Cómo ser una persona interesante con la que hablar

Cómo ser una persona interesante con la que hablar
Matthew Goodman

¿Cómo conseguir que la gente piense que es interesante hablar contigo?

Seguro que alguna vez te has encontrado con un vecino que no paraba de hablar de su nueva moda de comida sana favorita y de por qué la col rizada es la nueva quinoa. Mientras tanto, tú pensabas en los panecillos de pizza que tenías en el congelador y en cómo te los ibas a comer inmediatamente después de la conversación, a pesar de todo lo que acababan de decir.

Ver también: Cómo hacer amigos en Nueva York - 15 maneras de conocer gente nueva

Es normal que no quieras implicarte en cada una de las conversaciones que mantienes con cada una de las personas con las que entras en contacto cada día: sería increíblemente agotador. La pregunta es: ¿cómo puedes saber si alguien quiere seguir hablando o si quiere terminar la conversación?

Si alguna vez se ha preguntado algo parecido a...

"¿Cómo puedo saber si la persona que tengo delante o en mi dispositivo está realmente interesada en hablar conmigo? ¿Hablan sólo por quedar bien o lo hacen de verdad?".

- Kapil B

... o ...

"...¿cómo puedo leer mejor a la otra persona? Soy terrible leyendo entre líneas"

- Raj P

Aprender a ver si alguien quiere seguir hablando o si quiere terminar la conversación puede no ser tan desalentador como parece.

De hecho, sólo hay 4 señales generales a las que debes prestar atención:

1. ¿Ha encontrado intereses comunes?

Durante los primeros minutos de una nueva conversación, las personas suelen estar tensas y nerviosas. Aunque parezcan distantes, eso no significa que no quieran hablar: puede que simplemente no sepan qué decir.

Al cabo de unos minutos, cuando hayas "entrado en calor", te darás cuenta de si la persona hace un esfuerzo por mantener la conversación o permanece pasiva.

A medida que la conversación avanza y sigues haciendo preguntas, es de esperar que encuentres algunos intereses comunes entre vosotros dos, porque las aves de un mismo plumaje sí que se juntan, según una investigación realizada en la Universidad de Cambridge. Basándose en los resultados de este estudio, descubrieron que las personas que mantenían relaciones entre sí eran más propensas a tener rasgos de carácter similares entre sí. Si estássimilar a una persona, tienes más probabilidades de ser su amigo o, en nuestro caso, de mantener una conversación más significativa.

La forma en que esto funciona es a través del efecto del grupo de referencia, lo que significa que cuando juzgamos a los demás, lo hacemos desde nuestro propio punto de vista personal en lugar de una visión objetiva.

Por ejemplo, supongamos que eres un fan de La Guerra de las Galaxias y te cruzas con alguien que no sabe distinguir a Mace Windu de Finn. Desde tu punto de vista, eso es de dominio público. En lugar de tener que explicar la diferencia entre los personajes, es más probable que en el futuro hables con alguien que ya distingue Jakku de Tatooine.

Por este motivo, tenderemos a querer más a las personas que tengan los mismos intereses o el mismo tipo de formación que nosotros.

Cuando encuentres intereses comunes, tendrás mucho más de lo que hablar. La otra persona empezará a sentirse más a gusto, la conversación fluirá mejor y la conexión será mucho más genuina.

He aquí un ejemplo de cómo encontré un interés similar en alguien con quien no creía tener nada en común:

Una chica que conocí una vez me dijo que trabajaba como ayudante en platós de cine. No sé casi nada de grandes platós de cine, pero gracias a hacer una suposición, convertí esta interacción en una conversación interesante. Supuse (correctamente) que a ella también le interesaba el cine en general. Como grabo muchos vídeos para SocialSelf, obviamente creo que hacer películas también es interesante.

Ver también: 399 preguntas divertidas para cualquier situación

Basándome en mi corazonada, le pregunté si ella misma filmaba algo. Como era de esperar, resultó que sí. Tuvimos una conversación estupenda sobre equipos fotográficos, porque supuse que le interesaría ese tipo de cosas.

Encontrar puntos en común puede ser un poco complicado al principio. Para ello querrás:

  1. Haga preguntas personales para averiguar si tienen cosas en común (experiencias comunes, intereses, pasiones, visiones del mundo). Hacer preguntas de seguimiento es una forma estupenda de profundizar un poco más en la conversación y abarcar mucho terreno rápidamente.
  2. Cuando hayas encontrado puntos en común, eso es en lo que querrás basar la conversación. Continúa haciendo preguntas de seguimiento para animar a la otra persona a compartir sus experiencias. Cuando habláis de lo que a ambos os parece interesante, es probable que los dos disfrutéis de la conversación: es una situación en la que todos salís ganando.

2. ¿En qué "mundo" ha pasado más tiempo?

¿La conversación ha girado sobre todo en torno a tus propios intereses y a cosas relacionadas con tu mundo, o ha girado sobre todo en torno a los intereses y el mundo de tu amigo? Una conversación es mitad escucha, mitad habla, así que es buena idea asegurarse de que ambos estáis contribuyendo.

Las investigaciones demuestran que a la gente le encanta hablar de sí misma. Seguro que ya lo sabías, pero investigadores de Harvard descubrieron que cuando hablas de ti mismo, es como una recompensa para tu cerebro. El "centro del placer" de tu cerebro muestra una mayor actividad durante un escáner cerebral cuando encuentras algo especialmente gratificante, como el sexo o la comida. Los psicólogos descubrieron que hablar de ti mismoenciende ese mismo centro de placer.

Según el estudio, si quieres que la otra persona disfrute más de la conversación, asegúrate de que también habla de sí misma.

Una forma rápida de comprobar si la conversación es igualitaria es preguntarte cuántas veces dices la palabra "yo" en comparación con la palabra "tú". Si dices "yo" varias veces más, puedes equilibrar la conversación preguntando cosas como:

"Así es como pasé mi fin de semana. ¿Qué hiciste?"

"¡A mí también me encanta esta canción! ¿No fuiste a verlos en concierto hace unos años?".

"Eso es lo que pensé de este impresionante artículo de SocialSelf sobre la conversación ¿Qué pensaste tú cuando lo leíste?".

Naturalmente, esto sólo funcionará si estás realmente interesado en escuchar la respuesta. Si quieres continuar una conversación con alguien, lo más probable es que eso no sea un problema.

3. ¿Preguntas de la manera correcta?

Por lo general, la persona que más habla suele ser la que más disfruta de la conversación. Si te das cuenta de que eres tú quien más habla, acostúmbrate a terminar tus intervenciones con una pregunta.

Ya habrás oído muchas veces el consejo de hacer preguntas, pero ¿para qué pueden servirte exactamente? Las preguntas te permiten pedir a los demás un consejo, un favor o su opinión sobre algo. Los tres tipos de preguntas pueden servir para mantener la conversación y crear una relación continua con la otra persona. He aquí cómo hacerlo:

Preguntas y consejos es una de las mejores maneras de ganarse a alguien Según el científico social Robert Cialdini, cuando se le pide a alguien un consejo o un favor, se está poniendo en práctica el "efecto Ben Franklin", que demuestra que te gusta más la gente cuando haces algo bueno por ellos .

Cómo El efecto Ben Franklin nos hace más simpáticos

En psicología, la disonancia cognitiva es una forma científica elegante de describir lo que ocurre cuando tus acciones no coinciden con tus creencias. Cuando los pensamientos de la gente no coinciden con lo que hacen en realidad, se produce estrés. Para deshacerse del estrés, cambiarán sus pensamientos para que coincidan con su comportamiento.

Ben Franklin conocía la disonancia cognitiva antes de que estuviera de moda y tuviera un nombre, y utilizó esa idea en sus conversaciones personales. Con frecuencia pedía favores y consejos a los demás. A cambio, la gente le apreciaba porque su cerebro les decía que no harían algo bueno por una persona que no les gustaba. Suena contraintuitivo, pero funciona.

Hacer preguntas para iniciar una conversación puede ser muy eficaz. Por ejemplo, si le pides a alguien que te invite a un café cuando está en su descanso y lo hace, le caerás mejor porque ¿por qué iba a invitar a un café a alguien que no le cae bien? O si le pides a alguien un consejo sobre relaciones y dedica una hora de su día a orientarte, ¿por qué iba a hacerlo si no le caes bien?¿No te gustaba?

Esto hay que hacerlo con cierta delicadeza. 1) El favor no puede ser demasiado engorroso. (Por eso, pedirle a alguien un café mientras se lo está comprando de todos modos es un buen ejemplo). 2) Quieres mostrar agradecimiento por el favor. 3) Quieres dar favores a cambio.

Hacer preguntas no sólo puede mantener la conversación, sino que puede establecer una relación duradera entre dos personas si pides consejo o un favor de vez en cuando. Pedir consejo o un favor demuestra que confías en la otra persona lo suficiente como para que te ayude.

Por supuesto, mantener una conversación preguntando qué piensa de algo es una forma estupenda de conocer mejor a la persona y darle tiempo para hablar de sí misma. Al fin y al cabo, cuando pasas más tiempo en su "mundo", está obteniendo recompensas cerebrales felices al hablar de sus intereses.

Basta con un simple: "Y por eso creo que X es mejor que Y. ¿Qué opinas tú?". Evita preguntar "por preguntar". El método no funcionará a menos que demuestres que valoras su respuesta y que quieres escuchar lo que tiene que decir. (Hacer una pregunta y no interesarte por la respuesta es como pedir un café y no tomártelo).

4. ¿Qué dice su lenguaje corporal?

El Dr. Albert Mehrabian calcula que alrededor del 55% de la comunicación se basa en las expresiones faciales y la postura corporal, lo cual es mucho decir cuando no se dice nada en absoluto.

Por ejemplo, los pies de las personas suelen apuntar en la dirección en la que prefieren ir; si están interesados en la conversación, suelen apuntar hacia ti. Por el contrario, si alguien tiene una postura corporal cerrada, puede que no esté tan interesado en la conversación.

Observar el lenguaje corporal de la otra persona es esencial para comunicarse bien. Una cosa que puedes hacer para fomentar una conexión genuina durante la conversación es sonreír. No cualquier sonrisa, sino una de verdad, con los ojos arrugados y todo. Cuando sonríes durante una conversación, animas a la otra persona a sonreír también. Si también están sonriendo genuinamente, lo más probable es que esténAlgunos dicen que las sonrisas son contagiosas, y hay estudios que sugieren que es cierto.

Un estudio descubrió que cuando las personas veían a otras sonreír, necesitaban menos energía cerebral para sonreír que para fruncir el ceño. Parece que tenemos un sistema de "movimientos faciales emocionales no volitivos", lo que significa que cuando vemos una expresión determinada, es natural que queramos imitarla.

Por ejemplo, si un estudiante está encorvado y aburrido durante una clase, eso no animará al profesor a estar animado y entusiasmado con el material que está enseñando. Por el contrario, si el profesor está muy entusiasmado y se muestra muy apasionado con lo que está haciendo, eso puede animar a los estudiantes a estar más comprometidos y a no jugar al candy crush durante los próximos 45 minutos.

Si tienes una postura corporal abierta y acogedora, lo más probable es que tu interlocutor la imite. Si no se muestra tan receptivo a la conversación como tú y tiene una postura corporal acorde, es posible que no quiera seguir hablando en ese momento.

En resumen

Al mantener una conversación, no hay forma de saber si tienen una cita en 10 minutos o si han tenido un fuerte dolor de cabeza durante todo el día a menos que te lo digan. Es natural no querer estar completamente involucrado en cada conversación que mantienes, que es donde entran en juego estas pistas:

  1. Asegúrate de hablar de algo que os guste a los dos y céntrate en los intereses comunes. De este modo, puedes estar seguro de que la persona disfrutará de la conversación.
  2. Tómate tu tiempo para preguntarte si has estado hablando casi exclusivamente de ti mismo, o si has estado compartiendo el tiempo entre ambos mundos. A la gente le gusta hablar de sí misma, así que dale la oportunidad de hacerlo.
  3. Pregunte a genuino preguntas para pedir opiniones, favores y consejos. Esto abre la conversación al debate y demuestra a la otra persona que confías en ella y que te interesa de verdad lo que dice.
  4. Comprueba tu lenguaje corporal para asegurarte de que transmites una imagen positiva a la otra persona. Es probable que la gente imite tu postura corporal, así que si sonríes y te muestras accesible, es probable que ellos hagan lo mismo.

Cuando estés atento a estas 4 cosas en tus conversaciones, al cabo de un rato, podrás saber fácilmente si alguien quiere seguir hablando o no.

¿Alguna vez has tenido una conversación con alguien y no estabas seguro de si quería seguir hablando? ¿Qué pasó? ¿Viste alguna señal? Me interesa conocer tus experiencias. ¡Házmelo saber en los comentarios!




Matthew Goodman
Matthew Goodman
Jeremy Cruz es un entusiasta de la comunicación y un experto en idiomas dedicado a ayudar a las personas a desarrollar sus habilidades de conversación y aumentar su confianza para comunicarse de manera efectiva con cualquier persona. Con formación en lingüística y una pasión por las diferentes culturas, Jeremy combina su conocimiento y experiencia para proporcionar consejos prácticos, estrategias y recursos a través de su blog ampliamente reconocido. Con un tono amigable y familiar, los artículos de Jeremy tienen como objetivo capacitar a los lectores para que superen las ansiedades sociales, establezcan conexiones y dejen impresiones duraderas a través de conversaciones impactantes. Ya sea navegando en entornos profesionales, reuniones sociales o interacciones cotidianas, Jeremy cree que todos tienen el potencial para desbloquear su destreza comunicativa. A través de su atractivo estilo de escritura y consejos prácticos, Jeremy guía a sus lectores para que se conviertan en comunicadores seguros y articulados, fomentando relaciones significativas tanto en su vida personal como profesional.