar a dos o tres personas, porque cada una puede haber notado comportamientos distintos.

Piense en lo que le molesta

Haz una lista de todas las cosas que personalmente te resultan molestas. Ten presente esa lista cuando interactúes con otras personas. Puede que te resulte más fácil detectar cuándo estás haciendo una de esas cosas después de ser más consciente de ellas. Si un comportamiento concreto te resulta molesto, es muy probable que otras personas piensen lo mismo.

Explorar las razones subyacentes de sus comportamientos

Si has identificado los comportamientos que te resultan molestos, pregúntate por qué los haces. Por ejemplo, si presumes de ti mismo, ¿por qué sientes que tienes que apuntalarte todo el tiempo? Tal vez sientas que no recibes suficiente reconocimiento por tus logros, o que no has hecho lo suficiente con tu vida. Identificar las razones de un comportamiento puede ser la primerapaso para cambiarlo.

Practicar la escucha activa

Escuchar activamente significa comprometerse con lo que dice otra persona y responder de forma adecuada, en lugar de esperar a que llegue tu turno para hablar. Un buen oyente no interrumpe a nadie, no monopoliza la conversación ni vuelve sobre sí mismo.

He aquí algunas reglas sencillas que debes seguir:

  • Deje siempre que alguien llegue al final de sus frases. No interrumpa.
  • Comprueba que tu lenguaje corporal es abierto y alentador; inclínate ligeramente hacia delante, mantén el contacto visual y asiente cuando te digan algo.
  • Si necesitas aclarar lo que está diciendo la otra persona, pregúntale: "¿Puedo asegurarme de que lo he entendido bien? Así que lo que estás diciendo es [resume su argumento con tus propias palabras], ¿es correcto?" Esto le da la oportunidad de corregirte.
  • Intenta concentrarte en lo que dicen en el momento presente en lugar de planificar tu respuesta.
  • Emite sonidos cortos como "Mm-hm", "OK", "Yeah", "I see" y "Go on" para mostrar que estás escuchando y que quieres que sigan hablando.

Sé consciente de tu comportamiento y de las reacciones de los demás

Estar atento es ser consciente del momento presente sin emitir juicios ni analizarlo en exceso. Cuando estés rodeado de otras personas, sal de ti mismo y observa la situación durante un rato. Imagina que eres otra persona que está observando y escuchando la conversación. Este ejercicio puede ayudarte a ser más consciente de ti mismo. Si otras personas parecen molestas contigo, ¿puedes identificar por qué puede ser?¿ser?

Si has identificado los comportamientos que quieres detener, recuerda que hay un lapso de tiempo antes de que estés a punto de abrir la boca en el que puedes tomar una decisión diferente. Te llevará varios intentos antes de que seas capaz de detenerte a tiempo, pero se hace más fácil con la práctica.

Identifique sus pensamientos desencadenantes

Las reacciones emocionales fuertes pueden desencadenar comportamientos molestos. Por ejemplo, que te recuerden un recuerdo traumático o algo con lo que estás luchando en otra área de tu vida puede hacer que te enfades y arremetas contra los demás. Intenta identificar los pensamientos desencadenantes que llevan a tu comportamiento molesto. Ser consciente puede ayudarte con esto.

No te pongas a la defensiva

Si estás rodeado de gente en la que confías, puedes plantearte reírte un poco de ti mismo y de tus defectos. Puedes decir algo así como: "Me acabo de dar cuenta de que hablo demasiado. Sé que eso puede ser molesto". Ser indulgente con algo que te disgusta de ti mismo hace que sea más fácil de sobrellevar y, tal vez, más fácil de cambiar. Tus seres queridos también pueden entonces sentirse más cómodos señalándote cuando estáshaciendo algo molesto.

Utiliza la comunicación directa en lugar de la agresión pasiva.

Así puede ser un comportamiento pasivo-agresivo:

  • Suspirar o poner los ojos en blanco y esperar que la gente adivine cómo te sientes o lo que estás pensando.
  • Decir "bien" cuando alguien te pregunta si estás bien, incluso cuando es evidente que estás disgustado.
  • Comportarse de forma silenciosa o fría sin motivo aparente, lo que a veces se denomina "tratamiento silencioso".

Si estás enfadado o descontento por algo que ha hecho otra persona, aprende a expresarte directamente. En lugar de esperar que los demás se den cuenta de lo que quieres o necesitas, díselo.

Puedes utilizar esta fórmula:

" Cuando haz X, Me siento Y. En el futuro, ¿podría ser capaz de hacer Z en su lugar?"

Por ejemplo:

"Cuando siguen apareciendo tarde y tengo que esperar, Me siento ansioso y como si no respetaras mi tiempo. En el futuro, ¿quieres llámame si llegas tarde".

Puedes adaptar el lenguaje a tu estilo personal, pero la idea es explicar cómo te sientes y pedir educadamente a alguien si puede comportarse de otra manera la próxima vez.

No superar a los demás

Hay dos tipos de engaño, y ambos son molestos.

El "one-upping" positivo es una forma de presumir (por ejemplo, "Oh, ¿así que tienes una moto? ¡Yo tengo dos!"). El "one-upping" negativo consiste en demostrar que, independientemente de lo que otra persona haya vivido, tú has pasado por algo peor. Es un hábito molesto porque desvía la conversación de la otra persona y la dirige hacia ti.

Es natural compartir historias con las que uno se siente identificado, pero hay una diferencia entre mostrar empatía y ser cómplice.

Por ejemplo:

A ellos: "Cuando estábamos de vacaciones, mi marido se rompió el tobillo. ¡Pasamos horas en el hospital! Fue horrible".

Una respuesta superadora: "Oh, sí, eso suena mal. Cuando estuve en el extranjero el año pasado, me intoxiqué tanto que me desmayé por deshidratación. Cuando llegó la ambulancia, los médicos dijeron que tenía suerte de estar vivo...".

Una respuesta empática: "¡Oh, no! Una vez yo también enfermé y tuve que ir a un hospital durante un viaje. ¿Cómo está tu marido ahora?".

Si la otra persona quiere saber más sobre tu experiencia, puede pedirte que le cuentes toda la historia.

Evita chistes cursis, frases hechas o citas.

El humor enlatado y los chistes genéricos no suelen ser graciosos, y a la mayoría de la gente le resultan molestos. Citar programas de televisión o películas puede amenizar una conversación, pero existe la posibilidad de que la otra persona no entienda de qué estás hablando.

Los chistes y las bromas pesadas pueden ser divertidos en la situación adecuada, pero a algunas personas pueden resultarles molestos o incluso inquietantes. Es mejor evitarlos a menos que salgas con amigos íntimos que sepas que disfrutan con ese tipo de humor.

Consulta esta guía sobre cómo ser gracioso en una conversación.

Guarda el teléfono cuando estés conversando

Es difícil prestar toda tu atención a alguien cuando estás usando el teléfono, y puede hacerte parecer grosero y molesto ante tus amigos. Guarda el teléfono en el bolsillo o en el bolso en los actos sociales. Apaga las notificaciones. Si tienes que responder a una llamada o mensaje urgente, discúlpate y apártate de la conversación hasta que lo hayas solucionado.

No sigas pidiendo favores sin ofrecer nada a cambio

La mayoría de la gente quiere tener amistades equilibradas. Esto significa que ambas personas se ayudan mutuamente en momentos de necesidad y que ambas ponen una cantidad similar de esfuerzo en la relación. Este concepto se denomina "marco de emparejamiento de igualdad"[].

Si pides favores repetidamente, aunque sean pequeños, tus amigos empezarán a resentirse contigo. Como norma general, intenta dar la misma cantidad de ayuda que te gustaría recibir a cambio. Si alguien te dice que no puede ayudarte, no le presiones.

No sea pedante

A la mayoría de la gente no le gusta que la corrijan cuando comete un pequeño error. Intenta no decir cosas como:

  • "Bueno, técnicamente hablando, eso no es correcto porque..."
  • "En realidad, eso no es del todo correcto. Creo que encontrarás..."
  • "Esa palabra no significa exactamente eso..."

Si no estás seguro de lo que alguien quiere decir, no pasa nada por hacer algunas preguntas aclaratorias. Pero si entiendes lo que quieren decir en general, ser puntilloso sólo les molestará. Cuando te sorprendas a ti mismo siendo pedante, discúlpate. Di: "Lo siento, estaba siendo pedante. ¡Estoy intentando dejar el hábito!".

Entender que "No" es una respuesta completa

Las personas prepotentes son molestas. Confía en que los demás puedan tomar sus propias decisiones.

Por ejemplo, si estás repartiendo galletas y alguien las rechaza porque está intentando perder peso, respeta su decisión y sigue adelante en lugar de argumentar que "una sola no le hará daño".

Recuerde los modales básicos

Asegúrate de que no infringes normas sociales sencillas: por ejemplo, evita hablar con la boca llena, sorber el café, silbar o cantar alto, o tomar prestado algo sin permiso.

No dé consejos no solicitados

Cuando alguien te cuente un problema o una situación difícil a la que se enfrenta, piénsatelo bien antes de lanzarte a decirle lo que tú harías en su lugar.

Incluso si un amigo habla de lo mismo una y otra vez o sigue cometiendo los mismos errores, puede que no quiera tu opinión. Algunas personas prefieren desahogarse y quieren empatía más que consejos.

Si alguien te pregunta qué crees que debería hacer, comprueba que has entendido la cuestión antes de responder. Por ejemplo:

"Así que, básicamente, tu hermana ha estado empezando muchas discusiones contigo últimamente, ¿y no estás seguro de cómo reaccionar cuando está siendo grosera?".

Esto da a la otra persona la oportunidad de aclarar el problema y añadir más detalles si es necesario.

Cuando cuentes una historia, que sea breve y atractiva

"Quiero saber cómo no ser pesada o aburrida al contar una historia. Siento que la gente desconecta cuando empiezo a hablar de mis experiencias".

Recuerda que las historias deben:

  • Sea relevante para la situación; compruebe que su historia se ajusta al tono de la ocasión y que es adecuada para su público.
  • Incluya el contexto para que el público entienda dónde tuvo lugar, quién estaba allí y qué relación tiene con el tema que está tratando.
  • Sé humilde; las historias jactanciosas que te hacen parecer un héroe molestarán a la gente.
  • Termine con un remate divertido o intrigante que tenga sentido.
  • No le llevará más de un par de minutos contarlo.

Lee esta guía que explica cómo ser bueno contando historias.

Mantener conversaciones equilibradas

Si hace muchas preguntas sin compartir nada sobre usted, puede parecer molesto o un interrogador. Mezcle las preguntas con la autodivulgación. Las conversaciones agradables suelen ser equilibradas.

Por ejemplo:

A ti: ¿Cómo es ser profesor de secundaria?

A ellos: Diría que es el trabajo más duro que he tenido, pero me gusta trabajar con niños.

A ti: Genial. ¿Hay alguna parte del trabajo que sea realmente gratificante?

A ellos: Me gusta saber que estoy marcando una diferencia real en la vida de los estudiantes.

A ti: Cuando estaba en el colegio, tuve unos profesores impresionantes. Si no hubiera sido por mi profesor de biología, no creo que hubiera estudiado ciencias en la universidad.

Puedes encontrar más consejos en esta guía sobre cómo mantener una conversación sin hacer demasiadas preguntas.

Ver también: Cómo superar la pérdida de un mejor amigo

Evitar compartir demasiado

Los estudios demuestran que compartir información sobre ti mismo puede hacerte más simpático, y la autodivulgación es un ingrediente importante de la amistad[] Sin embargo, dar demasiados detalles sobre tu vida, especialmente si hablas de temas delicados como la sexualidad o la enfermedad, puede llevar a compartir más de la cuenta.

En lugar de contarlo todo sobre ti, intenta escuchar tanto como hablas. Si la otra persona no comparte lo que dices, la interacción puede volverse unilateral e incómoda. Si estás hablando de un tema delicado y la otra persona parece incómoda, cambia de tema.

Intenta no pescar cumplidos

Si pescas cumplidos, puede deberse a que careces de confianza en ti mismo y dependes de otras personas para que te validen. Aumentar tu autoestima puede ayudarte. Puedes hacerlo de la siguiente manera:

  • Recuérdate a ti mismo tus logros y buenas cualidades cuando quieras menospreciarte.
  • Dominar una nueva habilidad o afición
  • Cuidar su aspecto y su salud
  • Aceptar tus defectos y darte cuenta de que te hacen humano e identificable, no inferior a los demás.

Las investigaciones demuestran que ser compasivo con los demás también mejora la autoestima y la felicidad[]. Parece sencillo, pero dedicar unos minutos a ser servicial y amable con la gente cada día puede marcar una gran diferencia[].

Respetar el espacio personal de los demás

Estar de pie o sentado demasiado cerca de alguien puede parecer espeluznante o molesto. Los estudios demuestran que la mayoría de la gente prefiere que los demás se mantengan a aproximadamente 1 m de distancia de ellos en situaciones sociales.[] No toques ni abraces a nadie a menos que sepas que se siente cómodo con ello.

Conozca sus límites cuando beba alcohol

Sé sincero contigo mismo sobre cómo cambia tu comportamiento cuando has bebido. Si tienes tendencia a hacer o decir cosas que molestan a la gente, empieza a ponerte límites estrictos en las situaciones sociales.

Si pides consejo, sé amable con la gente que te lo da

Si alguien te da un consejo que no te funciona, agradéceselo de todos modos. Rechazar cualquier sugerencia puede hacerte parecer grosero y desagradecido. En lugar de explicar por qué su consejo no funcionará, puede ser más fácil decir: "Gracias por escucharme, aprecio mucho tu opinión. Tendré que pensarlo".

Intenta no hablar todo el tiempo de tu pareja o de tus hijos, sobre todo si la otra persona no los conoce.

Es probable que otras personas te escuchen amablemente si hablas largo y tendido sobre tu familia, pero podrían pensar que eres pesado o que no tienes identidad más allá de tu papel de padre o pareja. Está bien hablar de tu vida familiar y tus relaciones, pero como cualquier otro tema, puede resultar aburrido al cabo de un rato.

Mantener la mente abierta

Las personas que imponen sus opiniones a los demás y desprecian groseramente los puntos de vista de los demás suelen considerarse molestas. No hay que pretender estar de acuerdo con todo lo que dice alguien, pero hay que intentar comprender su punto de vista.

Imagina que eres un científico social o un psicólogo y siente curiosidad por su proceso de pensamiento. Por ejemplo, puedes preguntar: "¿Por qué piensas eso?" o "¿Cómo has llegado a esa conclusión?" No intentes convertir a todo el mundo a tu forma de pensar. Es poco probable que funcione y puede dar lugar a discusiones innecesarias.

Participar activamente en la toma de decisiones

Si eres una persona pasiva, los demás pueden resentirse contigo porque tendrán que tomar todas las decisiones cuando salgáis juntos. Cuando alguien te pregunte qué te gustaría hacer, no digas: "Oh, cualquier cosa me parece bien" o "No me importa". Sé sincero y expresa una preferencia.

Practica hablar con un tono de voz uniforme

Hablar demasiado bajo, demasiado rápido o con un tono demasiado agudo puede irritar a la gente. Aprenda a adaptar su voz a la situación y a variar el tono. Si desea consejos concretos, lea este artículo: 16 Ways To Speak Louder (16 formas de hablar más alto). Aunque trata sobre todo de cómo ajustar el volumen, el artículo también aborda el ritmo y el tono.

Molestar en Internet

Hay muchos comportamientos que la gente considera inaceptables en Internet, entre ellos:

  • Presumir de su vida y sus logros
  • Alardear de su relación
  • Publicar diatribas políticas airadas
  • Discriminación o racismo
  • Publicar demasiadas veces al día
  • Mensajes tristes o angustiosos
  • Intimidar a otras personas o mostrar agresividad
  • Discutir con otras personas
  • Publicar demasiada información personal
  • Etiquetar a alguien sin su consentimiento
  • Publicar demasiados emojis como comentario
  • Uso excesivo de hashtags

Cambiar su comportamiento en Internet

Antes de publicar algo, piensa en quién lo va a ver y cómo puede reaccionar. Si tienes dudas, no lo publiques. También es buena idea evitar publicar cuando te sientas muy enfadado o molesto. Espera a calmarte y poder pensar con claridad.

Si te resulta difícil controlar tu comportamiento, plantéate reducir el tiempo que pasas en las redes sociales y en Internet en general. Ponte un límite realista cada día o cada semana. Prueba a utilizar una aplicación como SocialFever o RealizD para controlar el tiempo que pasas frente a la pantalla.

Referencias

  1. Degges-White, S. (2015, 21 de marzo) Amigos tóxicos que toman más de lo que dan. Conexiones de por vida.
  2. Collins, N. L., & Miller, L. C. (1994) Self-Disclosure and Liking: A Meta-Analytic Review. Boletín psicológico, 116 (3), 457-475.
  3. Mongrain, M., Chin, J. M., & Shapira, L. B. (2010). Practicar la compasión aumenta la felicidad y la autoestima. Revista de Estudios sobre la Felicidad, 12 (6), 963-981.
  4. Hecht, H., Welsch, R., Viehoff, J., & Longo, M. R. (2019) La forma del espacio personal. Acta Psychologica, 193, 113-122.



Matthew Goodman
Matthew Goodman
Jeremy Cruz es un entusiasta de la comunicación y un experto en idiomas dedicado a ayudar a las personas a desarrollar sus habilidades de conversación y aumentar su confianza para comunicarse de manera efectiva con cualquier persona. Con formación en lingüística y una pasión por las diferentes culturas, Jeremy combina su conocimiento y experiencia para proporcionar consejos prácticos, estrategias y recursos a través de su blog ampliamente reconocido. Con un tono amigable y familiar, los artículos de Jeremy tienen como objetivo capacitar a los lectores para que superen las ansiedades sociales, establezcan conexiones y dejen impresiones duraderas a través de conversaciones impactantes. Ya sea navegando en entornos profesionales, reuniones sociales o interacciones cotidianas, Jeremy cree que todos tienen el potencial para desbloquear su destreza comunicativa. A través de su atractivo estilo de escritura y consejos prácticos, Jeremy guía a sus lectores para que se conviertan en comunicadores seguros y articulados, fomentando relaciones significativas tanto en su vida personal como profesional.