¿Se siente excluido? ¿Por qué y qué hacer?

¿Se siente excluido? ¿Por qué y qué hacer?
Matthew Goodman

Incluimos productos que consideramos útiles para nuestros lectores. Si realiza una compra a través de nuestros enlaces, es posible que ganemos una comisión.

¿Sigues sintiéndote excluido en el trabajo, con los amigos o en las conversaciones de grupo? Los humanos somos animales de manada. Todos queremos sentirnos incluidos[] Por mucho que oigamos "no te importa lo que piensen los demás", no es así como estamos hechos.

Pertenecer y encajar son necesidades básicas. La exclusión social a largo plazo puede provocar dolor emocional y adormecimiento de la angustia emocional cuando la exclusión se vuelve demasiado difícil de afrontar[].

Un estudio llegó incluso a la conclusión de que la exclusión social puede conducir a un deterioro de la autorregulación, lo que significa que las personas pueden tener dificultades para tomar decisiones saludables por sí mismas cuando están siendo socialmente excluidas[].

Ver también: Guía del introvertido para socializar en un nuevo trabajo

Así que es completamente normal y comprensible que te sientas rechazado si te sientes excluido de los planes que hace tu grupo de amigos o si nadie reconoce lo que escribes en un chat de grupo.

Ver también: Cómo mejorar su inteligencia social

Si te sientes excluido con regularidad, hay algunas cosas que puedes hacer para lidiar con estos sentimientos y minimizar las posibilidades de que te excluyan en el futuro. Todos nos sentimos excluidos e ignorados a veces (nadie puede caerle bien a todo el mundo), pero podemos aprender a rodearnos de personas que nos quieren cerca. Además, podemos aprender a manejar mejor nuestros sentimientos, para no sentirnos tan mal en los momentos en los quequedará fuera.

Qué hacer cuando te sientes excluido

Sentirse excluido duele, y puede ser tentador atacar o hacer algo que te haga sentir peor. Aquí tienes algunas formas útiles y constructivas de afrontar tus sentimientos cuando te excluyen o te dejan de lado.

1. Acepta tus emociones

Gran parte de nuestro sufrimiento proviene de intentar negar, suprimir o huir de nuestros sentimientos[] Dar espacio a nuestros sentimientos puede, paradójicamente, hacerlos más manejables.

Aceptar tus emociones no significa que tengas que amar tu situación actual tal y como es. Todavía puedes intentar cambiar y mejorar las cosas que te molestan en la vida.

¿Qué significa en la práctica aceptar tus emociones? Digamos que te sientes excluido de las reuniones familiares. Aceptar tus sentimientos significa decirte a ti mismo: "Ahora mismo, me siento rechazado, y eso es duro. No hay nada malo en cómo me siento. Puedo ser amable conmigo mismo".

Después de procesar tus emociones, puedes considerar los siguientes pasos.

2. Asegúrate de no haber malinterpretado la situación

A veces suponemos que nos han dejado de lado o nos han rechazado a propósito, pero no siempre es así. Intenta examinar la situación y las explicaciones alternativas.

Ten en cuenta que examinar tus emociones no significa avergonzarte por ellas. Tus sentimientos heridos siguen siendo válidos aunque hayas malinterpretado la situación. Avergonzarte no te va a ayudar.

Supongamos que has visto una foto de dos amigos saliendo juntos un día que tenías libre. Puede que te sientas dolido y triste porque no te han preguntado si quieres unirte a ellos. Puede que aparezcan sentimientos de envidia, celos y vergüenza. Puede que tengas pensamientos como: "Supongo que no somos tan amigos después de todo".

Pero más tarde, quizá descubras que se encontraron en el parque para perros y decidieron ir a comer juntos. No pensaron en invitar a nadie más porque fue algo espontáneo. O quizá se juntaron para estudiar para una asignatura que están cursando juntos.

Asegúrate de que no has sacado conclusiones precipitadas sobre si te están dejando de lado o te están ignorando. Consulta nuestra lista de señales de que te están dejando de lado más adelante en este artículo para saber si te están excluyendo.

3. Recuerda que a veces todo el mundo se siente excluido

Todo el mundo se siente excluido de vez en cuando. En las conversaciones en grupo, la gente suele sobreexcitarse y puede no darse cuenta de cuándo otra persona está intentando hablar. Puede que no se les ocurra incluir a alguien porque tienen demasiadas cosas en la cabeza.

La diferencia entre una persona socialmente segura de sí misma y una persona socialmente ansiosa es que la persona socialmente ansiosa se toma estos rechazos más en serio. Se sienten peor por la ocasión, tienden a tomárselo más personalmente y piensan en ello durante más tiempo. En lugar de sentirse heridos y seguir adelante, creerán que tiene algo que ver con ellos personalmente. Tienen menos experiencia lidiando con este tipo de situaciones.situaciones y no sabes cómo manejarlas en ese momento.

Si se trata de una ocasión excepcional, recuérdate a ti mismo que es normal sentirse excluido. Si estás en un grupo y te sientes excluido de la conversación, mira a tu alrededor. Puede que te des cuenta de que otra persona también se siente excluida. Puedes iniciar una conversación paralela con ella o tener otra oportunidad de participar.

4. Hazte accesible

¿Cómo afrontar el sentimiento de sentirse excluido? Algunas personas comparten sus sentimientos, mientras que otras pueden alejarse en un intento de protegerse.

Puede deberse al miedo a agobiar a los demás con su presencia. O quizá sea un profundo temor al rechazo. Tal vez haya rechazado varias invitaciones y la gente asuma que no le interesa. En cualquier caso, algunas personas se alejan cuando se sienten rechazadas, lo que puede provocar aún más rechazo, ya que la gente que le rodea puede asumir que quiere que le dejen en paz.

Algunas personas "ponen a prueba" a sus amigos no respondiendo a sus mensajes de texto durante un tiempo. Esperan a ver si sus amigos les echan un vistazo y demuestran que les importan. Este plan suele ser contraproducente porque la gente no quiere ser amiga de alguien en quien no se puede confiar para responder a los mensajes.

Puedes aprender a hacer que tu lenguaje corporal parezca más amable y accesible. Asegúrate de responder a los mensajes y las llamadas. Haz saber a la gente que estás buscando hacer amigos. Da y recibe cumplidos con gracia. Estas acciones envían el mensaje de que estás disponible para nuevas conexiones.

5. Disfrutar del tiempo a solas

Te sentirás más excluido si no disfrutas del tiempo que pasas solo. Todos "no hacemos nada" a veces, pero si pasas la mayor parte del tiempo navegando por las redes sociales y jugando a videojuegos, es posible que te compares más con los demás. Por otro lado, si disfrutas de verdad del tiempo que pasas solo, no te importará tanto cuando veas que la gente hace cosas sin ti.

Puedes aprovechar tu tiempo para practicar un nuevo idioma o iniciarte en algún hobby, como la escultura, la carpintería, el monopatín, el hula hooping o la edición de vídeo. Si tienes una mascota, puedes intentar enseñarle nuevos trucos. Puedes crear álbumes de recortes y collages con revistas viejas que tengas en casa o aprender a hacer trucos con una cuerda de saltar. Obtén algunas ideas a través de nuestro artículo, 27 mejores actividades para introvertidos.

6. Recuérdate a ti mismo tus buenas cualidades

Cuando nos sentimos excluidos, podemos inventarnos todo tipo de historias sobre nosotros mismos.

"Nadie me invita porque no les gusto. Soy aburrido y raro. Si fuera divertido estar conmigo, tendría más amigos".

Sentimos que no tenemos nada que ofrecer a los demás, lo que afecta a nuestra forma de relacionarnos con la gente y conduce a un círculo vicioso.

Trabaja en tu complejo de inferioridad. No vales menos que nadie porque alguien no te haya invitado a una fiesta. Mereces amor y compasión. Tus cualidades positivas no desaparecen porque otra persona no pueda verlas.

Intenta hacer una lista de tus cualidades positivas y recuérdatelas a menudo. Puedes utilizar afirmaciones diarias o notas en el espejo si te resultan útiles.

Permítete celebrar tus éxitos, por pequeños que sean. Choca esos cinco mentalmente cuando te acuerdes de comprar pasta de dientes antes de que se acabe el tubo viejo. Dite a ti mismo que eres increíble cuando pruebes algo nuevo o salgas a correr.

Ser amables con nosotros mismos marca la pauta del comportamiento que aceptamos de los demás.

7. No esperes a que otros te inviten

Las personas tímidas y socialmente inquietas a menudo intentan buscar la manera de que las inviten a los eventos en lugar de hacerlo ellas mismas. Arriesgarse a organizar una reunión a la que nadie acude no parece merecer la pena por miedo al rechazo.

Tenemos una guía sobre qué hacer si nunca te invitan. Pero eso es sólo un paso del proceso. Parte de estar incluido en un grupo es formar parte activa de él. Eso significa organizar reuniones e incluir a los demás, y no limitarse a esperar a que los demás te incluyan a ti.

Invita a la gente a hacer cosas contigo. Presta atención a otras personas que puedan sentirse excluidas y no invitadas, y haz un esfuerzo por incluirlas.

8. Conocer gente nueva

¿Cómo saber si tienes amigos escamosos o tóxicos? Si te encuentras invitando a otras personas y no recibes el mismo esfuerzo de vuelta, puede que haya llegado el momento de hacer nuevos amigos.

Una amistad que te hace sentir constantemente excluido y rechazado puede estar haciéndote más mal que bien.

Una buena amistad debe ser globalmente equilibrada y recíproca. A menudo, en una larga amistad hay periodos en los que una persona está más ocupada que la otra o necesita más apoyo. Es normal y algo que podéis solucionar juntos.

Pero si sientes que eres el único que da en tus relaciones, puedes plantearte dar un paso atrás.

Puedes conocer a gente nueva haciendo voluntariado, participando en un curso de varias semanas o a través de aficiones y actos sociales. Hacer amistad con personas afines aumenta las probabilidades de que te incluyan.

9. Hable con un terapeuta o entrenador

Si te sientes excluido con frecuencia, puede que haya algo más profundo.

Puede que estés malinterpretando las situaciones y te sientas excluido incluso con personas que disfrutan de tu compañía y quieren incluirte.

O puede que te cueste reconocer cuándo alguien quiere ser tu amigo, lo que te lleva a elegir amistades poco sanas o a ponerte en situaciones en las que te harán daño.

En cualquiera de los dos casos, puede resultarte beneficioso trabajar individualmente con alguien que te ayude a identificar dónde estás atascado. Juntos, podréis encontrar soluciones para eliminar esos bloqueos.

Un buen terapeuta te hará sentir escuchado y comprendido. Puedes preguntar a la gente si conoce buenos terapeutas en tu zona o encontrar un terapeuta a través de una plataforma online como .

Señales de que te están dejando de lado (y explicaciones alternativas)

Aunque es doloroso pensar en ello, es útil saber cuándo ocurre para poder hacer algo al respecto.

Es importante saber que estas señales no siempre son una prueba de que te están excluyendo, por lo que también hablaremos de explicaciones alternativas a tener en cuenta cuando intentes comprender el comportamiento de las personas.

1. Ignoran tus mensajes

Perderse uno o dos mensajes es normal, sobre todo si tu amigo no suele enviar mensajes de texto. Puede que estuviera ocupado cuando le enviaste un mensaje o que quisiera hablar en persona en su lugar.

Si le ocurre a menudo, o si de repente cambia la rapidez con la que responde, es posible que le esté excluyendo.

Intenta preguntarles por los mensajes perdidos. Si se disculpan o te explican por qué les ha costado responderte últimamente, probablemente no estén intentando excluirte. Si no se toman en serio tus sentimientos o intentan gasearte, probablemente estén intentando dejarte fuera.

2. Cancelan planes

A veces ocurren cosas inesperadas. Cancelar planes una o dos veces no debería ser una gran preocupación, sobre todo si hay una buena razón detrás. Por ejemplo, las personas con ansiedad social, depresión o trastorno bipolar pueden ser especialmente propensas a cancelar planes por razones que no tienen nada que ver contigo.

Si alguien cancela todos tus planes o siempre lo hace en el último momento, puede ser señal de que algo más profundo va mal. Esto es aún más problemático si cancela de una forma que te incomoda, por ejemplo, enviándote un mensaje de texto cuando ya te has presentado o cuando te has gastado dinero en entradas para un evento.

3. Nunca tienen tiempo para ti

Es normal que la gente tenga periodos de su vida muy ocupados, pero si alguien nunca tiene tiempo para ti puede ser señal de que te está dejando de lado. Si no estás seguro, intenta pedirle a la otra persona que te proponga un momento en el que esté libre. Si no saca tiempo, es posible que sea porque no quiere.

Sin embargo, no hay que sacar conclusiones precipitadas. Hay acontecimientos vitales, como tener un hijo o la muerte de un ser querido, que pueden llegar a consumirlo todo. Si la otra persona está sufriendo un trastorno importante en su vida, espere que tenga menos tiempo para usted durante un tiempo.

4. No son honestos sobre lo que hacen

Nadie te debe una explicación de cómo emplea su tiempo. Si te dice que está ocupado, suele ser suficiente, pero eso no le da derecho a mentirte.

Si alguien es deshonesto sobre lo que está haciendo o pone excusas que son claramente falsas, está claro que no te está tratando con respeto ni está intentando incluirte.

5. Te ignoran emocionalmente

Sentirse excluido no sólo tiene que ver con pasar tiempo con otras personas. A veces puedes sentirte rechazado o excluido porque las personas que te importan no están emocionalmente conectadas contigo del mismo modo que lo están con los demás.

Por ejemplo, si tus padres asistieran a la graduación escolar de todos tus hermanos y primos pero no a la tuya, te sentirías excluido con razón. Del mismo modo, si alaban el éxito profesional de todos los demás pero ignoran el tuyo, te sentirías emocionalmente excluido, aunque todos paséis el mismo tiempo juntos.

Sentirse excluido puede ser especialmente grave durante las reuniones familiares, ya que muchos de nosotros arrastramos cargas emocionales de nuestra infancia.

Si se siente excluido emocionalmente en un acontecimiento, pregúntese si le está recordando a algo de su pasado. Si ve grandes semejanzas con acontecimientos de su infancia, puede que esté siendo especialmente sensible.

Si esa persona te excluye habitualmente, confía en tu instinto. Si es alguien que no te ha excluido antes, piensa que puede haber presionado sobre una herida no cicatrizada de tu pasado.

6. Le cuesta sentirse escuchado en un grupo

También es posible que tus amigos pasen tiempo contigo físicamente pero no se relacionen contigo como es debido. Puede que no te miren a los ojos, que ignoren las preguntas que les haces o que hablen por encima de ti cuando estáis en grupo.

También pueden cortarte el paso con su lenguaje corporal. Esto ocurre cuando se colocan entre tú y el resto del grupo, dándote la espalda. Es una poderosa señal de que la persona no quiere que participes en el grupo, y suele ser realmente hiriente.

Ten en cuenta la energía general del grupo y lo que está ocurriendo. ¿Hay alguna razón por la que otra persona esté ocupando el centro del escenario? Si una persona está hablando de algo realmente importante o personal, puede que los demás no quieran mover su atención hasta que esa persona se sienta mejor. Si la gente está muy excitada y con mucha energía, puede que te des cuenta de que muchos de vosotros estáis luchando para que se os escuche.

Si observas la situación y decides que eres el único al que no se escucha, es probable que alguien esté intentando excluirte.

7. Te enteras de los acontecimientos cuando ya han pasado

A veces la gente hace planes cuando tú no estás y simplemente no se dan cuenta de que no estás al tanto de ellos. Si hay un patrón de que sólo te enteras de los eventos una vez que han terminado, especialmente si te enteras a través de las redes sociales, podría ser una señal de que estás siendo excluido activamente.

Razones por las que puede haberse quedado fuera

Si te excluyen, es importante que pienses por qué y qué puedes hacer al respecto. No se trata de culpar a nadie, sino de entender las posibles razones por las que te excluyen. He aquí algunas de las explicaciones más comunes.

1. Los demás no se dan cuenta de que te gustaría que te incluyeran

Este es un problema muy común. Puede que las personas que te rodean no siempre se den cuenta de que te gustaría participar en sus eventos de grupo. Por ejemplo, si has dicho que no a las últimas cinco invitaciones que te han hecho, probablemente decidan que en realidad no quieres salir con ellos.

Decirle a la gente que te gustaría salir más puede hacerte sentir vulnerable, pero es una buena forma de asegurarte de que los demás saben que te gustaría que te incluyeran más.

2. Has malinterpretado el tipo de relación

Es fácil sentirse excluido si crees que tu relación con un amigo es más estrecha de lo que ellos la ven. Por ejemplo, puedes considerar a alguien como tu mejor amigo, pero ellos te ven como un buen colega.

Este tipo de desajuste puede hacer que te sientas excluido porque esperas más de la relación de lo que ellos creen.

Aunque puede resultar embarazoso, este tipo de malentendidos ocurren más de lo que se piensa, sobre todo entre amigos, en parte porque no clasificamos las amistades como lo hacemos con las relaciones románticas.

3. Has incomodado a alguien

Una de las razones por las que la gente deja de lado a los demás es si no se sienten cómodos pasando tiempo con ellos. Esto ocurre especialmente si en realidad no has hecho nada "malo", pero aun así se sienten incómodos. No sienten que puedan decir nada, sino que limitan el tiempo que pasan contigo.

Esto puede ser difícil de afrontar, sobre todo si no era tu intención incomodar a alguien o ni siquiera te diste cuenta de que lo habías hecho. Puede ayudarte ser completamente sincero sobre lo que has notado y preguntarte si has ofendido a alguien.

Se podría decir, "He notado que no salimos tanto como antes y tengo la sensación de haber dicho o hecho algo que te ha molestado. Si es así, me gustaría tener la oportunidad de disculparme y ver si puedo enmendarlo".

4. Tienes amigos tóxicos

No todas las personas que conozcas y con las que entables amistad serán realmente la persona maravillosa que parecían al principio. Algunas personas simplemente no son muy agradables y excluirán a alguien de su grupo como muestra de poder.

Aunque ser excluido por un amigo tóxico es una sensación horrible para ti, puede llegar a ser liberador una vez que el dolor se desvanece. Si alguien te está excluyendo por razones insignificantes, te da más tiempo y energía para buscar amigos de verdad que van a estar ahí para ti y apoyarte adecuadamente.

5. Has provocado algo en ellos

A veces, puedes sentirte rechazado o excluido por un amigo cuando estás pasando por un momento muy duro. Por ejemplo, tu amigo puede dejar de responderte o pasar más tiempo con otras personas sin invitarte mientras estás pasando por una mala ruptura sentimental. Esto puede deberse a que todavía está luchando con su última ruptura y ver tu dolor ha hecho que todo vuelva a surgir para ti.ellos.

En un mundo ideal, te dirían cómo se sienten y te harían saber cuándo necesitan tiempo para cuidarse. Eso es muy difícil de hacer, pero no pasa nada si te sientes dolido porque no han dejado claras sus necesidades.

6. No acabas de encajar

Para la mayoría de la gente, tener amigos o familiares que tienen sus propias manías e intereses es algo bueno. Se aprenden cosas nuevas y se puede ver el mundo desde una perspectiva diferente. Hay algunas personas a las que les resulta estresante e incómodo.

Ser diferente también puede hacer que te sientas rechazado, aunque la gente que te rodea no lo vea así. Por ejemplo, ser la única persona de tu familia con opiniones religiosas o políticas diferentes puede hacer que te sientas aislado y excluido, aunque tu familia te siga queriendo tanto como siempre.

Esto no significa que haya algo malo en ser diferente o que debas cambiar tu forma de ser para sentirte más incluido, sino que intentes construir tu propia tribu de personas afines y busques formas de conectar con tus amigos a pesar de vuestras diferencias.

7. La vida de tus amigos está cambiando

Cuando estás en la escuela, las amistades pueden ser relativamente fáciles de mantener. Ves a tus amigos todos los días y tienes mucho tiempo para hablar y conectar. Cuando te vas a la universidad, consigues trabajo o empiezas a formar una familia, puede ser cada vez más difícil dedicar tiempo a las personas que te importan, especialmente si han tomado un camino diferente al tuyo.

A medida que la vida de tus amigos cambia, puedes sentirte cada vez más excluido. Por ejemplo, si ellos tienen hijos y tú no, es posible que pasen más tiempo con otros padres. No se trata sólo del tiempo que pasáis juntos. También puedes sentir una barrera entre vosotros porque ya no entendéis la vida del otro como antes.

En algunos casos, las amistades pueden adaptarse y crecer. Puede que no veas a una amiga durante varios meses mientras se adapta a un nuevo trabajo o a la paternidad, pero que vuelvas a saber de ella cuando las cosas se hayan calmado. Puede que otro amigo se haya mudado, pero aparece para comer juntos varias veces al año cuando visita a la familia.

A veces nos sentimos ignorados o rechazados por un amigo, pero no es nada personal. Puede que simplemente esté ocupado o tenga unas expectativas de la relación diferentes a las tuyas.

7. Le cuesta dedicar tiempo a los demás

Cualquier cambio en las circunstancias de la vida puede hacer que te sientas excluido. Es normal sentirse excluido cuando la vida de tus amigos cambia. Por ejemplo, pueden conseguir un nuevo trabajo con más responsabilidades o tener un hijo. También es normal sentirse excluido y solo cuando tu vida cambia y te aleja de las personas que te importan.

Hay muchos factores en tu vida que pueden alejarte de los demás. Puede que seas tú quien tenga un nuevo trabajo o negocio difícil que te quite mucho tiempo. Si tus amigos siguen como siempre, puede que te sientas poco importante y excluido cuando ya no puedas asistir a muchos de sus eventos.

Cómo decirle a alguien que te sientes excluido

Si te sientes excluido en una relación que valoras o con personas con las que necesitas relacionarte, como compañeros de trabajo o familiares, quizá merezca la pena tener una conversación al respecto. La comunicación sincera es una base esencial para una buena relación. Quizá quieras leer nuestro artículo sobre estrategias para mejorar la comunicación en las relaciones.

Cuando se abordan temas delicados, siempre es mejor centrarse en las afirmaciones "yo" y "nosotros". Hable más de cómo se sintió usted que de lo que hizo la otra persona. Esta estrategia puede facilitar el planteamiento de un tema sin que la otra persona se sienta atacada. Cuando las personas se sienten atacadas, es probable que respondan a la defensiva, y la conversación puede convertirse en un conflicto en lugar de en una guerra.encontrar soluciones.

Por ejemplo, si quieres compartir que te sientes excluido y profundizar en tu relación con la persona, evita decir cosas como:

  • "Me has estado ignorando".
  • "Yo siempre te invito, pero tú nunca me invitas".
  • "Si te importara, me habrías invitado".

En su lugar, intenta algo como:

  • "Cuando los tres hablamos de las ganas que teníamos de ver la película, entendí que decidiéramos verla juntos. Me sentí dolido cuando los dos fuisteis sin mí".
  • "Me parece que últimamente pasamos menos tiempo juntos. ¿Podemos quedar alguna vez?".
  • "He sentido cierta distancia entre nosotros. Sólo quería comprobar si todo va bien. Te echo de menos".

Sé abierto y sincero con tus sentimientos, pero no esperes que tu amigo o pareja te los "arregle". Escucha lo que tiene que decir e intentad encontrar juntos una solución.

Cómo no ser el tercero en discordia

Nuestras amistades pueden cambiar cuando nuestro amigo inicia una relación. Sobre todo en las fases iniciales de una relación, una pareja tiende a querer pasar mucho tiempo a solas, lo que hace que sus amigos se sientan excluidos.

He aquí algunas formas de salir con tu amigo que está en una relación sin sentirte como un tercero en discordia.

Pregunta si puedes invitar a un amigo

Si vas a reunirte con una pareja o varias parejas, es posible que quieras invitar a uno o varios amigos para que la reunión se convierta en un grupo y no en una colección de parejas y tú.

Implicar a las dos personas de la pareja

Si tu amigo empieza a salir con alguien, al cabo de un tiempo querrá, como es natural, incluir a su pareja en algunos de sus planes sociales. Puede que te sientas decepcionado y desees que las cosas vuelvan a ser como antes. A propósito o no, puede que intentes aprovechar las pocas veces que veas a tu amigo para hablar con él como si su pareja no estuviera allí.

Este método puede ser contraproducente, porque tu amigo puede sentirse dividido entre hablar contigo y hablar con su pareja. Entonces, cuando hable con su pareja, acabarás sintiéndote excluido.

En lugar de eso, intenta conocer e incluir a la nueva pareja de tu amigo. Considéralo como un nuevo amigo y no como alguien que te está quitando a tu amigo.

No te metas en sus peleas ni en sus asuntos personales.

Puede resultar muy incómodo que la gente discuta delante de nosotros, sobre todo si nos piden nuestra opinión. Di "no quiero involucrarme" o aléjate si la gente a tu alrededor empieza a hablar de asuntos personales.

Preguntas frecuentes

¿Es normal sentirse excluido?

La necesidad de pertenencia es una de nuestras necesidades básicas como seres humanos. Por eso es completamente normal sentirse herido y excluido cuando uno siente que no pertenece o cuando la gente no le invita. Las personas a menudo nos sentimos excluidas incluso cuando otras personas sí nos quieren cerca.

¿Cuáles son los efectos de quedarse fuera?

Sentirse excluido puede hacer que nos sintamos heridos y rechazados. Como consecuencia, podemos sentirnos tristes, enfadados y celosos. Cuando estos sentimientos son persistentes, pueden desembocar en depresión, ansiedad, vergüenza y agresiones.




Matthew Goodman
Matthew Goodman
Jeremy Cruz es un entusiasta de la comunicación y un experto en idiomas dedicado a ayudar a las personas a desarrollar sus habilidades de conversación y aumentar su confianza para comunicarse de manera efectiva con cualquier persona. Con formación en lingüística y una pasión por las diferentes culturas, Jeremy combina su conocimiento y experiencia para proporcionar consejos prácticos, estrategias y recursos a través de su blog ampliamente reconocido. Con un tono amigable y familiar, los artículos de Jeremy tienen como objetivo capacitar a los lectores para que superen las ansiedades sociales, establezcan conexiones y dejen impresiones duraderas a través de conversaciones impactantes. Ya sea navegando en entornos profesionales, reuniones sociales o interacciones cotidianas, Jeremy cree que todos tienen el potencial para desbloquear su destreza comunicativa. A través de su atractivo estilo de escritura y consejos prácticos, Jeremy guía a sus lectores para que se conviertan en comunicadores seguros y articulados, fomentando relaciones significativas tanto en su vida personal como profesional.