Cómo ayudar a un amigo a superar una ruptura (y qué no hacer)

Cómo ayudar a un amigo a superar una ruptura (y qué no hacer)
Matthew Goodman

Incluimos productos que consideramos útiles para nuestros lectores. Si realiza una compra a través de nuestros enlaces, es posible que ganemos una comisión.

Ver a un amigo pasar por una ruptura difícil es duro. A menudo tienen el corazón roto y luchan por aceptar un cambio importante en su vida.

Probablemente ya sepas que no puedes arreglar la ruptura de tu amigo, pero quizá quieras hacer algo para ayudarle. El problema es que es difícil saber cómo y por dónde empezar.

Afortunadamente, hay cosas que puedes hacer para que el final de una relación le resulte más fácil a tu amigo y, de paso, cuidar de ti mismo.

Cómo ayudar a un amigo a superar una ruptura

Una persona que acaba de ser abandonada suele ser especialmente vulnerable. Como amigo, querrás apoyarla, pero no siempre es fácil saber qué la ayudará realmente y qué la hará sentirse peor.

Estas son algunas de las cosas más importantes que puedes hacer para ayudar a tu amigo a procesar el final de su relación.

1. Demuéstrale a tu amigo que estás ahí para él

Una de las cosas más importantes que puedes hacer por tu amigo es simplemente estar a su lado. Necesita saber que la ruptura de su relación no significa que tenga que afrontarlo todo solo a partir de ahora.

Estar ahí para alguien puede significar cosas distintas para cada persona. Aunque a menudo pensamos en estar con alguien físicamente, suele ser más importante que estés emocionalmente disponible para él y dispuesto a escucharle. Si vivís lejos, puede que sea más importante mantener llamadas o conversaciones de texto regulares que noches de cine o días fuera.

Puede que tu amigo se sienta especialmente inseguro tras la ruptura y le preocupe ser una carga para los demás. Puede que incluso le preocupe perderte a ti también. Tranquilízale diciéndole que no le has puesto un límite de tiempo para recuperarse y que estás cuidando tanto de ti como de él.

No te quejes a tu amigo de que su ruptura te hace sentir estresado. Cuando tu amigo está lidiando con el desamor, necesita utilizar todos sus recursos emocionales para cuidarse a sí mismo, no para tranquilizarte a ti.

2. Responde a las necesidades de tu amigo

No existe un único mapa o guía sobre cómo puedes ayudar a tu amigo a superar las consecuencias emocionales de una relación rota. Intenta responder a sus necesidades en lugar de darle lo que supones que necesita.

Pregúntale a tu amigo qué necesita, pero no des por sentado que sabe la respuesta. Cuando preguntes, "¿Qué puedo hacer para ayudar ahora mismo?" no es raro que respondan con, "No lo sé. Sólo desearía que no doliera tanto". Asegúrales que no pasa nada si no tienen una respuesta y que estás ahí para lo que necesiten.

A menudo es más fácil para ellos decirte si algo les va a ayudar o no que aportar sus propias ideas. Intenta ofrecerles sugerencias como, "¿Ayudaría si viniera esta noche?"

Puede ser útil intentar pensar en cómo puedes ayudarles a satisfacer sus necesidades emocionales actuales. Algunas de las necesidades más comunes durante una ruptura son:

  • Necesidad de sentirse querido
  • Necesidad de sentir esperanza
  • Necesidad de sentirse seguro
  • Necesidad de sentirse importante
  • Necesidad de sentirse atractivo
  • Necesidad de validar sus sentimientos de rabia y traición.
  • Necesidad de aprender a confiar de nuevo
  • Necesidad de creer que esto no se debe a que sean malas personas o estén "rotas".

Por ejemplo, si a tu amigo le cuesta sentirse atractivo, puedes acompañarle al gimnasio o sugerirle que vayáis juntos a comprar ropa. Si dependía económicamente de su ex, puedes elaborar con él un presupuesto económico que le ayude a sentirse más seguro.

3. Ofrecer apoyo en tareas prácticas

Lidiar con emociones fuertes en torno a una ruptura requiere mucha energía. Puede hacer que las tareas cotidianas parezcan inmanejables. Ofrecerte a ocuparte de algunas de estas tareas puede ser más útil de lo que imaginas.

Ocuparte de cosas prácticas, como fregar los platos o llevarle la comida, ayuda a tu amigo de varias maneras. En primer lugar, le demuestras que comprendes lo difíciles que son estas tareas en ese momento, lo que puede reducir la vergüenza o el estigma que pueda sentir por lo mucho que le está costando.

En segundo lugar, les ayuda a sentir que no se enfrentan a todo solos. Saber que otras personas se preocupan por ellos y les cubren las espaldas puede hacer que el futuro sea un poco menos aterrador. Por último, realizar este tipo de tareas esenciales les permite conservar su energía y utilizarla para ayudarles a recuperarse.

La comida y la limpieza son tareas especialmente importantes en este sentido, ya que ayudan a mantener físicamente sano a tu amigo mientras sobrelleva su duelo. También hay algo personal y afectuoso en que alguien cocine para nosotros. Puedes preguntarle: "¿Te gustaría que cocinara algo para ti?" o "¿Quieres que vaya a tu casa, te prepare la comida y luego te ayude con las tareas domésticas?".

Si tu amigo lo está pasando realmente mal, puedes ofrecerle que se quede contigo durante un tiempo. Esto es especialmente útil si vivía con su ex novio o novia, pero estar en un lugar diferente puede ayudar a eliminar los recuerdos regulares de su relación y te facilita la ayuda con tareas más prácticas.

4. Respeta los límites de tu amigo

Es fácil centrarnos tanto en cuidar de nuestro amigo y atenderle en un momento difícil que olvidamos que no nos corresponde a nosotros arreglarle. Podemos sobrepasar sus límites, y puede que no disponga de los recursos emocionales necesarios para afrontarlo.

El hecho de que alguien esté sufriendo una ruptura no significa que no pueda elegir cómo afrontarla. Por ejemplo, si no quiere que le laves la ropa o le lleves comida, es su decisión. La ayuda sólo es útil si realmente ayuda.

Tu amigo puede darte los siguientes tipos de "no":".

Un "no" educado: la otra persona quiere decir que sí, pero dice que no para evitar ser una carga. Es posible que haya sido socializada para rechazar las ofertas de ayuda. Puede que no quiera molestar a los demás ni armar jaleo, así que dice que no aunque realmente quiera ayuda[].

Un "no" suave: la otra persona rechaza una oferta de ayuda que realmente no desea. Intenta evitar ser grosera mostrándose amable.

Cuando intentas ayudar a alguien que está disgustado, puede resultar difícil distinguir entre un "no" educado y un "no" suave. Afortunadamente, puedes afrontar ambos tipos de "no" de la misma manera.

En primer lugar, respeta la negativa. Nunca anules el no de otra persona, aunque creas que sólo está siendo educada.

Ver también: Qué hacer si eres tímido en Internet

En segundo lugar, demuestre que no los considera una carga y que su oferta de ayuda es sincera.

Intenta decirlo, "Me gustaría ayudarte en lo que pueda. Estoy pensando en..., pero por favor, di si hay otra cosa que sería mejor".

5. Aleja a tu amigo del autosabotaje

Desgraciadamente, a muchos nos cuesta cuidarnos cuando ya nos sentimos mal. A menudo tendemos a autosabotearnos cuando ya nos duele algo[].

Después de una ruptura, tu amigo puede sentir la tentación de hurgar en sus heridas emocionales, lo que puede significar releer los mensajes de texto de su ex, cuestionar todos los recuerdos felices de la relación o crear perfiles falsos en las redes sociales para ver lo que su ex hace y dice ahora.

Ver también: Cómo saber si alguien quiere hablar contigo - 12 maneras de saberlo

Evidentemente, no puedes controlar lo que hace tu amigo, pero puedes intentar apartarle con delicadeza de actividades que sabe que sólo le harán más daño. No se trata de que se avergüence de querer ver lo que hace su ex, sino de ofrecerle alternativas que probablemente no le causen el mismo dolor.

Asegúreles que es completamente normal querer repasar este tipo de cosas y buscar respuestas, aunque sepan que no les va a servir de nada. Intente comprender qué les impulsa a repetir experiencias dolorosas. Pregúnteles si hay algo que pueda hacer para ayudarles a encontrar un mecanismo de afrontamiento más sano. Por ejemplo, si releen los mensajes de texto a altas horas de la noche porque echan de menos recibir un mensaje de buenas noches de su ex,intenta enviarles un mensaje cada noche recordándoles que estás ahí para ellos.

En la mayoría de los casos, es mejor para ellos evitar las redes sociales de su ex, pero bloquear o silenciar las cuentas de alguien puede resultar sorprendentemente definitivo[] Puedes ofrecerte a ayudar a tu amigo revisando sus redes sociales y silenciando a su ex por él.

6. Apoya a tu amigo para que haga cambios saludables

Ayudar a tu amigo a superar una ruptura no sólo significa apartarle del autosabotaje, también puedes ayudarle a aprovechar esta oportunidad para hacer cambios saludables en su vida.

Cada persona intentará hacer cambios distintos, así que adapta tu ayuda a sus necesidades específicas: ayúdale a elegir algunas cosas nuevas para su piso, acompáñale a probar nuevas aficiones o permítele pensar en su futuro profesional.

El periodo posterior a una ruptura puede ser enormemente creativo. Una ruptura puede hacer que las personas se sientan inseguras sobre su identidad, lo que puede empeorar significativamente las cosas.[] Ayudarles a encontrar las cosas que les hacen únicos puede ayudarles a redescubrir su propia identidad.[]

Desgraciadamente, tu amigo también está dolido y puede reaccionar precipitadamente, lo que no es bueno para él a largo plazo. Además, es poco probable que sepa distinguir entre reacciones precipitadas y un crecimiento sano.

Sé sincero con tu amigo sobre si crees que un cambio concreto es útil o no. Anímale a que piense detenidamente antes de tomar decisiones vitales importantes e irreversibles demasiado deprisa, pero reconoce también que es él quien tiene la última palabra.

7. Acepta que tu amigo se repita

Procesar una mala ruptura lleva su tiempo. Es probable que tu amigo tenga preguntas que ninguno de los dos podáis responder y quejas que ninguno de los dos podáis solucionar. Eso no significa que no necesite hablar de ellas.

Ayudar a un amigo a superar el final de una relación suele significar tratar los mismos temas una y otra vez, lo que puede resultar frustrante, sobre todo a medida que pasan las semanas. Este tipo de repetición forma parte de la manera en que tu amigo intenta dar sentido a lo ocurrido, así que intenta ser paciente.

Aunque es natural, este tipo de repetición puede volverse perjudicial si se prolonga demasiado. Tu amigo podría caer en la rumiación, que es cuando tenemos los mismos pensamientos una y otra vez sin llegar a conclusiones útiles ni sentirnos mejor.

La rumiación se asocia a mayores índices de ansiedad y depresión[] Anima a tu amigo a establecer límites en torno a su rumiación, ya sea en sus propios pensamientos o en voz alta contigo. Dale espacio para hablar, pero intenta establecer límites antes de intentar distraerle.

Se podría decir, "Creo que has llegado a la fase en la que tus pensamientos dan vueltas en círculos. Siempre estoy aquí para escucharte, pero no creo que esto te esté ayudando a sentirte mejor. ¿Qué tal si seguimos hablando de esto mientras caminamos hacia el parque y luego hablamos de algo más positivo cuando lleguemos? ¿Crees que eso podría ser más útil?".

8. Proporciona distracciones cuando tu amigo esté preparado

Pasar por una ruptura puede ser intenso y consumirlo todo. Cuando tu amigo esté preparado, puede ser útil proporcionarle un "espacio libre de ex" en el que pueda distraerse de su dolor.

Intenta encontrar una actividad que le guste a tu amigo y en la que pueda concentrarse. Las actividades físicas, como bailar o montar en bicicleta, pueden ser especialmente eficaces, así como cualquier cosa creativa, como el arte o hacer música. Incluso algo sencillo, como tomar un café y hablar de otros temas, puede bastar para darle un pequeño respiro.

Asegúrate de que todo lo que planeas es fácil de cancelar. No se trata sólo de pasar un día estupendo, sino de distraer a tu amigo y hacerle sentir mejor. Habrá veces en que no sea así. Demuestra que antepones tu amigo a todo lo demás siguiéndole la corriente y yéndote directamente a casa si se encuentra mal.

9. Indica a tu amigo otras fuentes de ayuda

Por mucho que te preocupes por tu amigo, no puedes satisfacer todas sus necesidades todo el tiempo. Hazle saber que hay otras personas y servicios que pueden ayudarle en momentos concretos o con problemas específicos. Por ejemplo, puedes animarle a que hable con un terapeuta o acuda a su médico.

Recomendamos BetterHelp para la terapia online, ya que ofrecen mensajería ilimitada y una sesión semanal, y son más baratos que ir a la consulta de un terapeuta.

Sus planes comienzan en $64 por semana. Si usas este enlace, obtienes un 20% de descuento en tu primer mes en BetterHelp + un cupón de $50 válido para cualquier curso de SocialSelf: Haz clic aquí para saber más sobre BetterHelp.

(Para recibir su cupón de 50$ de SocialSelf, regístrese con nuestro enlace. Después, envíenos por email la confirmación del pedido de BetterHelp para recibir su código personal. Puede utilizar este código para cualquiera de nuestros cursos).

Mantente alerta a las señales de autolesión y pensamientos suicidas. Si hablan de esos temas, no reacciones exageradamente pero tómatelos en serio. Escucha lo que tienen que decir y dirígelos a servicios como el Suicide and Crisis Lifeline (llama al 988 desde cualquier estado de EE.UU.), The Samaritans (llama al 116 123 en el Reino Unido) o la línea de crisis por suicidio de tu país.

10. Recuerda que tu amigo puede volver con su ex

Al igual que las relaciones, las rupturas no siempre Si su relación anterior era buena, puede que esto no sea malo, pero seguirá necesitando ayuda para reconstruir su confianza. Sin embargo, si estaba en una relación abusiva, verle volver con su ex puede ser desgarrador.

Las personas que sufren malos tratos suelen volver con su maltratador siete u ocho veces antes de dejarlo definitivamente[] Como amigo suyo, puede que quieras hacer todo lo posible para evitar que vuelva con alguien que le hace daño, pero puede que sea más importante asegurarte de que se siente lo bastante seguro como para hablar contigo de lo que le ocurre.

Presionar a tu amigo para que no vuelva puede hacer que se sienta demasiado avergonzado para volver a pedirte ayuda. En lugar de juzgarle, intenta decirle, "Me preocupa mucho tu decisión de volver. Espero que todo salga como crees, pero siempre estoy aquí y dispuesta a ayudarte si no es así. Pase lo que pase, no tienes por qué afrontarlo sola".

Qué no hacer cuando se rompe la relación con un amigo

Puede ser fácil cometer un error cuando tu amigo se siente triste y vulnerable al final de su relación. Aquí tienes algunas cosas que debes evitar si quieres hacerle sentir mejor.

1. No des por sentado que tus sugerencias funcionarán

Compartir tus estrategias de afrontamiento puede ser útil, pero no hay garantía de que las cosas que tú encuentras útiles funcionen igual de bien para tu amigo. Ofrece sugerencias en lugar de soluciones.

Por ejemplo, no digas, "Necesitas tener un perro/gato. Yo lo hice y nunca volví a pensar en mi ex".

En su lugar, di, "No sé si te funcionará, pero a mí me ayudó mucho tener una mascota con la que volver a casa tras mi ruptura. Estaré encantada de ir al refugio contigo si crees que puede ayudarte".

2. No busques el lado positivo de la ruptura de tu amigo

Muchos de nosotros nos sentimos tan incómodos con el dolor emocional que intentamos trivializar los sentimientos de los demás buscando el lado positivo de los acontecimientos tristes.

Cuando la gente dice cosas como, "Al menos ya no tendrás que escuchar la horrible música de tu ex". En realidad, rara vez están dando a su amigo lo que necesita. En cambio, este tipo de declaraciones tienen más que ver con hacerse sentir menos incómodo.

Una buena regla general para las frases "al menos" es que no se debe decir nada que no se diría en un funeral. Las rupturas de relaciones serias o duraderas no se deben sólo a la pérdida de una cita, sino que pueden sentirse como si estuvieran perdiendo todo el futuro que veían por delante.

Respeta su dolor y deja los comentarios de "al menos" para cuando se sienta mucho mejor.

3. No vilipendies al ex de tu amiga

Cuando alguien ha hecho daño a tu amigo rompiendo con él, es fácil verle como el villano. El problema es que probablemente tu amigo siga teniendo al menos algunos sentimientos positivos hacia él que tendrá que superar.

Apoyar a un amigo no tiene por qué significar demonizar a su ex. todos Escucha las cualidades buenas y malas de tu amigo y asegúrale que todo irá bien.

Sé especialmente cauteloso a la hora de diagnosticar a su ex o de llamarle maltratador a menos que estés realmente seguro. Afecciones como el trastorno narcisista de la personalidad o el trastorno límite de la personalidad son problemas de salud mental graves, y no es útil ni para ti ni para tu amigo intentar diagnosticar a su ex.

4. No sientas la necesidad de dar grandes consejos

Ayudar a tu amigo a sentirse mejor no significa que tengas que tener todas las respuestas. Muchas veces, tu amigo sólo querrá hablar de sus problemas. En realidad, no busca que le des consejos ni que arregles nada.

No tienes por qué responder a todo lo que te digan. Lo más importante es que tu amigo se sienta comprendido y atendido.

5. No fomentes el consumo excesivo de alcohol

Hay absolutamente un lugar para pasar una noche de borrachera con los amigos íntimos después de una ruptura, pero vigila la relación de tu amigo con el alcohol. Beber para controlar el dolor y la soledad no es sano ni eficaz, y es más fácil evitar los problemas que solucionarlos después. El alcohol puede exacerbar tanto la ansiedad como la depresión[].

Si te preocupa que tu amigo consuma alcohol, intenta sugerirle actividades que le distraigan y que no impliquen beber. Podéis hacer un viaje por carretera, ir al gimnasio o ver una película.

Cómo cuidarte durante la ruptura de tu amigo

Ayudar a un amigo a superar una ruptura no sólo tiene que ver con sus necesidades. También tienes que cuidarte a ti mismo durante todo el proceso. Proporcionar consuelo a un amigo que está intentando procesar una tristeza intensa puede pasarte factura. Aquí tienes algunas ideas para protegerte mientras apoyas a tu amigo.

1. Establecer algunos límites

Para evitar quemarte, pon límites firmes. Deja claro cuándo y cómo estás disponible para ayudar, y especifica las horas en las que no podrás apoyar a tu amigo. Por ejemplo, puede que tengas que decirle: "Me encantaría hablar de tus sentimientos por teléfono, pero tengo que madrugar para ir a trabajar, así que no puedo hablar más allá de las 9 de la noche".

Esto funciona incluso si estás muy preocupado por tu amigo. Si a tu amigo le están resultando las cosas muy difíciles, es posible que quieras estar disponible para hablar con él las 24 horas del día, los 7 días de la semana. Eso no es factible si tienes trabajo/escolar o simplemente necesitas dormir de vez en cuando. Habla con los amigos que compartís y estableced un turno. De este modo, tu amigo con el corazón roto sabrá con quién hablar en cualquier momento. y hace que la carga de cada uno de ustedes sea manejable.

Establecer límites puede facilitar que tu amigo te pida ayuda. Si siempre estás ahí, probablemente se preocupe por ti y sienta que te está pidiendo demasiado. Cuando estableces límites, puede relajarse, sabiendo que no vas a asumir más de lo que estás dispuesto a manejar. También reduce la posibilidad de que vuestra amistad se convierta en una codependencia perjudicial[].

Tus límites no tienen por qué ser sólo temporales. Puede que haya aspectos de su relación anterior de los que no te parezca bien hablar, o puede que te pidan ayuda con alguna otra cosa que no te parezca bien. Por ejemplo, puedes decirles: "Me encantaría ayudarte trayendo la compra, pero no tengo tiempo ni energía para ayudarte a cocinar".

2. Comprende tus emociones

Ya hemos hablado de por qué necesitas sentirte cómodo con las emociones negativas para ayudar a tu amigo, pero comprender tus emociones también es una parte importante de tu autocuidado.

El contagio emocional se produce cuando nos contagiamos de las emociones de otras personas y empezamos a sentirlas como propias. Si tu amigo está experimentando emociones muy fuertes, lo más probable es que tú también las sientas.

Reserva tiempo para reflexionar sobre tus propias emociones y asegúrate de que no estás cargando demasiado con el dolor de tu amigo además del tuyo propio.

3. Ajusta la ayuda que ofreces

Cada amistad es única, y cada ruptura es diferente. Los amigos que mantenían relaciones duraderas o vivían con su ex pueden necesitar mucho más apoyo que los que salían con alguien de forma casual.

No tienes por qué dar a todos tus amigos el mismo nivel de apoyo cuando atraviesan una ruptura. Por ejemplo, está bien ofrecer menos ayuda a un amigo que tiene una ruptura dramática cada tres meses que a alguien que ve cómo su matrimonio de 12 años se esfuma.

4. Concéntrese en su propio autocuidado

Cuando tu amigo pasa por un momento difícil, no sólo su felicidad puede resentirse. Tu corazón también puede romperse por él. Tómate tiempo para cuidar de ti mismo.

Piense en lo que le refresca y le hace sentirse con energía y apoyado. Puede ser dar un largo paseo, hacer deporte, pasar tiempo con la familia o pasar una noche tranquila en casa con un buen libro.

Protege tu tiempo de autocuidado. Considera la posibilidad de apagar el teléfono durante un tiempo y pedir a la gente que no se ponga en contacto contigo a menos que sea una emergencia. Podrías decir, "Necesito tomarme un tiempo para mí, así que no estaré disponible a menos que sea algo realmente urgente".

5. Mantenga su integridad

Es posible que tu amigo quiera arremeter contra el chico o la chica que le ha hecho daño. Como amigo, puedes empatizar con la difícil situación en la que se encuentra sin comprometer tus valores.

Es muy posible que tu amigo quiera hablar de lo "maltratador" o "tóxico" que es su ex. Es comprensible, pero si tú no ves a su ex de esa manera, puede ponerte en una situación incómoda.

No tienes por qué estar de acuerdo con todo lo que dice tu amigo. Intenta tranquilizarle diciéndole que sus sentimientos son naturales, al tiempo que le disuades de cualquier acción que puedas considerar inapropiada.

Por ejemplo, podría decir, "Sé que ella/él te engañó con su compañera/o de trabajo, y tienes todo el derecho a sentirte enfadada/o y traicionada/o. Sin embargo, no creo que decírselo a su jefa/o vaya a servir de nada. ¿Por qué no intentamos encontrar otra forma de que expreses tu enfado?".




Matthew Goodman
Matthew Goodman
Jeremy Cruz es un entusiasta de la comunicación y un experto en idiomas dedicado a ayudar a las personas a desarrollar sus habilidades de conversación y aumentar su confianza para comunicarse de manera efectiva con cualquier persona. Con formación en lingüística y una pasión por las diferentes culturas, Jeremy combina su conocimiento y experiencia para proporcionar consejos prácticos, estrategias y recursos a través de su blog ampliamente reconocido. Con un tono amigable y familiar, los artículos de Jeremy tienen como objetivo capacitar a los lectores para que superen las ansiedades sociales, establezcan conexiones y dejen impresiones duraderas a través de conversaciones impactantes. Ya sea navegando en entornos profesionales, reuniones sociales o interacciones cotidianas, Jeremy cree que todos tienen el potencial para desbloquear su destreza comunicativa. A través de su atractivo estilo de escritura y consejos prácticos, Jeremy guía a sus lectores para que se conviertan en comunicadores seguros y articulados, fomentando relaciones significativas tanto en su vida personal como profesional.