Cómo tratar a un amigo controlador (+ señales de advertencia)

Cómo tratar a un amigo controlador (+ señales de advertencia)
Matthew Goodman

Las amistades sanas se basan en el respeto mutuo. Por desgracia, a algunas personas les resulta difícil mantener relaciones equilibradas. Puede que intenten decir a los demás lo que tienen que hacer y que siempre den por sentado que saben más que nadie. Es duro tener un amigo controlador; puedes sentirte molesto, asfixiado o incluso acosado.

En este artículo, aprenderás a detectar los comportamientos controladores, a manejarlos y a saber cuándo es el momento de dar un paso atrás en la amistad.

1. Conozca los signos del comportamiento controlador

Las personas controladoras suelen intentar utilizar múltiples estrategias para influir en ti o traspasar tus límites. Algunas son descaradas, pero otras son más sutiles.

He aquí algunas señales a las que hay que prestar atención:

  • Exigencias y peticiones directas sin tener en cuenta tus necesidades o sentimientos.
  • Ultimátums: Por ejemplo: "Puedes ser amigo mío o amigo de X".
  • Chantaje emocional: Por ejemplo: "Si de verdad te importara, siempre cogerías el teléfono".
  • Falta de respeto a la intimidad: Por ejemplo, leer tus mensajes de texto sin tu permiso.
  • Agresión pasiva: Por ejemplo, pueden decir: "Oh, no pasa nada", pero utilizar un tono de voz sarcástico o poner los ojos en blanco para mostrar su descontento.
  • Incapacidad para respetar la palabra "No".
  • Incapacidad para asumir la responsabilidad de sus actos o decir "lo siento".
  • Hacer favores no deseados y luego esperar que tú los correspondas: Por ejemplo, pueden pedirte prestado el coche e insinuar que debes decir "Sí" porque te invitaron a comer la semana pasada (aunque no se lo pidieras).
  • Dar consejos y luego enfadarse si no los sigues
  • Decirte cómo debes sentirte: Por ejemplo, pueden decirte que "no deberías ofenderte" por sus comentarios malintencionados o sus chistes ofensivos.
  • Comportamiento posesivo, por ejemplo, intentar sabotear tus otras amistades.
  • Intentar cambiar sus opiniones o creencias: Es normal que los amigos hablen de opiniones o creencias, pero si tu amigo menosprecia tus puntos de vista o pasa mucho tiempo intentando convencerte de que estás "equivocado", puede ser un signo de comportamiento controlador.

2. Entender por qué la gente intenta controlar a los demás

Puede que te sientas confuso por el comportamiento de tu amigo. Puede parecerte extraño que afirme que le caes bien o incluso que es tu mejor amigo mientras te hace la vida más difícil. Puede que te ayude saber por qué algunas personas sienten la necesidad de controlar a otras.

Una causa común de estos comportamientos es la ansiedad. Las personas ansiosas a veces intentan controlar su entorno, incluidas las acciones de otras personas[].

Otras posibles causas son:

  • Trastornos de la personalidad, como el Trastorno Narcisista de la Personalidad[].
  • Haber crecido en un hogar con padres o cuidadores que a menudo se comportaban de forma controladora. Algunas personas crecen asumiendo que el control y la manipulación son normales en las relaciones porque es lo que veían de niños[].

Sin embargo, es importante recordar que una infancia difícil, la ansiedad u otros problemas psicológicos no son excusa para comportamientos controladores. Como adultos, todos somos responsables de nuestros actos.

3. Practicar el "no".

Si tu amigo te hace una petición o exigencia poco razonable, prueba a decirle "No" directamente, sin dar largas explicaciones. No hace falta que justifiques el motivo de tu negativa.

Por ejemplo:

  • "No, eso no me vale".
  • "No, eso no es posible".
  • "No, no puedo hacer eso".

Es posible que tenga que repetir su respuesta. Utilice las mismas palabras y el mismo tono de voz. La mayoría de las personas dejarán de intentar hacer una demanda si oyen una respuesta negativa idéntica varias veces.

4. Pide a tu amigo que cambie su comportamiento

Cuando te sientas más cómodo diciendo "No", puedes pasar al siguiente paso: pedirle a tu amigo que cambie su comportamiento controlador.

Utiliza esta fórmula:

  • Lo que siente
  • Cuando te sientes así
  • Qué le gustaría que ocurriera en el futuro

Por ejemplo:

  • "Cuando intentas decirme qué comida debo pedir cuando salimos, me siento condescendiente. A partir de ahora, me gustaría que dejaras de comentar mis comidas".
  • "Cuando me mandas varios mensajes en una noche preguntándome con quién estoy y qué hago, me siento asfixiada. En el futuro, me gustaría que dejaras de mandarme mensajes si no recibes respuesta".

Si tu amigo insiste en que tus sentimientos están equivocados o que no eres razonable, recuerda que nadie tiene derecho a decirte cómo tienes que pensar o sentir. Dile: "Pero así es como me siento" o "Sé cómo me siento y te lo estoy haciendo saber".

Si tu amigo sigue despreciando tus sentimientos, puede que haya llegado el momento de reevaluar la amistad. Los verdaderos amigos intentan comprender tu punto de vista en lugar de exigirte que estés de acuerdo con ellos.

5. Deja claros tus límites

Las personas controladoras no suelen respetar tus límites, por lo que puede serte útil definir exactamente lo que quieres y lo que no quieres hacer o tolerar.

He aquí algunos ejemplos de límites:

  • "No respondo a los mensajes después de las 10 de la noche entre semana a menos que sea una emergencia".
  • "No hablo con gente que me insulta".
  • "Yo no presto dinero a la gente".
  • "Sólo abrazo a mis familiares y a mi pareja".

La primera vez que un amigo traspase un límite, explícaselo. Si vuelve a traspasarlo, pídele que cambie de comportamiento. Si eso no funciona, decide cuáles serán las consecuencias si sigue ignorando tu límite.

Exponga las consecuencias sólo si está dispuesto a cumplirlas.

Por ejemplo:

  • "Si vuelves a insultarme delante de tus amigos, me iré de esta fiesta".
  • "Si intentas decirme qué ropa debo comprar y cuál no, no volveré a ir de compras contigo".

Nuestra guía sobre qué hacer si te tratan como a un felpudo contiene más consejos para establecer y mantener límites.

6. Practicar la comunicación no verbal asertiva

Es más probable que tu amigo respete lo que dices si utilizas un lenguaje corporal asertivo cuando hablas.

  • Mantén el contacto visual; te hará parecer más seguro de ti mismo[].
  • Siéntese o manténgase erguido. Una buena postura puede hacerle parecer más asertivo. Si tiene una mala postura, vea este vídeo de ejercicios posturales.
  • No te muestres inquieto, ya que puedes parecer nervioso.
  • No te escondas detrás de objetos. Por ejemplo, no utilices tu bolso como escudo.

7. Acepta que no puedes obligar a tu amigo a cambiar

Algunas personas no son conscientes de que son autoritarias, prepotentes y controladoras[] Si tu amigo pertenece a esta categoría, una conversación sincera sobre los límites, quizá con algunos recordatorios suaves, podría bastar para resolver el problema.

Pero si tu amigo no quiere o no puede aceptar que su comportamiento no es apropiado, probablemente no cambie. Tendrás que decidir si las mejores cualidades de tu amigo son suficientes para compensar su comportamiento controlador.

8. Saber cuándo es el momento de marcharse

Si crees que las cualidades positivas de tu amigo superan sus rasgos controladores o su comportamiento está mejorando, es posible que quieras mantener la amistad. Pero no todas las amistades pueden o deben continuar.

En general, podría ser el momento de distanciarte de tu amigo si:

  • Has intentado poner límites, pero tu amigo no te escucha o no entiende lo que necesitas.
  • Te sientes inseguro física o emocionalmente.
  • En definitiva, la amistad te hace la vida más difícil, no más agradable.
  • Tu amigo dice o hace cosas que te hacen dudar de tu inteligencia o cordura; esto es un signo de una forma grave de abuso conocida como gaslighting. Healthline tiene una útil guía en línea sobre el gaslighting y cómo manejarlo.

Puedes leer más sobre señales de amistades poco saludables en nuestro artículo sobre señales de una amistad tóxica.

Si no puedes evitar por completo a tu amigo controlador, por ejemplo, si vais juntos al colegio o trabajáis en el mismo lugar, mantente cortés y civilizado, pero no entables conversación con él a menos que sea absolutamente necesario. Limítate a temas ligeros y excúsate lo antes posible si tienes que entablar una conversación trivial y no aceptes quedar con él.

Ver también: 10 clubes para que los adultos hagan nuevos amigos

Preguntas frecuentes

¿Por qué atraigo a amigos controladores?

Las personas controladoras pueden sentirse atraídas por ti porque ven que tus límites son débiles y que puedes dejarte manipular. Por ejemplo, si sueles hacer lo que los demás quieren, aunque en realidad no lo desees, una persona controladora puede ver que no te defiendes y pensar que no desafiarás sus comportamientos poco razonables.

Ver también: Cómo dejar de presumir

Pero a veces, la respuesta es un poco más complicada. Puede que el problema no sea que atraigas a personas controladoras, sino que ignores las señales de advertencia de que son tóxicas. En lugar de distanciarte, puedes optar por pasar por alto sus comportamientos controladores o seguir dándoles la oportunidad de cambiar.

Puedes caer en esta trampa si no confías en tu propio criterio. Por ejemplo, puedes pensar: "Parece un poco crítico, pero quizá yo sea demasiado sensible. Debería darle una oportunidad".

Lee nuestra guía sobre cómo distinguir a los amigos falsos de los verdaderos y date permiso para dar marcha atrás en la amistad o distanciarte de un nuevo conocido si reconoces señales de alarma. También puede ser una buena idea reforzar tu autoestima para que no estés demasiado ansioso por entablar amistad con cualquiera que se interese por ti.

¿Puede cambiar un obseso del control?

Sí, pero sólo si ellos quieren. Puedes comunicarte abiertamente sobre el comportamiento de alguien y pedirle que actúe de otra manera, pero no puedes controlar cómo responden. Si no cambian, puede ser mejor distanciarse de ellos si es posible.

¿Cómo me alejo de los amigos controladores?

Cuando estés conociendo a un nuevo amigo, estate atento a cualquier signo de comportamiento controlador, como exigir favores o comprobar repetidamente dónde te encuentras. Prepárate para retirarte de la amistad si te hace sentir incómodo en lugar de quedarte y esperar que cambie.

Referencias

  1. Cleveland Clinic (2020): Cómo tratar a un fanático del control. Clínica Cleveland .
  2. Huizen, J. (2020) Controlling people: Signs, causes, and how to deal with them. Noticias médicas de hoy .
  3. Shulz, J. (2012). Contacto visual: no cometas estos errores. Extensión MSU .



Matthew Goodman
Matthew Goodman
Jeremy Cruz es un entusiasta de la comunicación y un experto en idiomas dedicado a ayudar a las personas a desarrollar sus habilidades de conversación y aumentar su confianza para comunicarse de manera efectiva con cualquier persona. Con formación en lingüística y una pasión por las diferentes culturas, Jeremy combina su conocimiento y experiencia para proporcionar consejos prácticos, estrategias y recursos a través de su blog ampliamente reconocido. Con un tono amigable y familiar, los artículos de Jeremy tienen como objetivo capacitar a los lectores para que superen las ansiedades sociales, establezcan conexiones y dejen impresiones duraderas a través de conversaciones impactantes. Ya sea navegando en entornos profesionales, reuniones sociales o interacciones cotidianas, Jeremy cree que todos tienen el potencial para desbloquear su destreza comunicativa. A través de su atractivo estilo de escritura y consejos prácticos, Jeremy guía a sus lectores para que se conviertan en comunicadores seguros y articulados, fomentando relaciones significativas tanto en su vida personal como profesional.