Lo que descarrila una conversación: ser sermoneador, prepotente o presuntuoso

Lo que descarrila una conversación: ser sermoneador, prepotente o presuntuoso
Matthew Goodman

Como profesional de la ayuda, he aprendido por las malas que podemos esforzarnos demasiado por ayudar, y que nuestras palabras pueden ser contraproducentes. Comunicar nuestro punto de vista con el objetivo de influir, persuadir o convencer a alguien puede aumentar la tensión cuando las opiniones difieren. La mayoría de nosotros nos hemos dado cuenta por las malas (y por las malas) de que ser sermoneador, insistente o presuntuoso no funciona, especialmente en lo que se refiere a las personas con un alto nivel de riesgo.A menudo tenemos la sensación de que caminamos sobre cáscaras de huevo en estos tiempos inciertos e impredecibles, mezclados con extremos y divisiones inducidos por las redes sociales.

Ver también: Cómo establecer contacto visual de forma natural (sin resultar incómodo)

Como antiguo consejero de rehabilitación que ha estudiado las prácticas de las técnicas de comunicación centradas en la persona (gracias a Carl Rogers, para fomentar una "consideración positiva" hacia los demás), el enfoque altamente eficaz de la Entrevista Motivacional, además del poder de una visión basada en los puntos fuertes para comprender a los demás, he resumido tres comportamientos perjudiciales que tensan cualquier conversación. De hecho, tres comunescosas que a veces hacemos -y que empiezan todas con la letra "p"- pueden hacer descarrilar una discusión, especialmente cuando las partes están ansiosas por transmitir su punto de vista. Estos tres impedimentos, las "3 p", se reducen a ser p Alcanzable, p ushy, y p resuntuoso.

Podemos analizar detenidamente cada uno de estos comportamientos inútiles y encontrar formas alternativas de sustituirlos. Y como referencia práctica, podemos, en su lugar, utilizar el remedio de tres palabras que empiezan por "r": ser r eceptivo, r espectante, y r eservado.

Ver también: Cómo ser más hablador (si no eres muy hablador)

Ser sermoneador

Los consejos, las respuestas, las soluciones "todo arreglado" y las explicaciones de expertos obstaculizan la comunicación respetuosa. Si queremos ofrecer un consejo o una solución basada en nuestra propia experiencia, podemos pedir a la persona que nos dé su opinión (antes de soltar nuestros conocimientos). después de Escuchar con atención y dejar que la persona hable libremente.

De hecho, la definición de "escuchar" en el Diccionario Oxford significa "prestar atención a". A la mayoría de nosotros nos gustaría que nos escucharan y que alguien nos prestara toda su atención, lo que requiere estar receptivos y no distraernos con nuestras propias respuestas (reventar para sacarlas).

Sustituya el sermoneo por la receptividad.

Podemos estar abiertos a aprender, interesados en la experiencia de esa persona, dispuestos a escuchar su historia... Aunque no estemos de acuerdo o nos parezca que su punto de vista carece de fundamento, recuerda: La gente está hambrienta de ser oída y "escuchada". Recibir su mensaje no significa estar de acuerdo con su mensaje. La receptividad sin duda requiere empatía, permitirnos sentir su lucha y su esfuerzo cuando intentan comunicarse. Al menos podemos demostrarles que nos importan con nuestra receptividad.

Así que, sin parecer demasiado sermoneadora, ofrezco humildemente el planteamiento de mantenernos abiertos y receptivos cuando nos encontremos con las opiniones de otras personas. Creo que podemos aprender unos de otros aunque no estemos de acuerdo en absoluto. También podríamos utilizar una habilidad de escucha reflexiva haciéndonos eco del punto de vista de esa persona para que sepa que la estamos escuchando y que nos importa lo suficiente como para escuchar completamente su mensaje.

Ser insistente

Todo el mundo sabe lo que se siente al intentar mantener una conversación con una persona que presiona e impone sus opiniones sin ninguna muestra de aprecio por las tuyas. Es irrespetuoso y terriblemente frustrante. Aunque ambas partes crean que tienen razón, forzar las cosas a tu manera nunca funciona, y a menudo se vuelve tenso y discutidor.

Sustituye la insistencia por el respeto.

Cuando tenemos diferencias, es muy distinto discrepar respetuosamente. Respetuoso significa permitir a esa persona el derecho a tener una opinión totalmente distinta. Puede parecer fácil ser simplemente respetuoso, pero el verdadero respeto siempre implica reconocer la dignidad de esa persona que intenta llegar a ti.

Ser presuntuoso

Parece que cuanto más vivimos dentro de nuestras propias burbujas (en nuestras cabezas, en nuestros grupos, en nuestras fuentes de información, en nuestras pantallas) más presumimos verdades sobre los demás. Me preocupa que las redes sociales nos hayan empujado a identificarnos con instantánea Nos hemos acostumbrado a sacar conclusiones demasiado rápido y sin miramientos. No es de extrañar que en nuestras conversaciones hagamos suposiciones instantáneas sobre los demás, lo que puede ser desastroso a la hora de encontrar soluciones, hacer planes, llegar a acuerdos, entendernos o construir una relación duradera.En resumen, pensamos que lo sabemos todo sobre cómo funciona esa persona y que la tenemos calada, pero, lamentablemente, esta actitud presuntuosa destruye nuestras posibilidades de entendernos.

Sustituye la presunción por la reserva.

Por el contrario, es más útil adoptar un enfoque reservado, reduciendo el ritmo, conteniéndonos un poco educadamente y reservando nuestro juicio. Siendo reservados, podemos ser pacientes, más reflexivos, dando tiempo a que la conversación se desarrolle de forma más natural.

Puede ser útil observar detenidamente esta tabla para ver cómo se comparan entre sí todos estos comportamientos:

Predicador Receptivo
Hay un gran grupo de apoyo al que deberías ir. Creo que entiendo lo que dices: te sientes atascado, ¿verdad?
Sé mucho sobre tu problema, y creo que... ¿Qué es lo que usted ¿pensar en...?
Pushy Respetuoso
Estoy en lo cierto. Parece que has pasado por muchas cosas, y lo respeto.
Sé más de esto que tú. Tiene razón.
Presuntuoso Reservado (Humble)
He pasado por lo mismo, y necesitas... Sólo puedo imaginar por lo que estás pasando.
Siempre has sido demasiado... ¿Cómo es para usted?
Tiendes a ser... ¿Es una experiencia totalmente nueva para usted?
La gente como tú necesita... Me gustaría saber más sobre lo que dices.

Por último, he ofrecido estos consejos de comunicación a partir de experiencias personales tanto profesionales como duramente ganadas (a menudo dolorosas). Tiendo a recordar mejor las cosas con indicaciones sencillas como sustituir las "3 p" por las "3 r". En medio de un momento delicado de una conversación, me indico a mí mismo que tenga cuidado cuando me encuentro a mí mismo dando mis consejos (siendo sermoneador) o forzando mi punto (prepotente) ohacer suposiciones sobre esa persona (presuntuoso).

Hace falta toda una vida de práctica -y probablemente más que toda una vida- para comunicarse bien con personas que tienen valores, creencias o comportamientos muy diferentes. Y por eso creo profundamente que nadie tiene la última palabra sobre cómo erradicar nuestros errores humanos en la comunicación. Hace falta mucho valor y también mucha humildad para intentar superar nuestras diferencias.

Imagen: Fotografía PEXELS, Liza Summer




Matthew Goodman
Matthew Goodman
Jeremy Cruz es un entusiasta de la comunicación y un experto en idiomas dedicado a ayudar a las personas a desarrollar sus habilidades de conversación y aumentar su confianza para comunicarse de manera efectiva con cualquier persona. Con formación en lingüística y una pasión por las diferentes culturas, Jeremy combina su conocimiento y experiencia para proporcionar consejos prácticos, estrategias y recursos a través de su blog ampliamente reconocido. Con un tono amigable y familiar, los artículos de Jeremy tienen como objetivo capacitar a los lectores para que superen las ansiedades sociales, establezcan conexiones y dejen impresiones duraderas a través de conversaciones impactantes. Ya sea navegando en entornos profesionales, reuniones sociales o interacciones cotidianas, Jeremy cree que todos tienen el potencial para desbloquear su destreza comunicativa. A través de su atractivo estilo de escritura y consejos prácticos, Jeremy guía a sus lectores para que se conviertan en comunicadores seguros y articulados, fomentando relaciones significativas tanto en su vida personal como profesional.