Cómo abrirse a la gente

Cómo abrirse a la gente
Matthew Goodman

Tabla de contenido

Incluimos productos que consideramos útiles para nuestros lectores. Si realiza una compra a través de nuestros enlaces, es posible que ganemos una comisión.

"No sé cómo abrirme a la gente. Me siento torpe e incómoda. Sé que es importante dejar entrar a la gente, pero me da miedo. ¿Cómo empiezas a abrirte a alguien si no estás acostumbrada a hacerlo?".

En este artículo, te explicaré los principales problemas que pueden hacer que abrirse se convierta en todo un reto. También te mostraré las mejores estrategias para sentirte más cómodo compartiendo cosas sobre ti mismo.

Por qué es importante abrirse

"¿Es importante abrirse o está sobrevalorado?".

Aprender a abrirse emocionalmente tiene muchos beneficios. Veamos algunos de los más comunes.

1. Mejores amistades

Cuando puedes ser sincero y abierto con tus amigos, puedes disfrutar de relaciones más significativas con ellos. Las buenas amistades incluyen compartir tus sentimientos y necesidades con los demás. Lo ideal es que puedas apoyarte en tus amigos para que te apoyen y te guíen, pero para ello es necesario que te abras a ellos: tienen que saber cómo estar ahí para ti.

2. Relaciones sentimentales más sanas

Las dificultades con la vulnerabilidad pueden causar problemas de intimidad. Piénsalo. Si estás con alguien que nunca comparte lo que siente, siempre estás intentando adivinar si está bien. Si intuyes que algo va mal -pero no te dice lo que es- acabas sintiéndote frustrado, asustado o incluso resentido.

Para que una relación romántica tenga éxito es necesario un cierto nivel de confianza. Y para confiar en alguien, tienes que ser capaz de compartir lo que sientes con esa persona (y viceversa).

3. Mejor salud mental

Reprimir los sentimientos no es bueno para la salud mental. Retenerlos puede hacerlos más fuertes: algunos estudios demuestran que reprimir las emociones aumenta el estrés y la agresividad[]. Si reprimes tus sentimientos, puedes empeorar las cosas al evitarlos, pero si aprendes a abrirte a ellos, puedes aliviarte más rápidamente.

4. Mejor salud física

La contención de los sentimientos no sólo afecta a la salud mental, sino también a la física. Algunos estudios demuestran que la contención de las emociones está relacionada con enfermedades como el cáncer, la diabetes y la obesidad[].

Hay que mencionar que no abrirse a la gente no causa Pero reprimir lo que siente puede hacer que sea más probable que utilice otras estrategias de afrontamiento, como aislarse, beber alcohol, consumir drogas o comer en exceso.

5. Mayor confianza

Aunque pueda parecer extraño, ser vulnerable puede hacer que te sientas más confiado y seguro contigo mismo. Esto se debe a que estás honrando tu verdad y permitiéndote compartirla con los demás. Es un acto de valentía, y esa valentía puede mejorar tu autoestima.

6. Ayuda y apoyo de los compañeros

Si tienes problemas en secreto, la mayoría de la gente no sabrá cómo ayudarte. Algunos seres queridos podrían darse cuenta por los cambios en tu comportamiento o estado de ánimo, pero eso no está garantizado. La mayoría de las veces, si no te abres, la gente no sabrá cómo hablar contigo ni cómo ayudarte, lo que puede hacer que te sientas más solo e inseguro.

Ver también: Los 15 mejores cursos sobre confianza 2021 analizados y clasificados

Retos que dificultan la apertura

"¿Por qué no puedo abrirme a la gente? Cuando lo intento, es como si hubiera algo que me retuviera".

A veces, aprender a abrirse a nuevas personas no es tan fácil como querer hacerlo. En primer lugar, tienes que reconocer los obstáculos que pueden estar interponiéndose en tu camino. Puede que tengas más de un obstáculo, y eso es normal.

Éstas son algunas de las razones más comunes por las que no puedes abrirte a la gente:

1. Miedo a ser juzgado o rechazado

Más que nada, el miedo al rechazo puede dificultar la apertura. Si le preocupa que la gente le juzgue negativamente, puede reprimir sus verdaderos pensamientos o sentimientos. Es una reacción bastante normal. Todos queremos encajar con los demás. Si siente que algo que dice puede no "encajar", puede reprimirse por completo.

2. Tener habilidades sociales limitadas

Si no tienes experiencia en compartir pensamientos o sentimientos con otras personas, puede resultarte incómodo abrirte. Este nivel de vulnerabilidad puede requerir práctica. Necesitas experiencia asumiendo riesgos sociales y, si no la tienes, abrirte puede parecer desalentador.

Además, si tus habilidades sociales son limitadas, es posible que tengas problemas con las señales sociales y la comunicación no verbal. Por ejemplo, puede que no sepas cómo empezar o terminar una conversación y que te preocupe compartir más de la cuenta o decir algo equivocado.

3. Tener antecedentes traumáticos

Puede ser difícil abrirse después de sufrir acoso escolar, maltrato físico u otros acontecimientos traumáticos. El trauma puede cambiar fundamentalmente la respuesta al estrés en el cerebro[]. Eso significa que puedes sentirte ansioso o preocupado muchos años después del acontecimiento. Puedes suponer que van a ocurrir cosas malas, y esa suposición puede llevarte a actuar de forma más cautelosa con los demás.

4. Le han enseñado a no abrirse

Muchas personas crecen en hogares que restringen su apertura a los demás. Por ejemplo, tal vez te hayan dicho que no llores ni actúes con miedo. Puede que hayas aprendido que las emociones son débiles o que es mejor fingir que todo va bien.

La mayoría de los padres no tienen mala intención cuando enseñan estos mensajes. Normalmente, se han transmitido durante muchas generaciones. Pero si nadie te enseñó a expresar tus emociones, puede que te resulte extraño hacerlo más adelante en la vida.

5. Asumir que a la gente no le gustará tu verdadero yo

Si te sientes inseguro de ti mismo, es posible que asumas que no gustarás a los demás si llegan a conocerte de verdad, sin pulir. Este pensamiento negativo puede impedir automáticamente que te abras. Puede que sientas que tus emociones son estúpidas y que ese juicio te impida querer hablar de ellas.

6. No querer afrontar tus sentimientos

Si no sabes identificar cómo te sientes, puede ser difícil abrirse. Muchas personas no aprenden esta habilidad en la infancia, sino que aprenden que la gente responde a, ¿Cómo estás? con respuestas como "bien" o "estupendo".

Es fácil negar que se tienen sentimientos. Incluso se puede dar por sentado que los sentimientos son malos, por lo que se intenta evitar pensar en ellos. Pero negar o restar importancia a los sentimientos dificulta la apertura a los demás. Si no se sabe lo que ocurre dentro de uno mismo, puede resultar imposible compartirlo con otra persona.

7. Asumir que a la gente no le importará

Es común pensar que a la gente no le importan tus pensamientos personales o que no quieren que les molestes. Es cierto que no debemos utilizar a nuestros amigos como terapeutas ni hablar sin parar de nosotros mismos, pero tus amigos sí quieren conocerte más allá del nivel superficial.

Si nunca compartes algo personal, corres el riesgo de quedarte estancado como un conocido.

Consejos prácticos para abrirse a la gente

Aprender a dejar entrar a la gente en tu vida no es cosa de un día para otro, sino que suele requerir pasos de bebé. Necesitas practicar compartiendo sentimientos a lo largo del tiempo y con personas seguras en las que confíes.

Veamos algunas de las mejores estrategias para abrirse.

1. Identifica tus miedos a abrirte

No reprimimos nuestros sentimientos sin una buena razón. Puede ayudar hacer un examen de conciencia.

A ver si recuerdas alguna ocasión en la que abrirte no fuera bien

Es importante ser consciente de los antecedentes de rechazo o vergüenza. A veces, basta una mala experiencia para sentirse inseguro con otras personas.

He aquí algunos ejemplos comunes de rechazo:

  • Que te digan que "lo superes" cuando expresas tu emoción.
  • Que se rían de ti en grupo.
  • Pedir ayuda y ser rechazado por ello.
  • Que se rían de ti o te griten por llorar.
  • Que te digan que actúas de forma dramática o irracional.
  • Intentar mantener la compostura tras sufrir acoso u otras críticas.

Recuerda que la mayoría de la gente no quiere herir tus sentimientos intencionadamente. En general, a muchas personas les cuesta expresarse emocionalmente. Si se sienten incómodas con la vulnerabilidad, es más probable que se sientan incómodas si tú intentas hacerlo.

Piensa en los mensajes que te dices a ti mismo sobre la apertura

Piense en su diálogo interno sobre la vulnerabilidad y la expresión emocional. Podemos mantener juicios rígidos sobre lo que realmente significa compartir sentimientos.

Ver también: Qué hacer si pasas demasiado tiempo con un amigo

Algunas sentencias comunes son:

  • A nadie le importará lo que tenga que decir.
  • Mis sentimientos son estúpidos.
  • Si comparto lo que siento, la gente se reirá de mí.
  • Nadie entenderá mis sentimientos.
  • No le gustaré a nadie si actúo con debilidad.
  • En primer lugar, no debería sentirme así.
  • No puedo confiar en los demás.
  • La gente me hará daño si no mantengo la guardia alta.

Si alguno de estos juicios le resuena, escríbalo en un diario y, a continuación, dedique unos minutos a responder lo siguiente:

  • ¿De dónde viene este pensamiento?
  • ¿En qué medida cree en este pensamiento en una escala del 1 al 10?
  • ¿Qué pruebas tiene que apoyen este pensamiento?
  • ¿Qué cambiaría si dejaras de creer en este pensamiento?
  • Cualquier otra opinión que se me ocurra.

Una vez que hayas identificado tus principales miedos, puedes empezar a actuar para cambiar. Recuerda que es normal seguir sintiendo miedo, pero cuanto más intentes cambiar tus hábitos, menos miedo te dará la vulnerabilidad.

2. Saber que no es necesario ser vulnerable para ser personal

Es importante que puedas ser vulnerable con tus amigos más íntimos, pero la mayoría de las veces, ser personal puede ser suficiente para establecer una conexión más estrecha con alguien.

Cosas que son sólo personales

Estos son ejemplos de cosas que puedes compartir con quien quieras entablar una relación más estrecha.

  • Sueña con lo que querías ser de niño.
  • Tu música, libros o películas favoritos.
  • Qué prefiere hacer en su tiempo libre.
  • Su estado emocional, como sentirse un poco nervioso, excitado, cansado.
  • Lo que le motiva en la vida.

Cosas personales que pueden hacerte vulnerable

Estos son ejemplos de cosas que conviene compartir con amigos de confianza.

  • Sus mayores miedos o preocupaciones.
  • Condiciones médicas.
  • Desafíos en su familia.
  • Luchas y dificultades que no sueles compartir.

Al final, tú decides lo que te hace sentir vulnerable o no.

3. Compartir cosas personales relacionadas con el tema actual

Cuando hables con conocidos, háblales de ti cuando sea relevante para el tema del que estás hablando.

  • Si hablas del tiempo, puedes compartir algo sobre tu tipo de tiempo favorito o dónde preferirías vivir.
  • Si hablas de tus padres, puedes compartir cómo fue tu infancia.
  • Si hablas de tu lugar de origen, puedes contar un poco por qué decidiste mudarte.

Al hacer un comentario personal basado en el tema que estás tratando, hablar de ti mismo te resultará más natural y te ayudará a superar la charla inicial.

Con los amigos íntimos, no hace falta ceñirse a un tema como cuando hablas con conocidos. Puedes empezar simplemente "Hay una cosa en la que he estado pensando...".

4. Volverse gradualmente más personal con alguien

Para que dos personas estrechen lazos, tienen que ir conociéndose poco a poco. Ser demasiado personal demasiado rápido puede resultar desagradable. No abrirse nunca puede hacer que una amistad se quede estancada en la fase de conversaciones triviales y se esfume.

Por otra parte, dos personas pueden hacerse amigas sorprendentemente rápido, siempre que se abran poco a poco la una a la otra[].

He aquí algunas pautas para abrirse poco a poco:

  • Con alguien que acabas de conocer: Preguntar algo ligeramente personal relacionado con lo que ya se está hablando. Ejemplos: compartir y preguntar sobre qué comida, películas, música o libros le gustan.
  • Con alguien con quien has hablado unos minutos: Compartir su estado emocional, como sentirse nervioso o excitado.
  • Con un conocido con el que te cruzas de vez en cuando: Compartir lo que has estado haciendo desde que os conocisteis o lo que te entusiasma. Compartir algo que te preocupa, como una próxima tarea en el trabajo.
  • Con un amigo ocasional: Preguntas personales como cuáles son sus sueños o miedos en la vida, si quieren tener hijos, qué buscan en una pareja o de qué se arrepienten en la vida.
  • Con un amigo íntimo: Desafíos en tu familia, el duelo de un ser querido, cosas que pueden hacerte llorar, secretos que no sueles contar a nadie.

Recuerda que suele ser el propio acto de abrirse el que te acerca a la gente[].

5. Intenta hacer afirmaciones en lugar de preguntas

A veces, las personas evitan hablar abiertamente de sus sentimientos haciendo demasiadas preguntas. Por ejemplo, si sientes miedo ante un próximo proyecto, es posible que no dejes de preguntar a tu compañero de trabajo, ¿crees que lo tienes todo preparado?

Intenta ser más consciente de la frecuencia con la que haces preguntas. Desafíate a ti mismo y practica hacer afirmaciones en su lugar. En lugar de hacer esa pregunta a tu compañero de trabajo, podrías decir, Estoy nerviosa porque no tenemos todo listo.

6. Utilizar las declaraciones I

En lugar de decir "Te preocupa cuando..." di "Me sentí preocupado cuando..." Cuando haces este cambio, hablas de ti mismo en lugar de hablar de la gente en general, lo que hace que la conversación sea más honesta y personal.

Al igual que es importante utilizar afirmaciones en lugar de preguntas, también lo es hacer que los derecha afirmaciones. No culpes a los demás de cómo te sientes. En lugar de decir, me estás haciendo enfadar, puedes decir, Me enfado cuando no contestas a mis llamadas.

Las afirmaciones con "yo" te hacen responsable de tus sentimientos y te obligan a abrirte a los demás. También pueden ser muy útiles si no estás de acuerdo con alguien. En lugar de atacar a la otra persona, las afirmaciones con "yo" te obligan a centrarte en tu contribución a la dinámica.

7. Intenta abrirte más empezando por Internet

A algunas personas les resulta más seguro abrirse en línea que en la vida real. Describir primero cómo te sientes en línea puede ayudarte a sentirte más cómodo expresando tus emociones. Puedes intentarlo haciendo preguntas, comentando y compartiendo historias en tablones de mensajes o foros. La mayoría de los usuarios son comprensivos y compasivos.

Sólo recuerda que escribirlo todo no es un sustituto completo de la vulnerabilidad interpersonal. Está muy bien hacer amigos online, pero también es importante saber cómo conectar con la gente en el mundo real.

Sitios como r/offmychest y r/trueoffmychest pueden ayudarte a empezar.

8. Compartir algo que "da un poco de miedo" con un amigo o compañero

Probablemente sepas qué es esa "cosa que te da miedo". Puede ser cualquier cosa: tu depresión, algo que viviste en la infancia, los problemas de tu matrimonio... Sea lo que sea, haz un plan para practicar cómo compartirlo con alguien de confianza.

Para iniciar la conversación, empieza diciendo, Quiero desahogarme. No es nada sobre ti en particular. Sólo necesito desahogarme. ¿Te parece bien?

Lo más probable es que digan que sí. A partir de ahí, puedes describir lo que te da miedo. Si te sientes avergonzado o incómodo, no pasa nada por compartir esos sentimientos. Estás practicando la honestidad.

La mayoría de las veces, tus amigos te apoyarán y serán compasivos, sobre todo si saben que te lo has estado guardando. Si te juzgan o son mezquinos, es señal de que no estás en una relación sana.

9. Considerar la terapia

Aprender a dejar entrar a la gente a veces requiere trabajar algunas inseguridades o traumas graves. Puede que lo mejor sea colaborar con un profesional de confianza si necesitas este apoyo. Quizá te apetezca empezar por consultar algunos proveedores de terapia online.

Pruebe la terapia cognitivo-conductual

La terapia cognitivo-conductual (TCC) es una terapia específica que se centra en cambiar sus pensamientos y comportamientos negativos. Por ejemplo, si tiene la creencia de que a nadie le importan sus sentimientos, un terapeuta de TCC puede ayudarle a cuestionar ese pensamiento.

Con el tiempo, este proceso puede ayudarte a sentirte mejor. Aprendes a asumir riesgos sociales más adecuados y aprendes habilidades de afrontamiento para gestionar la angustia si surge.

Recomendamos BetterHelp para la terapia online, ya que ofrecen mensajería ilimitada y una sesión semanal, y son más baratos que ir a la consulta de un terapeuta.

Sus planes comienzan en $64 por semana. Si usas este enlace, obtienes un 20% de descuento en tu primer mes en BetterHelp + un cupón de $50 válido para cualquier curso de SocialSelf: Haz clic aquí para saber más sobre BetterHelp.

(Para recibir su cupón de 50$ de SocialSelf, regístrese con nuestro enlace. Después, envíenos por email la confirmación del pedido de BetterHelp para recibir su código personal. Puede utilizar este código para cualquiera de nuestros cursos).

Únase a un grupo terapéutico

Los grupos de terapia requieren cierto grado de vulnerabilidad. No se le obliga a compartir nada en particular, pero las conversaciones pueden ayudarle a salir de su zona de confort. Hay grupos para todo tipo de temas: duelo y pérdida, ansiedad, depresión y apoyo general.

Puedes encontrar un grupo por:

  • Buscar un grupo terapéutico local en Internet.
  • Pedir a su médico de atención primaria que le remita a un especialista.
  • Consulta con tu universidad local.
  • Probar en un centro comunitario de salud mental.

Cuando estés en el grupo, practica compartiendo más cosas sobre ti. Si algo te disgusta esa semana, ponte como objetivo hablar de ello en el grupo.

Recuerda que estas personas dedican tiempo (y normalmente dinero) a crecer y practicar habilidades sociales. Aunque cometas errores, para eso están estos grupos.

10. Establezca sus límites personales

Abrirse a todo el mundo no es el objetivo. No hace falta que cuentes toda tu vida cuando conoces a un desconocido. Eso puede ser inapropiado y desagradable.

En lugar de eso, piensa en los límites que quieres establecer en tus relaciones. Está bien mantener algunas cosas en privado. También es razonable compartir ciertos sentimientos con algunas personas y evitar hablar de ellos con otras.

Si no sabes por dónde empezar, lee esta guía de límites de Love Is Respect.

Cómo conseguir que la gente se abra a ti

Una vez que aprendes a abrirte a alguien, es lógico que también quieras que se sienta cómodo a tu lado. Aquí tienes algunos consejos importantes que debes recordar.

1. Haga preguntas directas

Si elude el tema, es posible que se sienta incómodo o ansioso. En lugar de eso, intente ser más directo y franco.

Por ejemplo, puedes preguntarle a alguien con quien has estado saliendo: "¿Cómo te sientes sobre cómo van las cosas entre nosotros en este momento?" O, puedes preguntarle a un amigo: "¿Cómo te has sentido las últimas semanas desde que murió tu abuela?".

2. Practicar la escucha activa

Escuchar activamente significa prestar toda tu atención cuando otra persona habla. No te limites a escuchar para saber qué decir a continuación. Escucha con la intención de comprender y conectar. Intenta ser lo más curioso y estar lo más presente posible durante tus interacciones.

Para mejorar tu capacidad de escucha activa, consulta esta guía paso a paso de Lifehack.

3. No hagas suposiciones

Es fácil descartar a las personas con juicios rápidos, pero si las juzgas antes de conocerlas, puede que estés emitiendo energía negativa.

En cambio, cuando interactúes con un desconocido, dite a ti mismo, Me interesa saber más sobre esta persona. Este mantra te ayudará a recordar que debes mantener la curiosidad y la mente abierta.

4. Validar sus emociones

Validar las emociones de alguien le hace saber que comprendes sus experiencias. Cuando alguien se siente validado, es más probable que confíe en ti y disfrute de tu compañía.

Puedes validar a alguien con afirmaciones como:

  • Puedo entender por qué te sientes así.
  • Eso tiene mucho sentido.
  • Parece que lo has hecho lo mejor que has podido.
  • Tienes todo el derecho a sentirte ____.

Por ejemplo, si te dicen que están siendo estúpidos, dramáticos o "demasiado emocionales", hazles saber que no los ves de esa manera.

Aprender a establecer relaciones significativas

El primer paso para abrirse a la gente es encontrar Es difícil establecer contactos sólidos si no tienes amigos.

Aquí tienes algunos consejos para hacer nuevos amigos:

1. Sé amable con todas las personas que conozcas

Acostúmbrate a ser amable e interactivo con la gente que te rodea. Puedes hacerlo saludando a la gente cuando la veas con un simple, Hola, ¿cómo estás? También puedes sonreír a los desconocidos cuando te los cruzas por la calle.

Ser simpático no garantiza que hagas amigos automáticos, pero es una actitud importante para estar abierto a conocer gente nueva. Tener una personalidad simpática demuestra que te interesa el mundo que te rodea.

2. Profundizar en las relaciones existentes

Algunas amistades son simplemente casuales, y eso está bien. Pero profundizar en tus amistades te ayuda a abrirte a la gente. Cuando "profundizas", demuestras tu voluntad de confiar y apoyar a la otra persona. Es una parte importante de una relación significativa.

Puedes profundizar en tu amistad validando sus sentimientos y haciéndole preguntas más profundas. Por ejemplo, si un amigo te dice que está estresado por el trabajo, hazle saber que su situación parece difícil y pregúntale qué es lo más duro para él.

También puedes profundizar en la amistad compartiendo sentimientos sobre determinadas situaciones. Por ejemplo, si alguien te cuenta que tiene que mudarse a otra ciudad, puedes compartir que te sientes triste por su marcha. Compartir sentimientos no consiste en hacer que la conversación gire en torno a ti, sino en reconocer que tienes emociones y que se las confías a tus amigos.

3. Diga sí a más invitaciones sociales

Es importante socializar con regularidad si quieres hacer amistades. Al fin y al cabo, ¡las buenas personas no aparecen de la nada! Esfuérzate por acudir a eventos, fiestas y reuniones sociales.

Cuando llegues, márcate el objetivo de hablar con al menos dos personas nuevas. Intenta pensar de antemano en uno o dos temas de conversación, como qué les hizo decidirse a venir o a quién conocen en el acto. No tienes que planificar demasiado esta conversación, pero si te pones nervioso en situaciones sociales, puede ayudarte ensayar tus líneas unas cuantas veces.

4. Conocer gente con intereses similares

Si quieres hacer más amistades, tienes que salir a la calle. Únete a un club o a un Meetup para conocer a otras personas con ideas afines. Haz el esfuerzo de charlar con la gente antes y después del evento.

Intenta conseguir el número de teléfono de alguien para fomentar algo más que una amistad esporádica. Puedes ponerte en contacto con él con un texto como, Me ha encantado hablar contigo esta noche. Avísame si quieres tomar un café este fin de semana. Espero verte en el próximo evento.




Matthew Goodman
Matthew Goodman
Jeremy Cruz es un entusiasta de la comunicación y un experto en idiomas dedicado a ayudar a las personas a desarrollar sus habilidades de conversación y aumentar su confianza para comunicarse de manera efectiva con cualquier persona. Con formación en lingüística y una pasión por las diferentes culturas, Jeremy combina su conocimiento y experiencia para proporcionar consejos prácticos, estrategias y recursos a través de su blog ampliamente reconocido. Con un tono amigable y familiar, los artículos de Jeremy tienen como objetivo capacitar a los lectores para que superen las ansiedades sociales, establezcan conexiones y dejen impresiones duraderas a través de conversaciones impactantes. Ya sea navegando en entornos profesionales, reuniones sociales o interacciones cotidianas, Jeremy cree que todos tienen el potencial para desbloquear su destreza comunicativa. A través de su atractivo estilo de escritura y consejos prácticos, Jeremy guía a sus lectores para que se conviertan en comunicadores seguros y articulados, fomentando relaciones significativas tanto en su vida personal como profesional.