Cómo dejar de perseguir a la gente (y por qué lo hacemos)

Cómo dejar de perseguir a la gente (y por qué lo hacemos)
Matthew Goodman

Incluimos productos que consideramos útiles para nuestros lectores. Si realiza una compra a través de nuestros enlaces, es posible que ganemos una comisión.

Cualquier relación, ya sea romántica o platónica, no puede prosperar sin un intercambio relativamente igualitario.[] Las relaciones proporcionan a las personas un sentimiento de pertenencia, pero cuando el afecto es unilateral, la persona a la que le importa se siente rechazada.[][] Algunas personas han desarrollado el hábito de responder al rechazo esforzándose aún más por ganarse el amor de la otra persona. A la larga, esto sólo consigueconduce a más daño.

Si tienes tendencia a perseguir a la gente, incluso cuando no parecen interesados en ti, entonces este artículo es para ti. Este artículo describirá cómo es perseguir a los demás y explicará cómo dejar de hacerlo. También considerará por qué la gente tiende a perseguir a los demás y cómo detener este comportamiento es beneficioso.

Cómo es perseguir a la gente

Si persigues a los demás, significa que, en lo que respecta a las relaciones, eres tú quien pone en más del esfuerzo más Puede que te preguntes si la relación sobreviviría si dejaras de relacionarte con la otra persona.

He aquí dos características clave del comportamiento perseguidor en las relaciones:

1. No hay reciprocidad

El término "persecución" implica una dinámica unidireccional entre alguien que persigue y alguien que se aleja. La persona que se aleja rara vez, o nunca, vuelve atrás y se acerca al perseguidor. Así ocurre en las relaciones en las que una persona persigue a otra: por mucho que lo intente, no puede "atrapar" a la otra y ganarse su afecto.

He aquí algunos ejemplos de cómo es una relación unilateral:

  • Una persona siempre llama o envía un mensaje de texto primero, y rara vez obtiene respuesta.
  • Una persona siempre se desvía de su camino para pasar tiempo con la otra. Por ejemplo, reorganizando sus horarios o viajando a la otra punta de la ciudad.
  • Una persona siempre se ofrece a ayudar a la otra, pero los favores no se agradecen ni se devuelven.

2. Falta autenticidad

Las personas que tienden a perseguir a los demás suelen hacer todo lo posible para gustar y ser aceptadas por aquellos a los que persiguen. Pueden convertirse fácilmente en "camaleones sociales", lo que significa que cambiarán su forma de ser para encajar y agradar a las personas que les rodean.[] Esto podría parecer como ceder a la presión de los compañeros. Por ejemplo, en el extremo, esto podría parecer como alguien que toma drogas recreativas sólo porque unnuevo amigo lo está haciendo.

Cómo dejar de perseguir a los demás

La clave para dejar de correr detrás de los demás es empezar a valorarte más a ti mismo. Una persona que conoce su verdadero valor no soportará relaciones tibias. No tolerará que se aprovechen de ella. En cambio, elegirá relaciones con personas que la respeten y la aprecien.

He aquí 6 maneras de acabar para siempre con la persecución de los demás:

1. Aumenta tu autoestima

Las personas que persiguen a los demás suelen desilusionarse cuando sus esfuerzos no son correspondidos. Esto se debe a que suelen tener una baja autoestima, lo que les lleva a buscar la aprobación de los demás[]. Depender de la validación externa no es sostenible, sobre todo porque lo que alguien piensa está fuera del control de cualquiera, salvo de esa persona. La autoaceptación tiene que empezar a nivel individual.

Para mejorar tu autoestima, ten en cuenta tu diálogo interno: intenta hablarte con amabilidad en lugar de ser autocrítico. Tenemos un artículo sobre cómo dejar de hablarte negativamente a ti mismo que puede resultarte útil. Si no eres capaz de cambiar tu diálogo interno por ti mismo, considera . Un terapeuta puede trabajar contigo para romper las creencias negativas que interfieren en el desarrollo de relaciones sanas.

2. Haz lo que te plazca

En lo que respecta a las personas que persigues, pregúntate si lo haces porque realmente sientes que tenéis una conexión o si es para ganarte su aceptación. A menudo, las personas persiguen a otras aunque no congenien, simplemente porque su deseo de ganarse el amor de otra persona es muy fuerte[].

En lugar de intentar cualquier En lugar de perseguir relaciones, persigue intereses y aficiones. Si dedicas tu tiempo a participar en las cosas que te gustan, tendrás muchas más probabilidades de conocer a gente con la que realmente conectes. Cuando las personas comparten puntos en común, las relaciones tienden a desarrollarse de forma orgánica,[] y no hay necesidad defingir ser alguien que no eres.

3. Fomentar las relaciones existentes

Perseguir a los demás puede agotar tu energía y restarte tiempo para otras relaciones importantes en tu vida. Si tienes alguna relación que ha resistido el paso del tiempo, hay que apreciarla, y también necesita atención. En lugar de invertir en relaciones con personas que no se interesan por ti, piensa en reinvertir en las relaciones existentes con personas que se preocupan por ti.

4. Proporcionar espacio

Una forma segura de saber si estás malgastando tu energía en una amistad, o en un romance en ciernes, es darle a la persona que persigues algo de espacio. Interrumpe todo contacto con ella y comprueba si se interesa por ti o no. Es una situación en la que todos ganan: o empieza a echarte de menos, se da cuenta de tu valor y se acerca a ti, o serás su fantasma para siempre. Ser fantasma cuenta como una victoria porquemuestra la verdadera cara de la otra persona y elimina por completo el esfuerzo que habrías dedicado a intentar que la relación funcionara.

5. Retire el pedestal

Parte de la razón por la que la gente persigue a los demás es porque los ve superiores en cierto modo. Así que ganarse el afecto de la otra persona es algo así como el premio final. Sin embargo, idealizar a los demás no hace ningún favor a nadie.

Las investigaciones han demostrado que a las personas no les gusta que las idealicen en exceso; de hecho, tienden a distanciarse de las personas que las idealizan en exceso[]. Otro problema de la idealización de los demás es que puede hacer que no veas sus defectos. Así, cada vez que la persona idealizada se comporta mal, ese mal comportamiento se pasa por alto. En lugar de idealizar a alguien que no conoces de verdad, da un paso atrás y considera queTambién son humanos. Tienen tantos defectos como el que más, y del mismo modo que tú no estás por debajo de ellos, ellos no están por encima de ti.

6. Amplíe sus esfuerzos

Cuando se trata de nuevas relaciones -románticas o platónicas-, si la otra persona te gusta de verdad, puede ser difícil contener el entusiasmo. Sin embargo, poner todos los huevos en la misma cesta entraña un riesgo: que la relación no funcione, en cuyo caso podrías sentirte bastante amargado y solo.

En lugar de concentrar toda tu energía en una nueva relación, ve paso a paso y deja que la relación se desarrolle de manera natural. realmente Luego, invierte tu energía en quienes parecen valorarte tanto como tú a ellos.

Por qué es beneficioso dejar de perseguir a la gente

Tomar la decisión de dejar de perseguir a la gente tendrá repercusiones positivas en todos los ámbitos de tu vida. Liberarás al instante tiempo y energía para dedicarlos a cosas y personas que enriquecen tu vida. Con el tiempo, te convertirás en una versión más feliz y segura de ti mismo.

Aquí tienes 4 beneficios que puedes esperar cuando dejes de perseguir a la gente:

1. Mejorar la imagen de sí mismo

En una relación unilateral, la persona que persigue tolera lo mínimo de la persona perseguida. Al soportar la falta de esfuerzo, la persona que persigue se está haciendo un flaco favor a sí misma. Al permitir que la relación continúe como está, está estableciendo el estándar por el que permite que los demás le traten.[] Poner fin a la persecución es una forma de tomar partido por uno mismo.Ponerte a ti mismo en primer lugar es un acto de amor propio que reforzará tu autoestima.

2. Mejor uso de la energía

Perseguir a la gente es agotador porque das mucho y no recibes nada a cambio. Cuando dejes de perseguir a la gente, te darás cuenta de cuánta energía extra tienes para invertir en otras cosas. Estas otras cosas podrían incluir otras relaciones que sí te sirvan, nuevas aficiones, nuevos proyectos... cualquier cosa que aporte algo positivo a tu vida.

3. Evitar las relaciones tóxicas

Las relaciones desequilibradas pueden volverse tóxicas rápidamente si la persona a la que no le importas empieza a aprovecharse de la que sí. Si persigues a alguien, puede utilizar tu naturaleza servicial en tu contra. Por ejemplo, puede acabar utilizándote sólo cuando necesite algo, como una cita de apoyo de última hora.

Ver también: 16 consejos para ser más realista

Puede parecer cruel, pero la gente a la que persigues lo hará porque, sin querer, les has enviado el mensaje (al perseguirles) de que tu tiempo no es valioso. Elección no perseguir a la gente evita el desequilibrio de poder que puede surgir cuando una persona está mucho más implicada en una relación que la otra[].

4. Sin presiones para ser alguien que no eres

Cuando la baja autoestima y la necesidad de validación externa impulsan el impulso de perseguir a los demás, las personas a veces actúan para ganarse la aprobación de los demás. Pueden hacer cosas como estar de acuerdo con los puntos de vista de los demás, reírse de las bromas de los demás y fingir que tienen las mismas preferencias que los demás, todo ello en un esfuerzo por caer bien. Poner fin a perseguir a los demás es lo mismo que decir que no vas a cambiar tusauténtico yo para encajar con los demás.

Ver también: Cómo ser tú mismo ante los demás - 9 sencillos pasos

¿Por qué unos persiguen a otros?

Existen múltiples explicaciones de por qué algunas personas desarrollan el hábito de perseguir a otras. La mayoría de las veces, este comportamiento puede vincularse a experiencias de la infancia. También está ligado a la forma en que las personas suelen responder a las señales contradictorias.

He aquí 3 razones por las que la gente persigue a los demás:

1. Necesitan validación

Las personas que persiguen a los demás suelen tener una baja autoestima y una gran necesidad de aprobación por parte de los demás[]. Esto puede tener su origen en experiencias de la infancia, como el acoso escolar[], o en la relación con sus padres. Puede ser que tuvieran que esforzarse mucho para conseguir el amor de sus padres o que el amor de sus padres dependiera de que cumplieran ciertas condiciones[]. Sea cual sea su origen, las personas que persiguen a los demás suelen tener una baja autoestima y una gran necesidad de aprobación por parte de los demás[].perseguir a otros buscan validación fuera de sí mismos, y eso es por qué persiguen a otros.

2. Tienen un estilo de apego inseguro

Las personas desarrollan modelos para relacionarse con los demás a través de sus relaciones con sus cuidadores principales -en la mayoría de los casos, sus padres-[] Así, los patrones poco saludables que aparecen en la edad adulta, como perseguir a los demás, tienen sus raíces en la infancia[].

Si, de niño, tus padres no satisfacían tus necesidades de forma sistemática, puedes desarrollar un "estilo de apego inseguro"[] El apego inseguro puede dividirse a su vez en "apego ansioso" y "apego evitativo"[] Correr detrás de la gente es un ejemplo de apego ansioso: las personas con este estilo de apego dependen excesivamente de las relaciones para tranquilizarse[].

3. Se ha reforzado su comportamiento

En psicología conductista, el refuerzo explica si un determinado comportamiento continuará o no en función de si se producen determinadas consecuencias[]. Las consecuencias pueden ser gratificantes o desagradables[].

Si una persona espera una recompensa, pero no está segura de cuándo será recompensada o de si lo será, cuando son Esto explica por qué algunas personas no pueden evitar perseguir a alguien que les gusta, incluso cuando la persona parece desinteresada.




Matthew Goodman
Matthew Goodman
Jeremy Cruz es un entusiasta de la comunicación y un experto en idiomas dedicado a ayudar a las personas a desarrollar sus habilidades de conversación y aumentar su confianza para comunicarse de manera efectiva con cualquier persona. Con formación en lingüística y una pasión por las diferentes culturas, Jeremy combina su conocimiento y experiencia para proporcionar consejos prácticos, estrategias y recursos a través de su blog ampliamente reconocido. Con un tono amigable y familiar, los artículos de Jeremy tienen como objetivo capacitar a los lectores para que superen las ansiedades sociales, establezcan conexiones y dejen impresiones duraderas a través de conversaciones impactantes. Ya sea navegando en entornos profesionales, reuniones sociales o interacciones cotidianas, Jeremy cree que todos tienen el potencial para desbloquear su destreza comunicativa. A través de su atractivo estilo de escritura y consejos prácticos, Jeremy guía a sus lectores para que se conviertan en comunicadores seguros y articulados, fomentando relaciones significativas tanto en su vida personal como profesional.